Agricultura del futuro: robots en lugar de glifosato

Hasta ahora parece fácil acabar con las malezas usando glifosato, pero este tiene fama de dañar al ser humano y al medioambiente. ¿Qué pasaría si en lugar de herbicidas se usaran robots para acabar con las malezas?

El glifosato sigue siendo el herbicida más usado en la agricultura, a pesar de que se le atribuye ser perjudicial para el organismo humano, así como para los animales y el ecosistema. Podar las malezas sería mejor, pero eso cuesta mucho dinero. Los investigadores del grupo de Agricultura Robótica de la Universidad Harper Adas, en Gran Bretaña, están tratando de encontrar una solución. Cada vez se fabrican sensores más sensibles y precisos que "pueden medir la complejidad del ecosistema en cada metro cuadrado de tierra cultivable”, explica el profesor Simon Blackmore, director del equipo.

Dado que esos sensores podrían integrarse, dentro de algunos años, a drones voladores y a sistemas robóticos de tierra, la agricultura del futuro será muy distinta a la de ahora, dice el experto. "Estamos desarrollando toda una serie de máquinas inteligentes que, probablemente, remplazarán a los tractores y a las cosechadoras”, subraya. "Y también trabajamos actualmente en un sistema para remplazar a los herbicidas. El proyecto que estamos desarrollando se llama "escarda a láser”.

Frankreich Glyphosat Symbolbild

El glifosato causa daños al ser humano y al medioambiente, y podría ser remplazado por robots en un futuro no muy lejano.

Un cañón láser contra los yuyos

El robot de Blackmore se llama "Hyperweeder” y está pertrechado con cámaras y una computadora. Puede identificar hasta 26 tipos de maleza gracias a un programa centrado en el reconocimiento y elaboración de imágenes. Analiza la forma de la planta para hallar el meristemo, es decir, el tejido vegetal donde se originan nuevas divisiones celulares que dan lugar al crecimiento. Luego, el robot dispara contra el meristemo con un cañón láser en miniatura. La planta se calienta a 95 grados, lo cual impide que siga desarrollándose.

Otra versión del robot Hyperweeder tiene una pistola pulverizadora en lugar de un cañón de láser, y puede disparar un herbicida, por ejemplo, el glifosato, directamente sobre la maleza para destruirla. Eso tiene la ventaja de que, como el veneno solo llega a la maleza y no afecta ni a las hojas de las plantas de cultivo ni al suelo, podría ahorrarse un 99 % del herbicida. De ese modo, disminuiría también la contaminación del medioambiente y los alimentos contendrían mucho menos cantidad de restos de herbicida, amén de lo que se podría ahorrar al usar menos litros del mismo.

PZUD171217_007_PZUDFLOURISH_02S

"La agricultura debe despedirse de las máquinas pesadas", dice el experto británico Simon Blackmore.

Soluciones para terrenos más pequeños

Todavía no existe una "agricultura de la precisión”, como la llama Blackmore, pero algún día esta ayudaría a reducir costos, mejorar las cosechas y proteger el medioambiente, sobre todo de cara al crecimiento de la población mundial. Los métodos de ese tipo de agricultura permitirían cultivar más alimentos con un gasto menor de energía y de herbicidas, en una superficie menor. A eso se suma el cambio tecnológico. Según el experto, los agricultores deben despedirse de los procedimientos tradicionales, en los que se usan grandes cantidades de productos químicos y grandes maquinarias. Los tractores pesados son perjudiciales para el suelo, ya que lo compactan y arruinan el subsuelo. "Un 90 por ciento de la energía”, dice Blackmore, "se utiliza para que esos suelos vuelvan a ser cultivables luego de la cosecha.

Las máquinas más livianas y los métodos agrícolas con los que se minimiza e incluso se elimina el arado son las más benévolas para el ecosistema. Si se lograse desarrollar sistemas robóticos para la agricultura de precisión, el arado ya no sería necesario y los costos serían menores. Eso, si emplear esos robots no cuesta tanto dinero. "Ya no podemos trabajar de acuerdo con valores promedio”, opina Blackmore. "En lugar de una agricultura unificada, que trata de homogeneizar los terrenos de cultivo, necesitamos una agricultura flexible, que se adapte a las condiciones locales del suelo, al clima, al microclima, a las plagas del lugar, entre otros factores”. Claro que esto aún tardará algunos años.

¿Y podrán los sistemas robóticos remplazar totalmente al glifosato? Tal vez no del todo, pero cuando los robots escardadores se empiecen a utilizar en todas partes, se reducirá al menos la cantidad de veneno necesaria para mantener los cultivos libres de cizañas.

Autor: Nils Zimmermann (CP/ERS)

Naturaleza y medio ambiente

Por una política agraria justa

Desde 2011, miles de personas en Alemania salen a las calles en enero para manifestarse a favor de una agricultura sostenible y ecológica. Una amplia alianza de más de 50 diferentes organizaciones convoca las protestas anuales.

Naturaleza y medio ambiente

Manifestaciones creativas

Con música, carteles y muchas otras formas creativas de protesta, los participantes exigieron un cambio en la política de medio ambiente y alimentación. En su recorrido por el barrio gubernamental de Berlín también demandaron soluciones a los problemas más graves en la agricultura.

Naturaleza y medio ambiente

La comida se ha vuelto política

La marcha se centró en las consecuencias negativas de la agricultura industrial y la cría intensiva de animales. Los manifestantes abogaron por una política alimentaria basada en productos regionales y sustentables.

Naturaleza y medio ambiente

Con tambores contra la energía nuclear

Sin embargo, la protesta no solo giró en torno a la alimentación. Activistas de medio ambiente de la organización Greenpeace criticaron la política energética alemana y rechazaron el almacenamiento de residuos nucleares.

Naturaleza y medio ambiente

Muerte masiva de abejas

En el evento final de la marcha, frente a la Puerta de Brandeburgo, se pudo ver la creatividad de los manifestantes. Una abeja gigante voló sobre las personas para llamar la atención sobre la muerte masiva de estos insectos a nivel mundial, provocada por el uso de pesticidas y los monocultivos.

Naturaleza y medio ambiente

La maldición de la agroindustria

Muchos de los participantes lucieron originales disfraces. Esta manifestante se vistió de hada verde para acabar con la "maldición de la agroindustria". En su opinión, los 50 mil millones de euros en subvenciones agrarias anuales de la Unión Europea no están vinculados a estándares ecológicos y de protección de animales suficientes.

Naturaleza y medio ambiente

En contra del glifosato

Las críticas de muchos participantes se centraron en el ministro de Agricultura de Alemania, Christian Schmidt, y su polémico “sí” al uso del glifosato en la Unión Europea. Este herbicida es eficaz, relativamente barato y se usa en todo el mundo para mejorar la cosecha. Sin embargo, también se sospecha que el glifosato causa cáncer.

Naturaleza y medio ambiente

Gran cierre de manifestación

Según los organizadores, unas 30.000 personas participaron este domingo (21.01.2018) en la marcha. En el evento final tomaron la palabra activistas del medio ambiente de toda Europa. Para los convocantes, no solo es importante alzar la voz en pro de una agricultura sostenible y regional. También luchan por los derechos de los agricultores a nivel mundial.

Contenido relacionado

Temas