Alemania: servicios secretos a la vista de todos

Los servicios de inteligencia alemanes han actuado con preocupante opacidad por mucho tiempo. Eso podría cambiar a partir de este 5 de octubre: por primera vez, sus jefes serán consultados públicamente en el Parlamento.

Este jueves (5.10.2017), los jefes del Servicio Federal de Inteligencia (BND), la Oficina Federal para la Protección de la Constitución (BfV) y el Servicio de Contrainteligencia Militar (MAD) serán consultados durante tres horas por el Consejo de Control del Parlamento alemán (PKGr) en una sesión abierta al público general. Esta es la primera vez que a los directores de los servicios secretos germanos se les pide declarar en esas condiciones; hasta ahora, ellos habían respondido las preguntas del gremio a cargo de supervisarlos en salas herméticas.

Más información:

-Servicio de Inteligencia Alemán en la mira

-NSU: duras críticas contra el Estado alemán

Una novedad como ésta sería impensable si esas instancias no hubieran incurrido en infracciones que empañaron su imagen y violaron la confianza depositada en ellas; en ese sentido sobresalen la controvertida actuación del BND de cara a las prácticas de espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense en territorio alemán y la de la BfV frente a las actividades terroristas del grupo neonazi Clandestinidad Nacionalsocialista (NSU). Se sospecha que la NSU y sus crímenes fueron encubiertos.

Deutschland 60 Jahre BND

La imagen del Servicio Federal de Inteligencia (BND) fue empañada por el caso NSA.

Malos precedentes

El posible respaldo directo o indirecto recibido por la NSU de funcionarios de la BfV –el órgano a cargo de vigilar las actividades extremistas en Alemania– no ha sido comprobado aún. Documentos que podían haber servido para despejar esa sospecha fueron destruidos. Eso dio pie a varias dimisiones y a una reestructuración en los servicios secretos. Estos escándalos persuadieron a los fiscalizadores de los servicios secretos en el Bundestag de aumentar sus competencias mediante una reforma del PKGr llevado a cabo en 2016.

El instrumento central del Consejo de Control repotenciado es la figura del Procurador Plenipotenciario, responsable de examinar la obra y circunstancias de los servicios de inteligencia en nombre del PKGr. Arne Schlatmann, quien ocupa ese cargo desde principios de 2017, puede visitar todas las instalaciones de los servicios secretos en cualquier momento y exigir que se le muestre cualquier acta de su interés. Según Schlatmann, sus primeros contactos con la comunidad de la inteligencia nacional han sido positivos.

Deutschland Clemens Binninger NSU-Untersuchungsausschuss

Clemens Binninger, presidente del Consejo de Control del Parlamento alemán (PKGr).

Expectativas moderadas

El presidente del Consejo de Control sigue siendo Clemens Binninger, a pesar de que él dejó de ser diputado. Al contrario de lo que ocurre en otras comisiones parlamentarias, la persona que dirige el PKGr puede ser recomendada y elegida por las distintas fracciones del Bundestag. Binninger da por sentado que su sustituto será elegido a principios de 2018. Pero, ¿qué cabe esperar de la sesión de este 5 de octubre? Binninger descarta que afloren sorpresas porque no se tratará de un interrogatorio en el sentido estricto del término.

El exdiputado de 55 años describe la audiencia en cuestión como una oportunidad para entender aspectos técnicos complejos, propios del trabajo de los servicios de inteligencia. Binninger recuerda que cuando Edward Snowden filtró a la prensa las prácticas de espionaje de la NSA, los diputados no estaban en capacidad para comprender y asimilar todos los datos que el whistleblower estaba proveyendo. De ahí la importancia de que los políticos se familiaricen con la jerga y los procedimientos de los servicios secretos.

El Consejo de Control del Parlamento alemán (PKGr) contará en el futuro con veinte funcionarios más. De momento, de esos veinte puestos, sólo doce están ocupados, precisamente porque el perfil de esos cargos exige dominio de aspectos técnicos que no cualquiera posee. Binninger advierte también que la audiencia con los jefes del BND, la BfV y el MAD sólo será transmitida en vivo vía Internet y no por televisión. A ese grado de transparencia deberán acostumbrarse los mandamases de la inteligencia alemana.

Autor: Marcel Fürstenau (ERC/VT)

Temas

Agente seductora

Una joven holandesa hizo carrera como bailarina exótica en el París de la década de 1910. Mata Hari se movía en los círculos más encumbrados de la sociedad francesa y tuvo romances con oficiales y políticos. Por eso, el servicio secreto alemán la enroló como espía. Poco después, también el servicio secreto francés recurrió a sus servicios. Pero luego fue descubierta como doble agente y fusilada.

Los Rosenberg y la bomba

El caso de Julius y Ethel Rosenberg dividió en la década del 50 a la opinión pública estadounidense. El matrimonio fue acusado de haber entregado informaciones sobre el programa atómico de Estados Unidos a Moscú. Mientras algunos consideraban que merecían la pena de muerte, otros denunciaban una histeria anticomunista. Pese a las protestas internacionales, los Rosenberg fueron ejecutados en 1953.

Un espía en Bonn

Lo que comenzó como una novela de espionaje, desató una crisis política en la República Federal de Alemania. Como asistente del canciller Willy Brandt, Günter Guillaume tuvo acceso a documentos secretos que hizo llegar a la RDA. El hecho de que un espía germano oriental lograra infiltrarse en el centro del poder político de Bonn estremeció a la opinión pública y llevó a Brandt a renunciar en 1974.

"Los cinco de Cambridge"

Fue uno de los mayores escándalos de espionaje de la historia de Gran Bretaña. Anthony Blunt confesó en 1979 -a cambio de inmunidad- que un círculo de cinco exestudiantes de Cambridge, que tenían acceso a las altas esferas gubernamentales, había espiado para el KGB desde la II Guerra Mundial. Cuatro de sus miembros quedaron así al descubierto. El nombre del quinto sigue siendo un misterio.

Del servicio secreto a la pasarela

Anna Chapman, considerada en Estados Unidos una maestra del espionaje, fue detenida en 2010, como parte de un círculo de agentes rusos. Tras un intercambio de prisioneros emprendió en Rusia una carrera como modelo y conductora de TV. Su fama la llevó, entre otras cosas, a aparecer en la portada de la edición rusa de la revista masculina "Maxim", en ropa interior y portando una pistola.

Matrimonio "común"

Heidrun Anschlag pasaba por ser una dueña de casa común y corriente de Marburgo. Cada martes recibía en su receptor de onda corta instrucciones del servicio secreto de Moscú. Y eso durante décadas. Se estima que ella y su marido, que tenían pasaportes austriacos, entregaron a los rusos cientos de documentos de la UE y la OTAN. Ambos fueron condenados por espionaje en 2013.

Strauss, ¿un espía?

El político bávaro Franz Josef Strauss sigue provocando titulares en Alemania, aún décadas después de su muerte. Supuestamente habría trabajado para el servicio de inteligencia militar estadounidense OSS, un precursor de la actual CIA. Un estudio al respecto, realizado por la Central Federal de Formación Política, fue publicado para el centenario del nacimiento del político socialcristiano.

Espionaje 2.0

En tiempos de la Guerra Fría, los gobiernos temían a los dobles agentes. Hoy provoca dolores de cabeza la tecnología de los servicios secretos. Las revelaciones de un exempleado de los servicios de inteligencia estadounidenses pusieron al descubierto, en 2013, la forma en que estos vigilan las telecomunicaciones globales y en particular Internet, almacenando los datos de milones de usuarios.