Nuevas protestas por revocatorio en Venezuela

Nuevas protestas por revocatorio en Venezuela

Ver el video 02:32
Now live
02:32 minutos
“Las regiones exigen” es el nombre que adoptó la jornada de manifestaciones que protagonizaron las diferentes zonas del país.

Diez personas resultaron heridas hoy (07.09.2016), en lo que fue una nueva jornada de multitudinarias protestas a lo largo de Venezuela. Estas manifestaciones fueron bautizadas como “Las regiones exigen”, y consistieron en la movilización de la oposición hacia todas las sedes del Poder Electoral del país caribeño, para exigir la publicación de la agenda del referendo revocatorio presidencial. Sin embargo, la movilización nacional no tuvo el éxito de la marcha anterior realizada en Caracas.

Jesús Torrealba, secretario ejecutivo Mesa de la Unidad Democrática (MUD), informó en rueda de prensa que el saldo de heridos fue de cuatro personas en Falcón, tres en Trujillo, y tres en Apure, todas zonas ubicadas al oeste del país, donde los simpatizantes del Gobierno agredieron a los manifestantes con piedras y botellas.

Torrealba aseguró que en la mayoría de las ciudades en las que la oposición se manifestó, se logró entregar un documento ante las sedes regionales del Consejo Nacional Electoral (CNE). Aún cuando las oficinas regionales del CNE suspendieron sus labores en previsión de las protestas y todas fueran acordonadas por un despliegue militar y policial.

“Las regiones exigen” se llevó a cabo una semana después de la marcha denominada “Toma de Caracas”, manifestación realizada en la capital venezolana con el objetivo de presionar para que el referendo revocatorio al jefe de Estado se concrete este año o antes del 10 de enero de 2017. Porque si Maduro pierde la consulta habrá nuevas elecciones, y en caso de que el referéndum se haga el próximo año y Maduro sea revocado, el mandato será completado por el vicepresidente hasta enero de 2019, eso es precisamente lo que intenta evitar la oposición.

La caída de los precios del crudo, la falta de divisas en el país y la mala administración contribuyen a que el país se encuentre al borde del colapso total. Las clases más bajas son quienes más sufren la crisis en Venezuela. Sobre todo en barrios populares como el "23 de enero" en Caracas, un antiguo bastión del chavismo.

El bolívar venezolano actualmente vale muy poco. Un kilo de azúcar cuesta en el mercado negro alrededor de 450 bolívares. El mercado formal carece de bienes básicos como azúcar, café, harina o incluso papel higiénico.

La crisis económica ha desembocado en la escasez de alimentos y de medicamentos que se vive hoy en día en Venezuela. Por eso incluso en muchos de los barrios chavistas, como este del "23 de enero", existen cada vez más protestas contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Diez personas resultaron heridas hoy (07.09.2016), en lo que fue una nueva jornada de multitudinarias protestas a lo largo de Venezuela. Estas manifestaciones fueron bautizadas como “Las regiones exigen”, y consistieron en la movilización de la oposición hacia todas las sedes del Poder Electoral del país caribeño, para exigir la publicación de la agenda del referendo revocatorio presidencial. Sin embargo, la movilización nacional no tuvo el éxito de la marcha anterior realizada en Caracas.

Jesús Torrealba, secretario ejecutivo Mesa de la Unidad Democrática (MUD), informó en rueda de prensa que el saldo de heridos fue de cuatro personas en Falcón, tres en Trujillo, y tres en Apure, todas zonas ubicadas al oeste del país, donde los simpatizantes del Gobierno agredieron a los manifestantes con piedras y botellas.

Torrealba aseguró que en la mayoría de las ciudades en las que la oposición se manifestó, se logró entregar un documento ante las sedes regionales del Consejo Nacional Electoral (CNE). Aún cuando las oficinas regionales del CNE suspendieron sus labores en previsión de las protestas y todas fueran acordonadas por un despliegue militar y policial.

“Las regiones exigen” se llevó a cabo una semana después de la marcha denominada “Toma de Caracas”, manifestación realizada en la capital venezolana con el objetivo de presionar para que el referendo revocatorio al jefe de Estado se concrete este año o antes del 10 de enero de 2017. Porque si Maduro pierde la consulta habrá nuevas elecciones, y en caso de que el referéndum se haga el próximo año y Maduro sea revocado, el mandato será completado por el vicepresidente hasta enero de 2019, eso es precisamente lo que intenta evitar la oposición.

MN (efe,dpa)

Siempre sufren los mismos

La caída de los precios del crudo, la falta de divisas en el país y la mala administración contribuyen a que el país se encuentre al borde del colapso total. Las clases más bajas son quienes más sufren la crisis en Venezuela. Sobre todo en barrios populares como el "23 de enero" en Caracas, un antiguo bastión del chavismo.

Chávez, omnipresente

Estos son los característicos edificios con viviendas sociales construidos durante el gobierno de Hugo Chávez. A través de sus programas y sus discursos Chávez logró llegar a las personas que hasta entonces no tenían voz. La firma del fallecido expresidente no falta en estos edificios.

Referencias directas

En algunos edificios, incluso, las fachadas están decoradas con carteles de “El gigante de la Patria”, en referencia directa a Hugo Chávez.

Falta de productos básicos

El bolívar venezolano actualmente vale muy poco. Un kilo de azúcar cuesta en el mercado negro alrededor de 450 bolívares. El mercado formal carece de bienes básicos como azúcar, café, harina o incluso papel higiénico.

Colas, y más colas

Es habitual ver imágenes como estas a diario en todo el país: venezolanos haciendo cola para conseguir comestibles o artículos de higiene personal. La cifra en el documento de identidad decide qué días puede hacer cola cada persona.

Precios desorbitados

En el aeropuerto encontramos un puesto de pizza. Esta cuesta doce mil bolívares, siendo el billete de 100 bolívares el más grande. Quien puede pagar esta suma a menudo prefiere pagar con tarjeta de crédito.

Protestas en barrios chavistas

La crisis económica ha desembocado en la escasez de alimentos y de medicamentos que se vive hoy en día en Venezuela. Por eso incluso en muchos de los barrios chavistas, como este del "23 de enero", existen cada vez más protestas contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Temas