Acuerdo en mina de Perú tras dos meses de bloqueos campesinos

Las comunidades, que todavía tienen que refrendar el acuerdo, liberarán el acceso a Las Bambas, de capital chino y una de las mayores explotaciones de cobre del mundo, a cambio de programas de desarrollo.

El Gobierno de Perú anunció este sábado (06.04.2019) un acuerdo con representantes de comunidades campesinas de la región Abancay y de la empresa china MMG para solucionar una protesta que desde hace casi dos meses impide operar con normalidad a la mina de cobre Las Bambas, una de las más grandes del mundo.

La decisión se anunció después de una reunión en la que participaron el primer ministro de Perú, Salvador del Solar, el presidente de la comunidad de Fuerabamba, Gregorio Rojas (imagen superior), y un representante de la mina Las Bambas, con la mediación del cardenal Pedro Barreto y monseñor Miguel Cabrejos. Tras el encuentro, celebrado en la sede en Lima de la Conferencia Episcopal Peruana durante más de ocho horas, los participantes anunciaron una serie de acuerdos, que aún deberán ser refrendados por los integrantes de las comunidades campesinas.

"A través del diálogo hemos llegado a grandes acuerdos", declaró el primer ministro Del Solar antes de que se indicara que los dirigentes campesinos se comprometen a permitir el libre tránsito de los camiones de la mina y el Ejecutivo a invertir en obras de desarrollo en esa zona de Los Andes del sur de Perú.

Se añadió que si estas medidas son acatadas por los comuneros el Ejecutivo levantará de inmediato el estado de emergencia que dictó para que las fuerzas de seguridad ejerzan el control y seguridad en la zona de protesta. Además, el Gobierno enviará una comisión de ministros a la localidad de Chalhuahuacho para analizar y llegar a acuerdos sobre las obras y los programas de desarrollo que se implementarán.

Se señaló que la empresa minera y la comunidad de Fuerabamba, por cuyos terrenos pasa la carretera que comunica con la mina, también llegaron a un acuerdo económico "mutuamente satisfactorio" que pone fin a toda controversia sobre la propiedad del terreno que se encuentra en su territorio. Además, que se acordó que Las Bambas asumirá el cumplimiento del compromiso de dar empleo a los comuneros de Fuerabamba en todos los casos en que esto no haya sido cumplido desde 2014 y hasta este año.

El primer ministro enfatizó que la reunión de este sábado fue "fruto del esfuerzo por darle la oportunidad al diálogo como el mejor camino para solucionar cualquier tipo de diferencias" y consideró que eso ha permitido llegar "a grandes acuerdos". Gregorio Rojas señaló, por su parte, que se ha "dado un paso firme" en la solución del conflicto y enfatizó que su provincia siempre "ha apoyado la minería", pero exigió que esos trabajos se hagan con "respeto".

A pesar de este anuncio, representantes de las comunidades en la zona de protesta anunciaron que no acatarán los acuerdos hasta que vaya a visitarlos el presidente de Perú, Martín Vizcarra. Exigieron, además, que se libere a sus asesores legales, los hermanos Frank y Jorge Chávez, quienes ingresaron esta semana en prisión preventiva por 36 meses acusados de formar una organización criminal dedicada a delitos de extorsión, falsificación y tenencia ilegal de explosivos.

Los comuneros bloquean desde hace casi dos meses la mina Las Bambas, productora del 2% del cobre mundial, mientras reclaman una compensación económica por el paso diario de cientos de camiones por un predio que es de su propiedad desde 2011, cuando la minera se lo entregó a cambio de tierras que iban a ser parte de la excavación. Sin embargo, tanto la empresa como el Gobierno afirman que la carretera existía antes de que este terreno pasase a manos de la comunidad.

lgc (efe/república)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

Minas terrestres: un legado mortal

Números inciertos

No hay una información exacta sobre cuántas minas terrestres contaminan el suelo, pero se estima que son decenas de millones. Mucho después de que los cañones de la guerra fueron silenciados, las minas mantienen aún en vilo la vida en el planeta. Actualmente hay 162 países firmantes del el Tratado de Ottawa de 1997, el cual prohíbe “usar, almacenar, producir y transferir” minas antipersona.

Minas terrestres: un legado mortal

¿El futuro de la eliminación de las minas?

No solo se parece a una semilla de diente de león, sino que además se mueve con el viento. El “Mine Kafon” o “Explotador de minas”, es la creación del afgano Massoud Hassani. Su invención de 175 placas plásticas circulares unidas a postes de bambú es de bajo costo y eólica. Está diseñada para circular a través de los paisajes detonando las minas para acabar así con ellas.

Minas terrestres: un legado mortal

Un invento en evolución

Inspirado en la experiencia de Hassuni durante su infancia, el 'Mine Kafon' ha pasado por varias pruebas con la ayuda del Ministerio Holandés de Defensa. Ahora, un equipo de investigación y desarrollo está perfeccionando el diseño para hacerlo seguro y adecuado en todos los terrenos. “No solo es un dispositivo antiminas, sino que abre la discusión sobre la concientización global”, dice Hassani.

Minas terrestres: un legado mortal

De arriba a abajo

El diseñador también está trabajando sobre el drone 'Mine Kafon', que puede detectar armas escondidas usando sensores y tomarlas con un brazo retráctil antes de llevarlas a un lugar seguro para su detonación. Hassani dice que la invención, que debe optimizarse, es segura, rápida y menos costosa que las tecnologías existentes, y con ella se podría conseguir un mundo sin minas en diez años.

Minas terrestres: un legado mortal

Una nariz para el peligro

La ONG belga APOPO cría ratas que se usan para olfatear los dispositivos mortales en varios países alrededor del mundo. Los animales, que tienen un sentido del olfato extremadamente desarrollado, están entrenados para detectar el trinitrotulueno (TNT), acelerando así los esfuerzos de acabar con las minas terrestres y permitiendo, de este modo, que las comunidades reclamen y reutilicen su tierra.

Minas terrestres: un legado mortal

Olfatear el pasado

Otro animal que se usa para eliminar minas es el mejor amigo del hombre. Tras meses de entrenamiento, también son capaces de detectar el olor de los explosivos. El Marshall Legacy Institute lanzó su programa de perros en 1999. Desde entonces, los animales han buscado minas en casi 11.000 acres de tierra. Actualmente, el organismo cuenta con más de 900 caninos trabajando en 24 países del mundo.

Minas terrestres: un legado mortal

Armado para un antiguo conflicto

Parece que una combinación entre un tanque y una segadora-trilladora es algo posible. Esta máquina para elimimar minas Aardvark está equipada con 72 cadenas que golpean el suelo, explotando las minas con el contacto sin dañar ningún vehículo ni el conductor. La máquina elimina todo en su camino y puede cubrir un área equivalente a cuatro campos de futbol por día.

Minas terrestres: un legado mortal

Peligros de larga duración

Una vez enterradas, las minas terrestres pueden permanecer activas durante más de 50 años, suponiendo no solo una amenaza física para toda aquella persona que entre en contacto con ellas, sino que además dificultan la repatriación de los refugiados y de las personas desplazadas, así como retrasan el proceso de desarrollo y reconstrucción en los años posconflicto.

Minas terrestres: un legado mortal

Lesiones que cambian la vida

Con solo 11 países -entre los que se incluyen China y Rusia- que continúan produciendo minas terrestres, se han hecho grandes progresos desde la adopción del Tratado de Ottawa. No obstante, todavía hay que enfrentar retos, ya que mientras sigan permaneciendo bajo tierra, las minas matarán, mutilarán y causarán sufrimiento, casi siempre a civiles y en tiempos de paz.

Síganos