Angela Merkel, la mujer que sabe mandar

Objetivo logrado: la canciller logró sellar un acuerdo con los líderes socialdemócratas para formar Gobierno. Pese a ello, sigue siendo un misterio cuánto tiempo más la jefa de la CDU estará al frente de Alemania.

¿El ocaso de la canciller? Angela Merkel, que está "en funciones" en su cargo de canciller hasta que se oficialice la conformación de un nuevo gobierno, pierde respaldo entre la ciudadanía. Eso muestran las encuestas, donde los números son malos tanto para la líder cristianodemócrata como para su partido. Desde las elecciones federales de septiembre de 2017, el respaldo al trabajo de Merkel ha caído continuamente. Hoy, solo el 51 por ciento de los alemanes considera como una buena idea que Merkel volviera a encabezar a la CDU para un nuevo mandato. El 46 por ciento, en tanto, toma esa posibilidad como poco aceptable o derechamente mala.

El último mandato de Merkel

La líder de la CDU y canciller en funciones sabe que su cuarto mandato podría ser el último. Ya se tomó mucho tiempo antes de las últimas elecciones federales para decidir si competía o no. Y ahora no solo la oposición exige renovación. También muchos en la misma Unión esperan que Merkel se vaya, ojalá más temprano que tarde. Sí, muchos críticos dicen eso solo a puertas cerradas, pero ya es algo.

Especialmente en el ala más derechista de su partido hay malestar con la canciller por haber llevado a la Unión Cristianodemócrata (CDU) hacia una dirección más socialdemócrata. Los conservadores han refunfuñado bastante al respecto, pero son pocos los que están dispuestos a decirlo abiertamente. Uno de ellos es el ministro presidente de Schleswig-Holstein, Daniel Günther: "En la formación de un Gobierno, deben jugar un rol importante aquellos rostros que tienen perspectivas de cara a una era post Merkel". Es decir, hay que dar espacio a la renovación, pensando en un futuro sin la canciller.

Desde que Merkel, como canciller de Alemania, decidió abrir las puertas del país ante la oleada de inmigrantes en el otoño de 2015, la sociedad y los partidos de la Unión han vivido un constante distanciamiento. Y mientras entre los Verdes la decisión de Merkel fue elogiada, en las propias filas de la canciller hubo críticas altisonantes. Por ello, en las elecciones este tema jugó un importante papel y seguramente tuvo que ver con la baja de la CDU/CSU y el alza de los populistas de ultraderecha.

El declive había comenzado antes

En todo caso, el declive de Merkel había comenzado mucho antes de las elecciones. El lema de campaña de la canciller fue "Por una Alemania donde vivimos a gusto y felices". El recibo de esa propuesta descolorida llegó en la noche del 24 de septiembre del año pasado en forma de unos resultados catastróficos para los partidos de la Unión. En conjunto, la CDU y la CSU alcanzaron solo el 33 por ciento de los votos. Solo les fue peor en las elecciones de 1949.

Pese a ello, la canciller no quiso reconocer sus propioos errores e intentó conformar una alianza con liberales y verdes, la llamada "coalición Jamaica". Merkel estaba tras esa idea, aunque los potenciales socios liberales no se mostraron nunca realmente convencidos de formar parte de ese grupo. Después de largas semanas de negociaciones, el líder liberal Christian Lindner abandonó la mesa de discusiones. Esa también fue una derrota para Merkel. La jefa de la CDU nunca logró darle un proyecto, una idea, un slogan, a la coalición Jamaica.

Deutschland Koalitionsverhandlungen von Union und SPD

Schulz (SPD), Seehofer (CSU) y Merkel (CDU.

¿Una renovada Gran Coalición?

También falta un slogan para la actual Gran Coalición, la segunda consecutiva con los socialdemócratas bajo el mando de Merkel. Con inusitada claridad, la mujer que maneja los destinos de Alemania ha dicho en reiteradas ocasiones que está en contra de un gobierno de minorías, porque ese modelo -que debe buscar permanentemente acuerdos- no es apto para Alemania. Un enfoque de conveniencia personal, dice la oposición.

¿El ocaso de la canciller? Angela Merkel es dura y una experta en el arte de la táctica del poder y que sabe cómo salvarse de estas situaciones de riesgo. De todas formas, podría argumentar ella, las encuestas también pueden leerse de otro modo: casi el 90 por ciento de quienes votan por la Unión aseguran que si Merkel se hubiera presentado nuevamente a las elecciones encabezando las listas de su sector, ellos habrían votado por ella.

Volker Witting (DZC/)

Política

CDU/CSU - FDP - DP (1949-1957)

El primer gobierno demócratico que hubo en Alemania Federal tras la Segunda Guerra Mundial fue liderado por el dirigente de la Unión Cristianodemócrata Konrad Adenauer, quien formó alianza con los liberales (FDP) y el desaparecido Partido Alemán (DP, conservador). Cuando la CDU/CSU volvió a ganar las elecciones 4 años más tarde, Adenauer mantuvo los mismos socios de coalición.

Política

CDU/CSU - FDP (1961-1966)

Luego de gobernar Alemania Federal sin necesidad de forjar alianzas entre 1957 y 1961, la Unión (CDU/CSU) perdió su mayoría en el Bundestag y se vio forzado a formar una alianza nuevamente con los liberales. Adenauer renunció en 1963 en medio del llamado "escándalo Spiegel" y su ministro de Asuntos Económicos, Ludwig Erhard (izq.), fue elegido por el Parlamento para tomar el cargo vacante.

Política

CDU/CSU - SPD (1966-1969)

La primera "Gran Coalición" no fue producto de una elección. Ludwig Erhard fue reelegido en 1965 y continuó gobernando junto a los liberales. Sin embargo, al año siguiente estos dejaron el gobierno en medio de disputas sobre el presupuesto. Erhard renunció y Kurt Kiesinger (der.) lo reemplazó. Sin los liberales, eligió como socios a los socialdemócratas, liderados por Willy Brandt (izq.).

Política

SPD - FDP (1969-1982)

Willy Brandt se convirtió en el primer canciller socialdemócrata de la Alemania de posguerra. Pese a obtener menos votos que la Unión, Brandt forjó una alianza con los liberales que le dio una ligera mayoría en el Bundestag. No sería la primera vez que los liberales recibirían acusaciones de falta de lealtad. En 1974, Brandt fue reemplazado por Helmut Schimdt, quien ganó dos elecciones más.

Política

CDU/CSU - FDP (1982-1998)

La amistad de 13 años entre socialdemócratas y liberales terminó en 1980 cuando las diferencias entre ambos partidos se tornaron irreconciliables. Los liberales cambiaron de bando ese año, dejando la coalición y buscando un acuerdo con los conservadores. Esto provocó el colapso del Gobierno del SPD y abrió las puertas al renacimiento del pacto Unión/Liberales, liderado esta vez por Helmut Kohl.

Política

CDU - DSU - Despertar Democrático (1990)

Tras la caída del Muro de Berlín, Alemania Oriental celebró sus primeras elecciones. Los cristianodemócratas liderados por Lothar de Maiziere obtuvieron más del 40 por ciento de los votos y formaron alianza con dos pequeños partidos: la Unión Social Alemana (DSU) y Despertar Democrático, entre cuyas filas estaba Angela Merkel. En octubre, el Gobierno firmó la reunificación con Alemania Federal.

Política

SPD - Verdes (1998-2005)

En 2002, la era de Helmut Kohl llegó a su fin y los socialdemócratas, liderados por Gerhard Schröder, volvieron a la cancillería. El SPD formó alianza con los Verdes, que se convirtieron en partido de Gobierno menos de 20 años después de su fundación. A diferencia del período de Brandt, esta vez el SPD lideró un gobierno de izquierda más que de centroizquierda. La coalición gobernó hasta 2005.

Política

CDU/CSU - SPD (2005-2009)

Cuando los primeros sondeos se dieron a conocer tras las elecciones, tanto Schröder (der.) como Angela Merkel (izq.) se declararon vencedores. Al final, los conservadores derrotaron al SPD por apenas un 1 por ciento. Tras fallidas negociaciones para formar la "coalición Jamaica" (CDU/CSU, Verdes y liberales), finalmente los dos partidos más grandes acordaron otra vez una "Gran Coalición."

Política

CDU/CSU - FDP (2009-2013)

La "Gran Coalición" llegó a su fin en 2009, luego de que el SPD alcanzara un decepcionante 23 por ciento en las elecciones federales. Los liberales, en cambio, ganaron 5 puntos y llegaron hasta el 14 por ciento de los votos. Merkel y el liberal Guido Westerwelle (izq.) formaron alianza con relativa facilidad. Fue, después de todo, la undécima vez en que liberales y conservadores formaron Gobierno.

Política

CDU/CSU - SPD (2013-?)

Tras obtener más del 40 por ciento de los votos, los conservadores seguramente no esperaban tener que negociar con el SPD. Pero cuando sus aliados liberales obtuvieron menos del 5 por ciento, sus opciones se vieron reducidas. Merkel entonces llamó a los socialdemócratas a unirse a ella y "tomar la responsabilidad de constituir un gobierno estable". Cuatro años más tarde, repite el mismo discurso.

Contenido relacionado

Temas