Beatriz González: “Colombia no va a tener paz si no hay duelo”

Después de recorrer otros dos grandes museos europeos, el KW de Berlín da la bienvenida a la retrospectiva más grande de una de las artistas contemporáneas más influyentes de la escena latinoamericana.

Una humilde pareja de colombianos decide suicidarse. Pero antes, se retratan juntos y envían la fotografía a sus seres queridos. Esa imagen de Los suicidas del Sisga que publicó la prensa fue el punto de partida de la pintura experimental de Beatriz González (Bucaramanga,1938). 

Enemiga de que la encasillen con etiquetas como "artista pop" o "conceptual camuflada", Beatriz González nos recuerda que el arte cuenta lo que la historia no puede contar. Inspirada en las imágenes de los medios de comunicación, en los objetos cotidianos y en las obras de arte universal, esta artista ha sabido tomar el pulso a los protagonistas del dolor y la violencia de la historia de Colombia en su casi último medio siglo (1965-2017).

DW: Usted siempre cuenta que en la década de los 80 perdió el humor de sus obras por la violencia que se vivía en Colombia. ¿Volvió a recuperarlo con el proceso de paz?

Beatriz González: Siempre hemos vivido la violencia. Estamos acostumbrados a ver imágenes de la violencia y a sentir el dolor de las masacres. Ya no hay masacres en Colombia. Pero ahora no vamos a pintar palomitas de la paz. No vamos a pintar a gente feliz, a campesinos bailando con besitos. No.

¿No le inspira la paz?

Es una situación inédita que no hemos vivido. Es todo lo que puedo decir. Estoy trabajando mucho la necesidad del duelo. Me tomé un cementerio (Cementerio Central de Bogotá) e hice la obra "Auras anónimas". Estoy luchando para que no la quiten. Colombia no va a tener paz si no hay duelo. Porque sí, nos olvidamos de que todos tenemos duelos ennuestra familia. Todos tuvimos secuestrados, todos tuvimos gente de la familia muerta, pero nadie hace el duelo.

Ahora estoy trabajando en unas obras para Nueva York que se llaman "La guerra y la paz". Por un lado, son unas prostitutas asesinadas, y por el otro, unos indígenas felices tocando música. Estoy haciendo ese contraste.

¿Ayuda el duelo a perdonar y a crear memoria histórica?

Sí, el duelo es perdonar. El duelo y la memoria están concatenados. Pero sí creo que falta la conciencia del duelo. En otras partes se perdonó. Allá están borrando un poco todo. Eso no es bueno. Borrar queda, sale.

Vivimos unos tiempos muy polarizados. Como en su vecina Brasil, donde el ultraderechista Jair Bolsonaro podría convertirse en presidente. ¿Cómo vive usted todo esto desde Colombia?

No soy optimista. Es muy difícil que no caigamos en la trampa del nacionalismo. Este mismo gobierno de Colombia tiene muchas tendencias nacionalistas. Es muy difícil salvarnos con Maduro al lado, Brasil acá... Será muy difícil que Colombia se salve. Santos hizo una magnífica gestión, logró muchas cosas universales e importantes. Nada más la firma de la paz fue maravillosa. Ojalá no la arruinen.

¿Haría usted en estos momentos alguna pintura sobre el presidente Iván Duque como ya hizo sobre el expresidente Julio César Tubay?

(Risas) La tentación no es cualquier cosa... Me gustaría pintar cómo se va a apoderar este gobierno de Duque y Uribe de esta situación. Hay algo que estoy tratando de percibir. Todavía no. Me inspira el poder. No soy caricaturista pero me gusta retratar el poder y la corrupción. En Decoraciones interiores (un gran telón que representa siluetas de una fiesta presidencial de Tubay) cuento el estatuto de seguridad por el cual Gabriel García Márquez y otros artistas tuvieron que salir del país. Esa obra tenía la intención de llamar la atención sobre la corrupción.

Usted dijo que le gusta apropiarse de obras de arte universal porque en Latinoamérica esas obras sufren una transformación visual y mental. Es decir, se ven diferente desde un país periférico. Un ejemplo es Telón de la móvil y cambiante naturaleza, que la llevó a la Bienal de Venecia.

Es la manera como llegan. Yo ví a Vermeer la primera vez en una calle de Bogotá, en el boletín de educación sexual, con polvo. Ahora las imágenes son perfectas gracias a internet. En esa época, llegaban imágenes de grandes obras muy torpemente reproducidas. La gente que estaba viendo Las Meninas de Velázquez, no las estaba viendo, tenían muy mala calidad. Las diapositivas eran muy malos métodos de reproducción. Ahora no podría hacer mi obra por ejemplo. Me inspiraban los errores de reproducción e impresión.

Los Suicidas del Sisga, Beatriz González

Y ahora, con la infinita cantidad de imágenes que hay, ¿le inspira más o le abruma?

Es muy difícil seleccionar porque las imágenes son perfectas. Ahora voy a pasar vacaciones a Santa Marta y leo el periódico Santa Marta Hoy. Es maravilloso. Todos los días dibujo, me meto con los números para Bogotá... Me gusta por los colores de impresión y los titulares: "Abre la puerta, le dan un tiro y cae muerto". Esos titulares me inspiran mucho.

Uno de sus temas constantes en su retrospectiva es el de la mujer como víctima de la violencia, sobre todo la mujer indígena. Un ejemplo es la pintura que usted hizo de Yolanda Izquierdo, quien acabó siendo asesinada por defender la tierra. ¿Cómo percibe usted actualmente en Colombia la situación de la mujer?

La situación ha cambiado. Vienen reconociendo a las víctimas desde el gobierno anterior. Están luchando mucho. Ahora son evidentes, antes era todo oscuro. No creo que vuelva a haber más Yolandas Izquierdo.

Y, por otro lado, ¿ha vivido obstáculos en su carrera por el hecho de ser mujer?

Nunca. Yo dije alguna vez que el arte no tiene sexo. Me confirmo en eso. Nunca, ni en la universidad, porque tuvimos un fenómeno: Marta Traba (Argentina). Ella empezó a descubrir a artistas mujeres y nos parecía normal. Buscó las primeras artistas pop, adoraba a Botero... y prácticamente me descubrió a mí. Nunca me sentí perseguida por serlo.

"En el siglo XIX los cargueros cargaban alimentos, no cadáveres" Beatriz González

¿Qué siente al traer la retrospectiva europea más grande sobre usted a Europa?

Yo siento que hay más interés en Latinoamérica. Antes, en los setenta, enviaba mis obras y nadie decía nada. Puede ser por la globalización. Uno la desprecia pero ha tenido ventajas como esta. (Risas) En Latinoamérica me conocen lo suficiente, no les causo sorpresa. Aunque debo decir que es difícil que comprendan algunas obras mías allá que acá tienen aceptación. Es muy curioso, por ejemplo, mis muebles de la década de los 70 hasta los 80, no los entendía la gente allá. Aquí tenían más aceptación que en América.

Usted considera el museo como un espacio educativo. ¿Qué opinión le merecen los museos de arte de su país?

Están usando el arte. Hacen cosas horribles. Hay muchas desviaciones. Con ideas modernas destruyen un museo nacional que narra una historia que debe ser contada. Hay que decir que Colombia produce petróleo y buscan cuadros que lo parezca. Toca hablar de la economía naranja y buscan un cuadro con naranjas. Hay una mala interpretación de las teoría de la museología moderna en Colombia. El arte tiene mucha fuerza y lo están arruinando al meterlo en programas literales. Cuando el arte, es tan importante para la misma paz.

María Luz Moraleda (lgc)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

De la guerra al arte

Balas de vida

Mientras se cumple el Acuerdo Paz y las FARC entregan las armas, artistas colombianos crean. Inspirándose en material de guerra, Federico Uribe construye una serie de esculturas de animales salvajes, robando a las balas el sabor a muerte. El artista nos cautiva con un juego de formas y colores que nos hacen olvidar la guerra.

De la guerra al arte

Amor peligroso

Las balas, símbolo de desolación, aquí construyen el pelaje, los dientes y las plumas de leones, zorros, conejos, aves y otros animales de la fauna nacional.

De la guerra al arte

Balas salvajes

La serie "Quedemos en paz" está hecha a base de balas de armas recicladas que Federico Uribe compra por peso. Se redefinen los objetos con la utilizacion de más objetos. "Ya una bala no representa lo mismo cuando es expuesta de una manera distinta", afirma en entrevista con el portal Vice Colombia.

De la guerra al arte

Tortugas Pacíficas

El artista, que también estudió en Estados Unidos, construye un mundo salvaje donde sus protagonistas son los animales que hacen parte de la fauna colombiana.

De la guerra al arte

Águila de los Andes

Su idea era despertar belleza a partir del símbolo de violencia, pues el reto es demostrar que la vida siempre se renueva y la belleza siempre está presente: aunque provenga de lo que normalmente no es bello.

De la guerra al arte

Zorro

A pesar de encontrarse en un país donde la violencia ha sido protagonista por muchos años, esta obra no trata de sumarse a aquellas que se usan como símbolo por sí mismo. Uribe, con sus paisajes del mundo salvaje, tiene un fin puramente estético en el que logra volver a definir las balas con un significado de belleza.

De la guerra al arte

Con las balas abiertas

Con su trabajo, Federico Uribe se ha propuesto entender el peso simbólico de cada material que utiliza en sus series. Lo importante, pues, es crear sus imágenes con coherencia: que el material de construcción aporte un nuevo elemento al objeto deseado.

De la guerra al arte

Leopardo

Sus esculturas, que evidencian animales majestuosos, son una forma de decirle a los colombianos que "(les) toca asumir la responsabilidad de ser una nación, pues ya todos estamos cansados de la guerra". Sin embargo, su obra no es una crítica a la violencia: es, más bien, un proceso de reconciliación.

De la guerra al arte

Sáltale a la vida

Estas obras, más que recalcar formas de violencia, se enfocan en demostrar que la vida siempre está presente, sea por medio de balas y armas de destrucción.

De la guerra al arte

¿Qué miras?

"Yo soy propositivo y los artistas estamos para reconciliar la belleza con la vida en los ojos del espectador. En esta guerra todos somos responsables de lo que hemos vivido, por eso acá no juzgo ni critico a nadie", dice Uribe.

De la guerra al arte

Armas transformadas por el respeto a la vida

Otro artista que ha transformado armas en arte es Felipe Ruiz. Metamorfosis del Arma Blanca, es la propuesta de convertir un arma mortal en un objeto artístico. Denomina su apuesta "Escultura - puesta en escena", la cual consta de una serie de construcciones escultóricas, basadas en insectos y aves, de varias dimensiones, que intervienen en un espacio determinado.

De la guerra al arte

Balita

"Cuando la paz nazca del corazón y no de la política, no habrá necesidad de firmar acuerdos", dice Balita, caricatura creada por León Octavio en 1976 y que invita a reflexionar sobre la tolerancia y el respeto. Un día se encontró una bala sin disparar y sintió que se había escapado porque no quería cumplir con su misión. Lo había escogido porque publicaba historietas en un diario de Cali.

De la guerra al arte

La Escopetarra

Este singular instrumento fue creado por el músico y compositor César López después de haber visto a un militar cargar un fusil como si fuera una guitarra. Un ejemplar se encuentra expuesto en la sede de las Naciones Unidas. El lema de César: Toda bala es perdida. Galería creada por Santiago Ospina García con material de los artistas y de Vice Colombia.

Síganos