Colombia celebra la paz y la biodiversidad

Uno de los grandes dividendos del fin del conflicto armado en Colombia es la conservación y el descubrimiento de nuevas especies en territorios de alta biodiversidad que estuvieron aislados por casi medio siglo.

Sospechaban que los territorios que habían estado ocupados por la guerrilla albergaban una gran cantidad de especies, pero nunca imaginaron el gran estado de conservación en que se encontraban ni las sorpresas que les depararían.

Más información:

-Opinión: en Colombia la paz debería ser una de las "bellezas" nacionales

-Gobierno de Colombia: “El Congreso tiene la paz en sus manos”

"El conflicto armado que se ubicó fundamentalmente en los bosques tropicales ocupó una porción muy grande, un tercio del territorio colombiano, lo que equivale al Reino Unido, lleno de bosques de la más alta biodiversidad y de la más alta complejidad ecosistémica”, explica a DW Felipe García, gerente de Colombia Bio. Este es un proyecto de Colciencias, entidad estatal para el fomento de la ciencia, la tecnología y la innovación.

Con la anhelada paz surgió también la oportunidad de explorar toda esa riqueza natural. Para ello Colombia Bio organizó 20 viajes científicos –las llamadas Expediciones Bio- por un período de dos años con el objetivo de documentar lo que el presidente Juan Manuel Santos ha llamado uno de los "dividendos ambientales de la paz”.

Al identificar un ejemplar no visto anteriormente se realizan rigurosos análisis para comprobar si efectivamente se trata de una nueva especie para la ciencia. Una vez confirmado, el paso siguiente es ponerle nombre.

Entre estos dividendos está el hallazgo de decenas de especies nunca antes vistas. "Al empezar las expediciones teníamos expectativas de encontrar una que otra nueva especie o que eventualmente aparecieran especies endémicas o nuevos registros para Colombia, pero éramos conservadores frente a los datos”, dice Felipe García, quien reconoce que los resultados han superado todo lo esperado.

"Ha habido hallazgos muy importantes. En grupos taxonómicos tradicionales, en los que es difícil encontrar nuevas especies para la ciencia, hasta ahora hemos encontrado 88 en grupos diversos como flora, anfibios, reptiles, peces de agua dulce y mariposas”, relata.

En la zona del Chocó, una región muy aislada y afectada por el conflicto, se identificaron cuatro especies que han sido catalogadas como "redescubiertas”, pues no se reportaban hace más de cuatro o cinco décadas, e incluso una no se veía desde hace casi un siglo.

También hay nuevos registros para la región y el país: especies que se conocían en otros países, pero nunca habían sido vistas en Colombia, o que internamente eran propias de una región y hoy aparecen también en otra, como un ave que sólo había sido reportada en la Amazonía y se encontró en la Orinoquía, a más de 250 kilómetros.

Otro dato interesante es el registro de especies endémicas, de las cuales se han encontrado 131, lo que confirma el tipo de diversidad específica de Colombia. De las especies avistadas, 211 están catalogadas por la IUCN en lista roja como vulnerables o amenazadas, por lo que su avistamiento es especialmente esperanzador.

Expediciones del siglo XXI

Las expediciones de Colombia Bio están llegando hasta los más apartados rincones de la zona posconflicto para documentar qué especies de flora y fauna hay en la región.

Con el mismo entusiasmo con que los antiguos exploradores ingresaban en territorios vírgenes, investigadores altamente especializados y bien apertrechados de equipos y materiales modernos participan en las Expediciones Bio que comenzaron en junio de 2016. Hasta la fecha se han realizado 11 y la meta es completar 20 hasta julio de 2018, cuando finaliza el mandato del presidente Santos.

A la cabeza de cada expedición hay una entidad con vasta experiencia en la zona, como el Instituto Alexander von Humboldt, para la Orinoquía y los Andes, el Instituto Sinchi para la Amazonía, el Instituto de Investigaciones Ambientales del Pacífico, la Comisión Colombiana del Océano en el caso del Caribe y la Fundación Malpelo para la parte Pacífico. También participan numerosas universidades y organizaciones estatales y privadas. Una red de más de 70 instituciones nacionales y 30 internacionales están involucradas.

En cada gira se registran hasta 50 participantes, entre expertos en los principales grupos taxonómicos, ayudantes de campo y miembros de la comunidad local. Para los expedicionarios, se trata de una oportunidad única. Mientras en el pasado algunos fueron incluso retenidos por los grupos armados durante su trabajo, "hoy, el poder entrar y documentar la biodiversidad en estos territorios tiene un valor muy significativo”, confirma Felipe García.

Experta alemana en mariposas

Entre las colaboraciones internacionales, está la de la Dra. Marianne Espeland. Esta experta en mariposas del Koenig Museum de Bonn, Alemania, viajó a Colombia a principios de este año para participar en las Expediciones Bio.

"Fue una expedición muy grande y bien organizada en el departamento del Caquetá, en las cercanías de la ciudad de Florencia”, relata a DW la investigadora. Allí recorrieron a pie el territorio, durante unos 20 días. A pesar de las intensas lluvias, "fue una fantástica experiencia”, indica.

Cientos de especies de interés, algunas endémicas, han sido registradas por los especialistas.

"Mi trabajo fue el de investigar las mariposas, las que recolecté con un colega colombiano en este lugar donde nunca se habían tomado muestras. El material está en Colombia, donde lo están analizando, para identificar y reconocer qué especies hay en el lugar”.

Es que el trabajo no termina en terreno. Las muestras son llevadas al laboratorio donde se estudia con gran precisión a la posible nueva especie, así como su información genética, para corroborar el hallazgo. La especialista alemana adelanta que eventualmente una de las mariposas encontradas es una especie nueva.

El desafío ahora es conservar esta biodiversidad. "Este es un dividendo muy importante que tiene la paz e implica un reto a nivel de preservación. Con nuestros socios, como el Ministerio del Ambiente, queremos apuntar a un uso sostenible de la biodiversidad”, sostiene Felipe García.

En ello se están involucrando actores políticos, el mundo científico y las comunidades locales, con la idea de generar oportunidades y promover investigaciones que encuentren usos sostenibles a partir del desarrollo de bioproductos o  del turismo de naturaleza, por ejemplo. "La sostenibilidad es uno de los grandes retos que tenemos por delante”, concluye el representante de Colombia Bio.

Victoria Dannemann (VT)

Colombia y las nuevas especies de la paz

Un tercio de Colombia redescubierta

Al ingresar a los territorios que fueron escenario del conflicto armado que duró medio siglo, los científicos han hecho impresionantes hallazgos. Nuevas especies, redescubrimiento de otras no vistas por décadas y nuevos registros para la región dan cuenta del estado de conservación de un tercio de la superficie del país, un territorio equivalente al Reino Unido.

Colombia y las nuevas especies de la paz

Expediciones Bio

El proyecto Colombia Bio, de la entidad estatal Colciencias, organizó un programa de 20 expediciones, en un lapso de tiempo de dos años, de las cuales ya se han realizado 11. Cada una lleva a un grupo de investigadores expertos a una zona determinada, con el fin de identificar las especies de flora y fauna existentes y crear registros actualizados.

Colombia y las nuevas especies de la paz

Explorando la biodiversidad

Los territorios explorados incluyen, entre otras, zonas de los Andes, la Amazonía y regiones costeras del Pacífico y el Caribe. Algunas nunca habían sido visitadas ni muestreadas. Aprovechando este impulso, Colombia Bio sumó áreas marinas en las cuales hay todavía mayor desconocimiento. La meta es documentar qué especies habitan el país, reconocido como uno de los de mayor biodiversidad del mundo.

Colombia y las nuevas especies de la paz

Nuevas especies

Esta ranita encontrada en Santander es una de las 88 nuevas especies para la ciencia que han sido descubiertas hasta ahora. Un hallazgo como éste no ocurre todos los días, menos en pleno siglo XXI. Las zonas inexploradas por décadas conservaron especies intactas. Hoy los científicos colombianos llevan todo su conocimiento y experiencia a estas expediciones largamente esperadas.

Colombia y las nuevas especies de la paz

Lagarto que se mimetiza

Este particular lagarto de vistosos colores es otra de las especies nuevas. Fue encontrado en unas cuevas en el departamento de Santander y tiene la particularidad de mimetizarse con su entorno. Junto con otras nuevas especies para la ciencia está siendo estudiado actualmente para entrar a engrosar el ya amplio registro de biodiversidad colombiana.

Colombia y las nuevas especies de la paz

Gran biodiversidad

Según datos de Colombia Bio, el país sudamericano es considerado el de mayor biodiversidad por kilómetro cuadrado del planeta. "El 53% de su superficie continental está cubierta por bosques naturales y cuenta con 311 tipos de ecosistemas continentales y marinos diferentes". Las nuevas zonas exploradas están arrojando interesantes resultados, también en nuevas especies de flora como ésta.

Colombia y las nuevas especies de la paz

Explorando los ecosistemas

En cada expedición se movilizan decenas de expertos nacionales y también invitados internacionales, además de ayudantes de campo y apoyos de la comunidad local. Ya sea en zonas de difícil acceso como la selva, en áreas en altura, o lugares remotos como cuevas, los exploradores buscan rastros que les permitan identificar las especies que allí habitan. Aquí, en una en El Peñón, Santander.

Colombia y las nuevas especies de la paz

Experta alemana en mariposas

Marianne Espeland, del Koenig Museum de Bonn, participó en la Expedición Caquetá, liderada por el Instituto Sinchi. Esta zona de transición andino-amazónica es considerada una de las de mayor biodiversidad de Colombia. Aquí se registraron 47 posibles nuevas especies. La investigadora trabajó junto a expertos colombianos identificando mariposas. Pero no fue lo único que encontró...

Colombia y las nuevas especies de la paz

Más registros para la ciencia

Colombia actualmente tiene reportadas 1.889 especies de aves, 4.000 de orquídeas, 2.000 de peces marinos, 3.000 de mariposas y 1.239 de macrohongos, entre otros. A esta lista extensa y variada ahora se suman las nuevas especies descubiertas en los territorios anteriormente ocupados por el conflicto, como esta ranita denominada Pristimantis, que fue hallada en la expedición Santander.

Colombia y las nuevas especies de la paz

También insectos

La Expedición Bio en Antioquia, realizada a fines del año pasado y liderada por el Instituto Alexander von Humboldt, recorrió los bosques de montaña del Oriente Antioqueño, donde fueron identificadas seis posibles nuevas especies. El principal ecosistema de esta área son densas coberturas boscosas entre montañas, con marcadas pendientes. Hogar ideal para especies como este insecto.

Colombia y las nuevas especies de la paz

Como pez en el agua

Este pez es una de las 11 posibles nuevas especies encontradas en la Expedición Santander. Estos hallazgos han sido posibles gracias al trabajo de especialistas altamente capacitados y la suma de avanzadas técnicas de muestreo, con tecnologías como el barcoding, fototrampeo, cámaras acuáticas especializadas, y técnicas como la captación de sonido y medición de temperaturas.

Colombia y las nuevas especies de la paz

Escenario de paz para el desarrollo

Con la llegada de la paz, las autoridades y entidades científicas están comprobando el alto grado de conservación de la biodiversidad en estos territorios y volviendo la mirada hacia los sectores rurales. Una reinvindicación con el medio ambiente y las comunidades víctimas directas de la violencia, las que hoy pueden emprender proyectos sustentables relacionados con el medio ambiente.

Contenido relacionado

Síganos