COP 23: carbón, la industria que contamina el mundo

La minería es una de las industrias más contaminantes del mundo; es también la primera fuente de energía a nivel internacional. Algunos Estados se han unido para planear una futura salida de esta energía "sucia".

Una mina en la mira de la COP 23

La cumbre climática COP 23 tuvo lugar a unos kilómetros de la mina de carbón más grande de Europa, en Hambach. Allí se está negociando otro tipo de acuerdos, en este caso entre la Policía alemana y los activistas medioambientalistas que ocupan el bosque de esa región alemana desde hace cinco años.

Naturaleza y medio ambiente | 11.11.2017

Las máquinas extractoras de la energética germana Rheinisch-Westfälisches Elektrizitätswerk (RWE) excavan lignito, un carbón de baja calidad con poco poder calorífico, las 24 horas del día en la mina de Hambach. Tras haber extraído el manto de arcilla y drenado la zona, la compañía explota las venas de la tierra a 300 metros de profundidad. Está planeado extender la gigantesca zanja de 34 kilómetros cuadrados a 85 kilómetros cuadrados en los próximos años.

Braunkohletagebau - Hambach

Las organizaciones medioambientalistas BUND (Friends of the Earth Germany) y FoEI (Friends of the Earth International) se organizan comprando u ocupando las tierras para impedir el proyecto de extensión de la mina. Durante la COP 23 de Bonn, RWE suspendió su trabajo de deforestación del bosque de Hambach, uno de los más antiguos de Alemania, por miedo a un posible escándalo. Sin embargo, a unos kilómetros de la mina, el abandonado pueblo de Bergheim da testimonio del proyecto de la compañía. En Bergheim, RWE está indemnizando a los habitantes para que evacúen la zona. Las organizaciones medioambientalistas vinculan directamente esta conminación con el aumento del número de suicidios en el pueblo y explican que la minería sí mata. La empresa RWE es el principal contaminante de Europa: emite 0,5 por ciento de las emisiones globales de dióxido de carbono.

Una industria "sucia"

La minería es una de las industrias más contaminantes del mundo y es también la primera fuente de energía a nivel intrenacional (40 por ciento). Según el estudio Enerdata, el carbón emite 3,5 toneladas de CO2 para producir una tonelada de energía: esto es 1,5 veces más que el gas; 1,3 veces más que el petróleo. Además, la extracción del carbón contamina los acuíferos.

Lea también:

-Cambio climático: un peruano contra un gigante alemán

-Cambio climático: tribunal alemán admite demanda de campesino peruano contra RWE

Alemania, país que acogió la COP 23, es el cuarto mayor consumidor de carbón en el mundo, después de China, India y Estados Unidos. Tras su retiro del Acuerdo de París, Estados Unidos afirmó su deseo de reactivar esta industria del siglo XIX. En la COP 23, Judith Graber, Secretaria del Estado adjunta para los Asuntos científicos y ambientales de EE. UU., afirmó en una conferencia sobre la utilidad de las energías fósiles (carbón, petróleo, gas): "Queremos apoyar las fuentes de energía lo más limpias y eficientes posibles, sea cual sea su origen". Sin embargo, dejó una incógnita sobre lo que llama energía fósil "limpia".

Audios y videos sobre el tema

04:20 minutos
Hecho en Alemania | 23.08.2017

Alemania: lucha contra el lignito

La Alianza para la salida del carbón

Este jueves, en Bonn Canadá y Reino Unido impulsaron la "Alianza para la salida del carbón", que reúne a Angola, Bélgica, Finlandia, Francia, Italia, las islas Marshall, México, Portugal y Salvador, pero también a algunos estados norteamericanos, como Washington, Alberta y Vancouver, que se oponen a la decisión de Trump. Esta Alianza prevé eliminar gradualmente las centrales de carbón con plazos límites adaptados a cada Estado. "El mundo avanza, el carbón no regresará", dijo Catherine McKenna, ministra de Medio Ambiente de Canadá. Sin embargo, los cuatro mayores consumidores de carbón, China, India, Estados Unidos y Alemania, no se unieron al llamado.

Autora: Margot Desautez (VT)

Naturaleza y medio ambiente

Dejar el carbón, ¡ya!

A un día de que fuera inaugurada la Conferencia Climática Mundial COP23, miles de manifestantes ecologistas se reunieron en la mina de lignito a cielo abierto en Hambach, para pedir el abandono total del uso del carbón en la producción de energía. Ataviados de blanco, los activistas marcharon cerca de diez kilómetros, hasta la mina más cercana.

Naturaleza y medio ambiente

Acabar con la destrucción

La mina de lignito a cielo abierto en Hambach es la más grande emisora de dióxido de carbono en Europa. Para extenderla, fueron deforestadas áreas de un bosque milenario. Activistas opinan que las negociaciones climáticas a celebrarse en Bonn, a solo 50 kilómetros de la mina, carecen de sentido si el proyecto minero prosigue su curso actual.

Naturaleza y medio ambiente

Lucha pacífica

Pese a la presencia masiva de policías, la protesta tuvo un inicio pacífico. Carteles coloridos, rostros pintados, cantos y guitarras fueron los protagonistas de la protesta, por lo menos hasta entonces.

Naturaleza y medio ambiente

Cuidado. ¡Peligro mortal!

Cuando los manifestantes se acercaron a la mina, la presencia policiaca se reforzó, estableciéndose un cerco que impidió el paso de los activistas. Por medio de altavoces, se advirtió a los ecologistas que invadían un terreno privado y que, así, ponían en riesgo su propia seguridad.

Naturaleza y medio ambiente

¡A correr se ha dicho!

El ánimo se tornó tenso entre los manifestantes a medida que se acercaban a la mina. Aunque habían avanzado ya muchos kilómetros, corrieron los últimos tramos, de modo festivo.

Naturaleza y medio ambiente

Un éxito... por el momento

Bloquear una estructura tan compleja como la mina a cielo abierto resultó un método eficaz para que la voz de la protesta se hiciera escuchar. Las enormes grúas cesaron su actividad en la explotación de lignito. Para los cientos de activistas, esto constituyó por sí mismo un éxito.

Naturaleza y medio ambiente

Paren el carbón, protejan el clima

No fue la única protesta ecologista del fin de semana pasado. Activistas de todo el mundo se reunieron en Bonn y sus cercanías, bajo un mismo lema: Paren el carbón, protejan el clima. Es difícil encontrar un lugar en Europa en el que el debate sobre la explotación minera a cielo abierto sea tan intenso como en Hambach.

Naturaleza y medio ambiente

Llegan refuerzos

Luego de una larga marcha en medio del frío, la movilización parecía llegar a su fin. Sin embargo, en ese momento dos activistas lograron romper el cerco policiaco. Se habían separado del contingente de manifestantes a fin de evadir la vigilancia policiaca.

Naturaleza y medio ambiente

Tiempo de actuar

Los activistas habían logrado su objetivo: parar por un día parte de las actividades en la mina de Hambach. Pero se desconoce si esto tendrá algún efecto en las políticas que serán elaboradas durante la COP23 en lo que a la explotación del lignito a largo plazo se refiere.

Temas