Duterte dice que obispos católicos "son inútiles" e invita a matarlos

Posteriormente, el presidente filipino señaló que la Iglesia católica era la institución "más hipócrita del mundo" y que "el papa lo sabe". También aseguró que 90 por ciento de los sacerdotes eran homosexuales.

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, arremetió de nuevo contra los obispos católicos al afirmar que "son inútiles" y animó a matarlos, en un país donde el 85 por ciento de la población profesa el catolicismo.

"Sus obispos, mátenlos. Esos bastardos son inútiles. Lo único que hacen es criticar", aseveró este miércoles (05.12.2018) el mandatario en un discurso en Manila, cuya transcripción fue difundida este jueves por la oficina presidencial.

Casi todos los sacerdotes católicos "son homosexuales"

En un acto posterior, el presidente señaló que la Iglesia católica era la institución "más hipócrita del mundo" y que "el papa lo sabe". Asimismo, Duterte aseguró que el 90 por ciento de sus sacerdotes "son homosexuales".

La Conferencia de Obispos Católicos de Filipinas ha rehusado responder a los comentarios de Duterte: "No queremos añadir más leña al fuego. Cualquier comentario solo exageraría el asunto", indicó este jueves en un comunicado un portavoz de la conferencia episcopal, Jerome Seciliano.

El portavoz presidencial, Salvador Panelo, defendió este jueves que las palabras de Duterte no hay que entenderlas como algo literal, sino como el empleo de una "hipérbole" para lograr un "efecto más dramático" en sus comentarios.

Insultos de Duterte contra la Iglesia católica no son nuevos

Hace sólo dos semanas, el presidente insultó a obispos y sacerdotes católicos, con los que mantiene una cruzada verbal desde hace más de un año, al declarar a los filipinos que no deberían ir a la iglesia para "pagar a idiotas".

Días antes, Duterte acusó al obispo de Caloocan, Pablo Virgilio David -uno de sus principales críticos-, de robar para su uso particular las contribuciones que los fieles donaban al arzobispado, a lo que el prelado respondió que el mandatario no sabe lo que dice porque está "enfermo".

El pasado junio Duterte enfadó a muchos fieles filipinos al llamar "estúpido" a Dios y mofarse de algunos dogmas del catolicismo como el pecado original.

Semanas después, inició un diálogo con la jerarquía católica del país y acordaron una "moratoria" en el cruce de acusaciones, una tregua que el presidente ha roto de nuevo.

El enfrentamiento de Duterte con la Iglesia católica se remonta a febrero de 2017, cuando la Conferencia de Obispos criticó la sangrienta guerra contra las drogas y la tildó de "reino del terror", a lo que el presidente respondió llamando a los obispos "hijos de puta".

rrr (efe/dpa/innovation ph)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube | 

Filipinas y la guerra contra las drogas

La zona más deprimente de Manila

Barangay en Caloocan, en el norte de Manila. Fue destruido por un incendio provocado por dos drogadictos, y los vecinos lo reconstruyeron con sus propias manos sin ayuda oficial.

Filipinas y la guerra contra las drogas

En la cárcel

Detenidos por varios delitos en la comisaría de Pasay, en Manila. Bajo el presidente Duterte muchos jóvenes fueron encarcelados o matados por delitos de drogas.

Filipinas y la guerra contra las drogas

Sufriendo las consecuencias

Barangay es una de las zonas más deprimentes y pobres de la capital y con más víctimas en la guerra contra las drogas.

Filipinas y la guerra contra las drogas

Madre soltera

Jocelyn Bellarmino. Perdió a dos maridos en menos de un año, ambos tiroteados por hombres enmascarados que llegaron de noche a su barangay de Caloocan. Sobre la tabla en la imagen conserva los únicos recuerdos de su segunda pareja.

Filipinas y la guerra contra las drogas

El cementerio de Nabotas

Niños juegan en el cementerio de Nabotas, donde son enterradas todas las víctimas de la guerra contra las drogas de los barrios del norte.

Filipinas y la guerra contra las drogas

Una cancha inusual

Todos los días jóvenes juegan voleibol entre las tumbas porque, según dicen, no tienen ningún parque cerca de sus casas.

Filipinas y la guerra contra las drogas

El hijo ya no está

La familia en duelo junto al féretro de Tano en su vivienda en Manila. Mataron al hijo por un delito de drogas.

Filipinas y la guerra contra las drogas

Jugando bingo para el funeral

La familia de Tano organiza entre sus amigos y vecinos un bingo para recaudar dinero para pagar el entierro y funeral. Es una costumbre en Filipinas.

Filipinas y la guerra contra las drogas

Mucho más trabajo

Emong Ramos, de 50 años. Es enterrador en el cementerio de Nabotas desde los 10 años. Dice que su trabajo se ha disparado desde que Duterte llegó al poder. Para él es una buena noticia: cobra por cada entierro.

Filipinas y la guerra contra las drogas

No todos están en contra de Duterte

Rosita Opiasa, 59 años. Líder social en Caloocan y defensora a ultranza de Duterte, a pesar de que uno de sus hijos murió en su campaña contra las drogas. Muestra el tatuaje de la misma organización de la que es miembro Duterte.

Síganos