El fantasma del fracking vuelve a amenazar a Colombia

La necesidad de buscar nuevas reservas de hidrocarburos, ante el peligro que se agoten, ha provocado que Colombia estudie la posibilidad, de nuevo, de desarrollar esta actividad que cuenta con detractores y defensores.

El próximo 7 de junio la Alianza Colombia Libre de Fracking (ACLF) saldrá a la calle para reivindicar que no se implemente el desarrollo de esta práctica en el país. La red, que el año pasado presentó un proyecto de ley para prohibir esta actividad, protestará así a la inclusión de la misma en el plan nacional de desarrollo que se dio a conocer recientemente.

Naturaleza y medio ambiente | 22.10.2018

Según un reporte de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, en 2018 se obtuvo una producción promedio de 865.000 barriles de crudo al día. "Este informe ratifica la importancia de seguir reactivando el sector de hidrocarburos y desarrollar nuevas fuentes que nos permitan asegurar nuestra autosuficiencia energética", dijo la ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez Londoño, en un comunicado el pasado 13 de mayo.

"El gas natural es un combustible fundamental para la transformación energética. (...) Las proyecciones muestran que si no encontramos nuevas fuentes en 2021-2023, podríamos necesitar gas importado para suplir la demanda de gas domiciliario en algunas zonas del país, a un precio de más del doble del costo interno", alertó.

Así, el gobierno colombiano anunció que reactivará la exploración en la superficie terrestre del país y el análisis de proyectos piloto de investigación de yacimientos no convencionales. Esta última decisión ha provocado un gran malestar social debido a que, durante la pasada campaña electoral, el presidente Iván Duque se comprometió a no desarrollar esta actividad en el país.

Naturaleza y medio ambiente | 27.05.2018

“La explotación de hidrocarburos ha sido el modelo económico preferido durante las últimas décadas”, recordó a DW Florian Huber, Director de la oficina de Colombia de la Fundación Heinrich Böll. Por eso, el fracking es “un asunto prioritario de política pública porque están en juego bienes comunes como el agua, el aire y los suelos; la salud pública, los impactos de la dependencia económica de los hidrocarburos y la construcción de paz”.

Now live
04:26 minutos
Hecho en Alemania | 14.05.2014

La alternativa de la fracturación hidráulica- ¿riesgo para...

Ventajas e inconvenientes del fracking

Las estimaciones sobre el aporte de estas reservas son elevadas. “De 2.400 a 7.000 millones de barriles serían adicionados al portafolio actual, un incremento importante en la autosuficiencia por alrededor de 10 años”, detalló a DW, Carlos Alberto Leal Niño, presidente de la Asociación Colombiana de Ingenieros de Petróleos. “Con la venta del crudo vamos a tener unos ingresos de 10.000 millones de dólares en 15 años. Esto sin contar toda la inversión que se genera en el país, unos 5.000 millones por año, por el desarrollo de esta actividad, además de las fuentes de empleo que se generarían en las regiones productoras”, subrayó.

No obstante, para Juan Manuel Rengifo, investigador del Observatorio de Conflictos Ambientales (OCA) de Colombia, “económicamente no se justifica que los ingresos de la nación sigan dependiendo en gran medida del sector extractivo, y particularmente de los hidrocarburos, un recurso escaso en Colombia”.

El investigador enumera algunos riesgos a tener en cuenta como la “afectación a la calidad y cantidad de agua, contaminación del aire, afectación al modo de vida de las comunidades”. No obstante, para Leal, “los casos que realmente han sido reportados, son muy aislados, no concluyentes” y llamó a “hacer unos pilotos, como fueron recomendados por el Consejo de Expertos, en el cual podamos evaluar todos y cada uno de los impactos que puedan a llegar ser definidos dentro de las actividades de exploración y explotación de los recursos”.

Camiones transportan agua y productos quimicos para la fractura hidraulica en el límite del área protegida Auca Mahuida (Argentina).

Conflicto de intereses

Desde el Ministerio de Minas y Energía, aseguran que se ha buscado “generar una discusión y una evaluación científica, responsable y rigurosa sobre el tema”. Para ello, el pasado mes de noviembre, el gobierno creó una comisión de expertos que ha analizado y formulado recomendaciones. Igualmente, asegura que se han llevado llevado a cabo una revisión del marco regulatorio técnico y ambiental existente, así como un análisis de la seguridad energética del país.

Sin embargo, desde el OCA, Rengifo critica que la mayoría de miembros de dicha comisión son “personas vinculadas con el sector de minas y energía”. Aunque considera que “no es negativo por sí mismo”, reconocen que “pueden sesgar las conclusiones a las que llegaron”.

¿Cómo influye la participación de políticos en empresas privadas, quienes después regresan a la política? “Las 'puertas giratorias' muestran la cercanía entre las políticas gubernamentales y los intereses económicos de las grandes empresas petroleras en el país”, asegura Huber. “Las consultas populares, que ofrecían un mecanismo de participación política democrática y decentralizada, de cierta forma habrían podido tener un importante papel como contrapesos a la toma de decisiones gubernamentales a nivel nacional”, explicó a DW. “Lamentablemente, la Corte Constitucional, cuyos nuevos magistrados electos provienen del sector empresarial y gubernamental, decidieron declarar la improcedencia de estos mecanismos”, agregó.

Para el senador Jorge Eduardo Londoño, de la Alianza Verde, la sociedad civil será clave para “parar esta andanada contra la naturaleza”. En este proceso cuenta con diversos apoyos. “El Consejo de Estado ya ha emitido un pronunciamiento en el cual pide que se suspenda la fracturación hidraúlica. La Contraloría General de la Nación también emitió un concepto y el Consejo Judicial también está continuando los esfuerzos de la prohibición de la fraturación hidraúlica”, dijo a DW.     

(CP)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

¡Lo que el carbón se llevó!

Rompiendo el corazón de la naturaleza

Gigantes excavadoras de rueda, de 240 metros de largo y unos 100 metros de alto, se abren paso a través de la tierra fértil para sacar el controvertido carbón mineral o lignito, utilizado para calmar la sed de energía de un país industrializado como Alemania.

¡Lo que el carbón se llevó!

Obra en movimiento

El lignito es almacenado a cielo abierto en capas, como aquí en Hambach, por debajo de 400 metros de grava, arena y arcilla. Luego es transportado en cintas a las centrales eléctricas cercanas para generar electricidad. En el fondo, vemos una zona de recuperación del paisaje. Esta región renana produce el 13 por ciento de la electricidad de Alemania.

¡Lo que el carbón se llevó!

Mucha energía perdida

Vertedero de cenizas de la central eléctrica de lignito Weisweiler. Las centrales eléctricas de carbón solo alcanzan una eficiencia del 45 por ciento. El 55 por ciento de la energía se pierde durante la combustión. Expertos critican el mal balance de gases de efecto invernadero y las altas emisiones contaminantes de dióxido de carbono.

¡Lo que el carbón se llevó!

Más contaminación, más empleos

Según datos de RWE, dicha empresa eléctrica da empleo a 11.000 trabajadores en esta zona minera de Renania. La industria del lignito en Alemania cuenta con unos 21.400 empleados.

¡Lo que el carbón se llevó!

Lo que quedó del pueblo...

Lohn, en cercanías de Eschweiler, fue dragado totalmente. Los 690 habitantes tuvieron que abandonar sus hogares debido a la explotación de lignito. Ellos fueron trasladados a unos pocos kilómetros de distancia a Nueva Lohn, un pueblo construido para los habitantes que perdieron su terruño.

¡Lo que el carbón se llevó!

En defensa de la naturaleza y el medio ambiente

Ambientalistas exigen terminar gradualmente con la explotación de carbón mineral que se traga el paisaje y acelera la producción de gases invernadero. Pero RWE tiene una licencia para explotar lignito en la zona renana hasta el año 2045.

¡Lo que el carbón se llevó!

Buscando recuperar los cultivos

Las tierras cultivables destruidas por la minería a cielo abierto son, en algunos casos, recuperadas con nuevas plantaciones. Tras un período de preparación de siete años RWE siembra allí plantas pioneras como la alfalfa. Estas plantas aflojan el suelo y lo enriquecen con nitrógeno.

Contenido relacionado

Síganos