El ranking económico de la UE

Faltando poco para las elecciones europeas, el crecimiento económico del bloque comunitario se acelera y su mercado laboral se revitaliza. ¿Qué rol jugarán estos desarrollos en las urnas? Un análisis de Andreas Becker.

En términos económicos, los habitantes de la Unión Europea (UE) tienen razones para estar preocupados en este momento: el conflicto comercial entre Estados Unidos y China, la amenaza constante del gigante norteamericano de imponer aranceles extraordinarios, el "brexit” con todas sus implicaciones y, por si fuera poco, las secuelas de la crisis financiera de 2008, que continúa extendiendo su sombra sobre la Unión Económica y Monetaria (UEM) del bloque comunitario.

En el segundo semestre de 2018, el poder económico de los europeos creció muy poco. Alemania, la más grande economía del Viejo Continente, se salvó milagrosamente de caer en recesión. Faltando pocos días para las elecciones comunitarias, la Oficina Europea de Estadísticas (Eurostat) anunció que ya no había motivo de alarma: en los primeros tres meses de 2019, la economía volvió a tomar impulso: la de Alemania creció en un 0,4 por ciento y la de la UE, en un 0,5 por ciento.

La sede de la Comisión Europea, en Bruselas.

Menos crecimiento en 2019

Ni el Ministerio de Economía de Alemania ni la Comisión Europea se han atrevido a soltar suspiros de alivio. Berlín advirtió que no había motivos para dejar de estar alertas y un informe publicado por Bruselas este mes pronostica un crecimiento mucho más lento para el año en curso. Esos augurios son un reflejo de las previsiones globales del Fondo Monetario Internacional (FMI) y otros organismos. Si a la economía mundial no le va bien, a la europea no le puede ir mejor: la UE y la eurozona (UEM) son "altamente dependientes de la demanda externa”, explica la Comisión Europea en su estudio.

El panorama se oscurece aún más al considerar otros problemas locales como el debilitamiento de la industria automotriz, tensiones sociales, inestabilidad política e incertidumbres, como la propiciada por la salida de Gran Bretaña del Club de los 28. Es esa constelación de factores la que limita las probabilidades de crecimiento en Europa: 0,5 por ciento en Alemania, con sus abatidos fabricantes de coches; 0,1 por ciento en Italia, con su Gobierno de populistas de izquierda y derecha.

Víktor Orbán (izq.) y Mateusz Morawiecki, los mandatarios de Hungría y Polonia, respectivamente.

Polonia y Hungría, gracias a la UE

En comparación con Alemania e Italia, y a pesar de las protestas sostenidas de los "chalecos amarillos”, a Francia le irá bien este año; se estima que su economía crecerá en un 1,3 por ciento. Pero los países que mejor suerte correrán en 2019 serán Polonia (4,2 por ciento) y Hungría (3,7 por ciento), ambos regidos por Gobiernos acusados por la Comisión Europea de erosionar las bases del Estado de derecho en sus territorios. Con esas cifras, tanto el partido del primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, como el del húngaro, Víktor Orbán, pueden lanzar una campaña exitosa de cara a los comicios europeos.

Queda en manos de la Comisión Europea y de la prensa continental dejar claro que el crecimiento de estas dos naciones no se debe únicamente a su saludable demanda comercial interna o a la estabilidad de su mercado laboral, sino también a los miles de millones de euros en subvenciones que Polonia, Hungría y otros Estados europeos orientales reciben constantemente de Bruselas.

Los niveles de desempleo se mantienen muy bajos en Polonia, Hungría, Alemania y los Países Bajos. En este sentido, la situación sigue siendo problemática en el sur de Europa, sobre todo en Grecia, Italia y España. A lo largo de este año, la Comisión Europea anticipa una tasa de desempleo del 7,7 por ciento en la UEM y una del 6,5 por ciento en la UE, incluida Gran Bretaña. Se esperan lentas mejorías para 2020: si se llega a un 7,3 por ciento de desempleo, se habrá retornado al nivel vigente antes de la crisis financiera de 2008, esgrime la Comisión Europea.

Todos los acontecimientos en desarrollo incidirán sobre las elecciones europeas, pero también estas pueden atizar aún más la incertidumbre económica. Si los Gobiernos aplican políticas no sostenibles después de los comicios, y si aumenta la inseguridad política, existe el riesgo de que inversionistas privados alcen vuelo con su dinero hacia otros lugares, dice el reporte de la Comisión Europea. 

(erc/cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube 

Destinos europeos para 2019

Alemania: el centenario de la Bauhaus

En 2019, la pionera de la pedagogía modernista en el campo de la arquitectura y el diseño multidisciplinario (gráfico, industrial, textil) celebrará el centenario de su fundación. Las tres ciudades donde esta escuela prosperó –Weimar, Dessau y Berlín– ofrecerán grandes exhibiciones alusivas. Dos nuevos museos abrirán en Weimar y Dessau. Más de 660 eventos tendrán lugar en 350 urbes diferentes.

Destinos europeos para 2019

Francia: Menton, una ciudad se viste de amarillo

En otras parte de Europa es el Carnaval lo que ahuyenta al invierno. En la ciudad de Menton, esa es la tarea del color amarillo. En la Fête du Citron (del 16 de febrero al 3 de marzo), los jardines de la localidad son decorados con esculturas de frutas cítricas. Y cada año el tema dominante es distinto. Carrozas festivas recorren sus calles animando a los presentes a cantar y bailar.

Destinos europeos para 2019

Italia: la vieja Matera

Esta localidad del sur de Italia es un laberinto de casas de piedra, una delicia visual de siete mil años, una de las ciudades más antiguas del mundo. Las viejas casas-cueva conocidas como sassi son únicas en su estilo; fueron declaradas Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1993. Este año, Matera celebrará su elección como Capital Europea de la Cultura con numerosos eventos.

Destinos europeos para 2019

Bulgaria: Plovdiv, milenaria

Plovdiv es la otra Capital Europea de la Cultura 2019. Muchos la consideran uno de los secretos mejor guardados del continente, a pesar de su edad: más de 6.000 años de historia urbana. El casco viejo de Plovdiv es descrito como el más bello de Bulgaria.

Destinos europeos para 2019

España: el Museo Nacional del Prado cumple 200

En 2019, una de las pinacotecas más importantes cumplirá 200 años: el Museo Nacional del Prado. Sus instalaciones acogen a una de las colecciones de arte europeo más extensas; con obras concebidas entre el siglo XII y el XIX. El bicentenario estará marcado por exhibiciones mayores de las obras de Velázquez y Goya, entre otros. Una muestra dedicada a la historia del museo arranca en noviembre.

Destinos europeos para 2019

Francia: el Año de Leonardo da Vinci

¿Francia? ¡Pero si Leonardo era italiano!... Así es, pero el genio universal murió en Francia hace quinientos años y su pintura más famosa, la Mona Lisa, está colgada en el Louvre de París. Es allí donde está siendo organizada una exhibición de grandes proporciones de Leonardo da Vinci. La meta es que todas sus obras maestras terminen expuestas en sus paredes, pero Italia sigue teniendo reservas.

Destinos europeos para 2019

Polonia: Cracovia en el paladar

A lo largo de 2019, la ciudad polaca llevará orgullosamente el título de Capital Europea de la Cultura Gastronómica. Sus abundantes restaurantes y las delicias de su cocina callejera serán una constante tentación para los visitantes. El Festival Pierogi (del 26 al 28 de julio) ofrecerá oportunidades de sobra para degustar ese plato (foto), considerado un plato nacional.

Destinos europeos para 2019

Gran Bretaña: el cielo sobre Portsmouth

Quien quiera disfrutar del espectáculo que ofrecen mil y una cometas surcando el cielo con sus múltiples colores y formas debería visitar la ciudad británica de Portsmouth en el verano. El festival de cometas que tiene lugar allí (10 y 11 de agosto) reúne a profesionales de todas partes del mundo. Ese multiculturalismo se nota al elevar la vista hacia el firmamento.

Destinos europeos para 2019

Francia: los tesoros de Lille

Coleccionistas, amantes de las antigüedades y cazadores de gangas deberían marcar esta fecha en sus calendarios: cada año, en el primer domingo de septiembre, las calles de Lille son ocupadas por el mercado de pulgas más grande de Europa. La mercancía, desplegada a lo largo de cien kilómetros, atrae anualmente a unos dos millones de visitantes.

Destinos europeos para 2019

Los Países Bajos: el año de Rembrandt

¿Un “lifting” con motivo de la conmemoración? Eso es lo que el Rijksmuseum de Ámsterdam le regalará a Rembrandt este año, cuando se cumplen tres siglos y medio de su muerte (4.10.1669): A partir de julio, la pintura más famosa del artista, “La ronda nocturna”, será restaurada en una cámara de cristal, a la vista de los visitantes del museo. El proceso también será transmitido en vivo vía Internet.

Destinos europeos para 2019

Alemania: un muro de sonido

El 9 de noviembre de 2019 se cumplen 30 años de la caída del Muro de Berlín. En toda Alemania se conmemorará ese suceso. Berlín está planeando una “fiesta de la música”. La idea es montar tarimas a lo largo del espacio que antes ocupó ese muro para que cientos de conciertos tengan lugar, con profesionales y amateurs tocando para todo el mundo bajo la premisa de que la música no conoce fronteras.

Destinos europeos para 2019

Finlandia: Rovaniemi

Rovaniemi está cubierta de nieve seis meses al año. Se dice que Santa Claus eligió vivir allí porque la nieve crea una atmósfera pacífica. Lo bueno es que la casa de Santa Claus está abierta al público todos los días para que los visitantes vean cómo él y sus ayudantes trabajan. Si usted quiere, también puede pasar la noche allí. Esa es la manera ideal de disfrutar el espíritu de la Navidad.

Síganos