Jubilados protestan en Grecia contra nuevos recortes

Centenares de jubilados griegos se manifestaron este viernes (06.10.2017) en el centro de Atenas contra los sucesivos recortes de pensiones aplicados desde la firma del primer rescate en 2010, que ha llevado a que la pensión media haya quedado en unos 900 euros brutos al mes. La manifestación se produjo ante el Tribunal Supremo Administrativo, que precisamente esta jornada analiza la reforma del sistema de pensiones aprobada el año pasado.

Decenas de asociaciones de jubilados habían presentado varios recursos de inconstitucionalidad contra esta reforma. Según estas asociaciones, si se suman los recortes previstos en 2019 las pensiones se habrán reducido en hasta un 70 por ciento en los años de aplicación de los programas de rescate.

Las pensiones habrán sufrido desde 2010 hasta 2019, cuando se aplicarán los últimos recortes aprobados, 13 tijeretazos, que suman, según los analistas, 50.000 millones de euros (alrededor el 25 por ciento del PIB). "Desde mi jubilación no ha habido dos meses seguidos en los que haya cobrado la misma cantidad", dijo a EFE Petros, agente de Policía que se retiró tras 36 años de servicio en 2011. Lo peor, según Petros, es que "no hay nadie que pueda garantizar que no habrá nuevos recortes en el futuro".

Los jubilados afirman que con las reducciones previstas perderán hasta tres mensualidades de su pensión. Según las estimaciones de los especialistas, los recortes oscilarán entre un 7 por ciento para los jubilados que tenían salarios bajos y un 40 por ciento para profesores de universidad, uniformados y médicos de hospitales públicos.

Temas

Mijalis, un autónomo que se jubiló en 2008, con 35 años de cotizaciones, explica que en los últimos años ha perdido el 20 por ciento de su pensión y se ha quedado con unos ingresos mensuales de 1.000 euros brutos. En el lado opuesto del escalafón se encuentran casos como el de un amigo suyo que tras 38 años de cotización cobraba 3.500 euros brutos antes de la crisis. Ahora su pensión se ha quedado en 1.450 euros brutos.

La reforma de pensiones que los acreedores venían exigiendo desde 2010 y que el Gobierno de Syriza aprobó en mayo de 2016 pretende ahorrar 1.800 millones de euros anuales. (EFE)

Turistas

Las reservas de último minuto se han desplomado. Pero la crisis económica no ha disuadido a todos de viajar a Grecia. Estos viajeros esperan su turno en el aeropuerto alemán de Dusseldorf. Gracias a destinos como Salónica, Rodas y Santorini, el país sigue recibiendo un gran número de turistas. El turismo es responsable del 18 por cientodel PIB del pais y emplea a más de 900.000 personas.

Familiares

"Voy a visitar a mis abuelos. Me gusta Grecia, creo que es hermosa pero prefiero vivir en Alemania", dice Fotios Matentzoglou. Como muchos otros, Matentzoglou tiene familiares que han sido seriamente afectados por la crisis económica griega.

Nada como volver a casa

“Vuelvo a Grecia, a mi familia, a mis amigos, a pasarla bien y nada me lo impedirá”, dice Nefeli Vitou antes de abordar su vuelo. Nefeli estudia en Alemania y trata de pensar positivo pese a la grave crisis que vive su país.

Negocios

"En mi caso, es un viaje de negocios. Tengo que trabajar allí por un par de días sy luego regreso. Me gusta el país y su gente, así que me alegra viajar a Grecia", dice André Juchum. Como scout del club Schalke 04 de la Bundesliga, Juchum asistirá a un campeonato de fútbol sub-19 de la UEFA que tiene lugar en Grecia y espera toparse allí con jóvenes y prometedores talentos.

Dinero en efectivo

"Llevamos mucho efectivo porque no sabemos si podremos usar nuestras tarjetas, pero creemos que será seguro", dice Gitte Brunswicker, quien viaja de vaciones con su hija. El anuncio del referendo del pasado domingo vino acompañado de estrictos controles de capital. Los bancos están cerrados y el servicio de cajeros automáticos limitado. Por eso, muchos viajeros llevan su presupuesto en efectivo.

Esperanza

"Hay esperanza de que las cosas seguirán su curso. Nosotros, los griegos, somos gente optimista. Las aguas tomarán su nievle en el país. Se ha hablado mucho sobre si permaneceremos o nos expulsarán [de la zona auro], pero el mundo seguirá girando sea como sea", dice Katerina Topalidis, dueña de un restaurante griego en Alemania.

Solidaridad

"Aún no he reservado una habitación de hotel porque me gustaría que los griegos recibieran el dinero, no una compañía europea", dice Heike Bohe. A pesar de los turistas, los negocios locales siguen sufriendo. Las reservas de última hora de este año cayeron un 40 por ciento comparadas con el mismo período de 2014.

Vacaciones de crisis

"Por un lado, uno quiere pasarla bien. Queremos pensar que las dos semanas que pasaremos allí, estaremos bien, serán perfectas. Pero entendemos la dura situación económica de Grecia y el temos de los griegos," dice Frederic Frese, quien se dirige a Rodas con su familia.

Contenido relacionado