La desigualdad, el “cáncer” que frena el desarrollo sostenible en América Latina

La desigualdad impide la implementación de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en América Latina. Un evento en Bonn, Alemania, reunió a expertos de más de 150 países que presentaron los últimos avances.

Fin de la pobreza, hambre cero, educación de calidad, igualdad de género, trabajo decente y crecimiento económico, y ciudades y comunidades sostenibles, son, entre otros, algunos de los 17 objetivos de desarrollo sostenible de Naciones Unidas, que constituyen la base de la agenda de desarrollo 2030 que entró en vigor en 2016.

Naturaleza y medio ambiente | 18.03.2019

El Global Festival of Action, un evento celebrado del pasado 2 al 4 de mayo en la ciudad alemana de Bonn, dio cuenta del avance de los mismos con la participación de expertos de más de 150 países de todo el mundo. Y es que, a pesar de llevar en marcha tres años, la implementación de estos objetivos debe superar algunos obstáculos en América Latina.

El primero de ellos es el desconocimiento. "El nivel de conocimiento de la Agenda 2030 es muy bajo”, lamentó en entrevista a DW Juan Somavia, exdirector de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Según el chileno, se trata de una cuestión conocida por organizaciones y sociedad civil que se ocupan de ese asunto. Sin embargo, "necesitamos un ciudadano informado y organizado en este tema. Hay que crear las condiciones para que eso ocurra”, agregó.

Somavia considera que, una vez que el ciudadano dispone de información y desarrolla conocimiento, puede "pasar a la conciencia del problema y a la acción”. Por este motivo, argumentó que estos objetivos deben abordarse "no solo desde campañas publicitarias de los gobiernos”. "El ciudadano tiene que participar en las decisiones”, afirmó, reclamando la creación de espacios locales para discutir estos temas.

Gabriela Cuevas Barrón apuntó a la corrupción como barrera de los ODS.

No obstante, "los gobiernos no están acostumbrados a empoderar a los ciudadanos de esa manera”, aseguró a DW Gabriela Cuevas Barrón, presidenta de la Unión Interparlamentaria. Igualmente, apuntó a la impunidad y seguridad, así como a la corrupción, como factores que impiden alcanzar los ODS en la región. "Otro enorme cáncer es la desigualdad”, criticó la también senadora mexicana.

Un aspecto con el que coincide Emilia Saiz, Secretaria General de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos. "Las desigualdades están totalmente afincadas en América Latina”, afirmó a DW. No obstante, "la Agenda 2030, más allá de los ODS, es en realidad una buena hoja de ruta, un nuevo contrato social, para abordar los temas endémicos, no solo la superficie”, consideró.

"El marco de los ODS es muy adecuado para organizar todas las políticas públicas,” dijo a DW, por su parte, Cristina Gallach, Alta Comisionada para la Agenda 2030 en España. Los países "tienen que trabajar temas de pobreza, guerra, producción, conocimiento”, agregó. Consideró que aunque la agenda plantea grandes retos, la región se puede beneficiar de la misma para superar las desigualdades.

La organización de Roberto Bissio controla el cumplimiento de promesas de los gobiernos.

Sin embargo, para Roberto Bissio, coordinador de la organización Social Watch, "la falta de capital termina de socavar la agenda”. Así explicó que mientras que los gobiernos están presionados por implementar dicha agenda, para ello necesitan atraer inversiones extranjeras a las que deben exonerarse impuestos. No obstante, "si los gobiernos cobran impuestos (a las empresas) pueden hacer políticas sociales, esa es la discusión real de esta agenda”, apuntó el experto uruguayo.

Una receta que también apoyó Cuevas Barrón, que abogó por combatir la corrupción y destinar presupuestos en "salud, educación y vivienda de las personas que más necesitan”. 

Uniendo manos para hacer avances

Bissio lamentó que la región se caracterice por el asesinato de cientos de líderes medioambientales y de derechos humanos. "Es trágico, pero también indica que esta actividad es suficientemente efectiva para molestar a los poderosos”, recalcó recordando que este hecho ha derivado en la firma del Acuerdo de Escazú, que pretende proteger a este colectivo.

Así, subrayó el papel de presión pública que ejerce la sociedad civil. "El Salvador prohibió la minería totalmente como resultado de este tipo de campañas”, se congratuló. No obstante, lamentó el "conjunto de avances que no se reconoce”. Entre ellos mencionó la producción de 100% de energías renovables en Uruguay y Costa Rica, y la evolución del movimiento feminista con "miles de personas manifestando a favor de la legalización del aborto en Argentina, curiosamente en una región conocida por el machismo”.

En este sentido, la presidenta de de la Unión Interparlamentaria reconoció que en la región "le damos importancia a la mujer”. "Detrás de Ruanda, tres países de la región encabezan la mayor representación de mujeres en parlamentos: Cuba, Bolivia y México", se congratuló.

Cristina Gallach recogió un premio que reconoce la campaña “Cuenta atrás Agenda 2030” del gobierno español.

En lo que respecta al sector privado, "notamos que a nivel de las empresas hay un interés en transformar procesos internos y adaptar la sostenibilidad”, dijo Gallach. "El tejido económico industrial tiene que abrazar a los ODS”, reclamó, recordando los impactos en la explotación de recursos naturales.

Finalmente, Emilia Saiz destacó los esfuerzos que están llevando a cabo las ciudades latinoamericanas. Así, subrayó el "acercamiento de la cultura a los jóvenes en institutos de Buenos Aires, el acceso a la vivienda concibiéndola como derecho y no como inversión en Montevideo, el trabajo de espacio público y de derecho a la ciudad  de Ciudad de México y el trabajo al transporte público de Medellín”.

(cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

América Latina: ubicando los barrios ilegales, para poder ayudar a sus habitantes

Tecnología que identifica asentamientos

La ONG latinoamericana TECHO busca visibilizar la pobreza y la desigualdad de los asentamientos informales de América Latina. Una tarea urgente de reconocimiento de una población postergada y segregada de los beneficios de las grandes ciudades. Al trabajo en terreno, la organización ahora suma el análisis de imágenes con ayuda de una aplicación computacional.

América Latina: ubicando los barrios ilegales, para poder ayudar a sus habitantes

Mapeo satelital

Sobre todo en grandes urbes, el análisis de imágenes satelitales facilita la labor de detección de asentamientos. Una mirada a través del tiempo es clave para reconocer cómo crecen las ciudades, reconocer dónde se ubican nuevos campamentos ilegales y conocer las características del terreno y sus accesos. Esta imagen aérea de Asunción, Paraguay, de 2010, es muy distinta a...

América Latina: ubicando los barrios ilegales, para poder ayudar a sus habitantes

La realidad actual

… esta foto de 2017, donde aparecen nuevas poblaciones en torno a los caminos. Desde el aire, sin embargo, no es tan fácil distinguir si se trata de urbanizaciones formales o asentamientos que crecieron a base de viviendas precarias, donde los pobladores mayoritariamente no cuentan con títulos de dominio ni servicios básicos de agua, luz ni alcantarillado.

América Latina: ubicando los barrios ilegales, para poder ayudar a sus habitantes

Mapeo social

La aplicación AP-Latam, desarrollada por jóvenes emprendedores argentinos, es capaz de identificar con gran rapidez determinadas características, como el tipo de techumbre, la densidad o la falta de calles pavimentadas, que indican la presencia de asentamientos. Aquí, marcados en rojo en una imagen satelital de Buenos Aires.

América Latina: ubicando los barrios ilegales, para poder ayudar a sus habitantes

La vida en los asentamientos

El mapeo permite direccionar el trabajo de los voluntarios, que por medio de encuestas recogen información sobre la situación del campamento: si los vecinos tienen acceso a servicios básicos y título de propiedad de su terreno, cómo es la calidad de la vivienda y qué organizaciones vecinales existen, entre otros datos que permiten conocer la realidad de estas poblaciones.

América Latina: ubicando los barrios ilegales, para poder ayudar a sus habitantes

Junto al muro de la vergüenza

El Distrito Central de San Juan de Miraflores, en Lima, es una de las cinco zonas de mayor concentración de pobreza urbana en Perú. Un estudio de TECHO en este sector identificó 138 asentamientos populares, donde residen más de 12.300 familias. Aquí se encuentra el llamado “muro de la vergüenza”, que los separa de un acomodado barrio de la capital.

América Latina: ubicando los barrios ilegales, para poder ayudar a sus habitantes

Servicios restringidos

En San Juan de Miraflores, nueve de cada diez asentamientos estudiados no cuenta con acceso seguro a la red pública de agua ni está conectado a la de alcantarillado. El 76% se abastece a través de camiones cisterna y el 74% utiliza un silo o letrina para evacuar sus necesidades. Cuatro de diez asentamientos populares no cuenta tampoco con acceso seguro a electricidad, con medidor domiciliario.

América Latina: ubicando los barrios ilegales, para poder ayudar a sus habitantes

Organizados en comunidad

Casi la totalidad de los asentamientos cuenta con juntas vecinales, según estudios de TECHO. “A través de la autogestión de sus territorios, las comunidades buscan acceder a sus derechos, construir soluciones a las problemáticas que enfrentan y contribuir a la consecución de una sociedad más justa y sin pobreza”, indica la organización. Aquí, una reunión comunitaria en Oaxaca, México.

América Latina: ubicando los barrios ilegales, para poder ayudar a sus habitantes

El futuro en sus manos

Junto con voluntarios de TECHO, las familias construyen viviendas más dignas. La ONG brinda apoyo a las organizaciones comunitarias en sus esfuerzos por obtener acceso regular a agua, luz y saneamiento. Los vecinos también desarrollan diversos proyectos, como equipamiento urbano, escalinatas, encaminamientos, plazas y parques.

Síganos