Morir solitariamente en Alemania: una tendencia en aumento

Ningún familiar en el entierro, ningún amigo, ningún compañero: en Alemania, cada vez más personas están siendo sepultadas en funerales a cargo de la Oficina de Orden Público. Las razones no son solo demográficas.

Nadie lo extrañaba. El cuerpo de un hombre de 46 años fue encontrado hace más de ocho meses tras morir solitariamente en su apartamento en Gelsenkirchen, una ciudad en la región del Ruhr, el área industrial más grande de Alemania. Cuando Zuzanna Hanussek habla de él, su voz viva y enérgica se vuelve más tranquila. "Me sorprende que incluso los vecinos no hayan notado nada, o que hayan permanecido totalmente indiferentes. Cada vez más personas simplemente desaparecen de nuestra sociedad, y a nadie le importa. No solo sus muertes pasan inadvertidas, sino también sus vidas", dijo Hanussek, una pastora protestante, a DW.

Ciencia | 22.11.2018

Ningún pariente o amigo en la tumba

Solo hay dos cosas que Hanussek sabe sobre este hombre de Gelsenkirchen: su nombre y su dirección. No se encontraron familiares ni amigos. Ni siquiera sus vecinos pudieron o quisieron proporcionar más información.

Hanussek le dio una despedida final compasiva y digna ofreciéndole una ceremonia junto a un sacerdote católico en un cementerio de Gelsenkirchen. La urna que contenía sus cenizas fue enterrada en un funeral de "orden público". Detrás de este término burocrático seco a menudo hay destinos trágicos como el del hombre de 46 años: se trata de funerales que son financiados por la Oficina de Orden Público del municipio respectivo. 

"No hay estadísticas nacionales sobre estos funerales en Alemania", dijo a DW Stephan Neuser, secretario general de la Asociación Federal Alemana de Funerarias. "Pero dado que más del 80 por ciento de las funerarias en Alemania son miembros de nuestra organización, tenemos una visión general de los desarrollos relacionados con los funerales, y vemos que hay cada vez más exequias de este tipo en Alemania, especialmente en áreas de alta densidad de población".

Now live
04:29 minutos
Hecho en Alemania | 24.04.2019

¿Cuánto cuesta morirse?

Este desarrollo es particularmente sorprendente en Hamburgo, la segunda metrópoli más grande de Alemania. Según los datos proporcionados por los cementerios de la ciudad, el número de funerales a cargo de la Oficina de Orden Público en Hamburgo se ha duplicado entre 2007 y 2017 (el año pasado, superó los 1.200). En el mismo período, la Oficina de Orden Público en Colonia, la ciudad más grande del estado de Renania del Norte-Westfalia, también registró un aumento en estos funerales, de 486 a 636. En la capital alemana, estos números aumentaron de 1,979 en 2012 a más de 2,300 en 2016, dijo a DW el vocero de la Administración de Salud, Atención e Igualdad del Senado de Berlín.

Aislamiento y pobreza

"El aumento en estos funerales está conectado a factores demográficos: las personas en Alemania viven más tiempo que en épocas anteriores, y a menudo están solas cuando mueren", dijo Neuser. También señaló que las preocupaciones financieras por los funerales se han vuelto más apremiantes desde 2004, año en que las compañías públicas de seguros de salud en Alemania dejaron de cubrir entierros.

Hoy en día, los familiares cercanos son responsables de pagar el funeral. Si no pueden pagarlo, pueden solicitar ayuda financiera en el departamento de servicios sociales. En contraste con estos "funerales de servicios sociales", los funerales de salud pública se realizan para enterrar o incinerar a aquellos que han muerto solos sin ser reclamados por ningún familiar dentro de un período de tiempo fijo, o si los familiares no están dispuestos a hacer arreglos para el funeral.

"A veces las personas simplemente no pueden lidiar con todo esto", dijo Hanussek, y explicó que los parientes muy pobres "podrían rehuir la solicitud de apoyo financiero en el departamento de servicios sociales, porque los obstáculos son altos, porque lleva algún tiempo y porque toda constancia de ingresos tiene que ser examinada".

Cada municipio de Alemania es libre de decidir cómo conmemorar a estos muertos solitarios: algunos de ellos son enterrados de forma anónima, en otros casos sus nombres se recuerdan de varias formas. A partir de 2014, Hamburgo ha asignado a estas personas lápidas con nombres y fechas de nacimiento y muerte.

El último domingo del año eclesiástico, cuando la Iglesia Protestante en Alemania y Suiza conmemora a los muertos, estos fallecidos son honrados en la iglesia principal de Hamburgo, San Petri, donde se leen sus nombres en voz alta. Una vez al año, muchas de las funerarias que se enfrentan a la triste tarea de organizar las exequias también organizan una ceremonia conmemorativa para los muertos solitarios. En Gelsenkirchen, sus nombres están grabados en "piedras de descanso" gracias a una iniciativa financiada por Ruhesteine e.V.

"Cuidar a otras personas"

Personas comprometidas, como la pastora de Gelsenkirchen, se aseguran de que los muertos más solitarios de Alemania no sean completamente olvidados. En los sermones que pronuncia junto con su contraparte católica en los funerales de orden público, casi no puede decir nada sobre la historia de los muertos; por lo general, poco se sabe sobre el fallecido. "Pero esto es lo que podemos hacer: durante los funerales y otros servicios religiosos, hacemos un llamado a todos para que cuiden de otras personas en su vecindario", dijo.

Hanussek da una despedida final digna a aquellos que mueren solos

Todos pueden contribuir a derribar los muros del aislamiento y prevenir tragedias como la muerte espantosa del hombre en Gelsenkirchen, dice. Todo comienza con cosas muy simples, como saludar a los vecinos. Para alentar a las personas a que se comuniquen entre sí, Hanussek ha iniciado en Gelsenkirchen un proyecto llamado "Vecinos que ayudan a los vecinos".

"En la primera fase, un trabajador social visita regularmente a las personas en sus hogares y reúne a los vecinos. Después de congregarse un par de veces, comienzan a construir relaciones, algo que no hacen por su cuenta", dijo Hanussek. Otro de los proyectos de la pastora es un café gratuito para personas que no puedan costearse ir a cafés o pubs normales: "Esto no salva al mundo, pero es un intento de ayudar a las personas a superar su aislamiento".

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

(few/er) 

Cementerios inusuales de Europa

Para artistas: Necrópolis de Kassel

Un cementerio en medio del bosque al norte de Hesse, iniciado por los artistas de la feria Documenta que diseñan sus propias tumbas. Hasta el momento, se han creado nueve obras diferentes de arte funerario. El "Denk-Ort" de Ugo Dossi, por ejemplo, está hecho de placas de acero macizas. Los visitantes pueden transferir los dibujos de la instalación al papel o tela y llevárselos con ellos.

Cementerios inusuales de Europa

Para románticos: Père Lachaise, París

Hojas como juguetes del viento sobre caminos empedrados: el cementerio romántico en la zona noroeste de la capital francesa es más hermoso en otoño. Visitadas por muchos fanáticos de todo el mundo son las tumbas de artistas como Oscar Wilde, Eugène Delacroix, Sarah Bernhardt, María Callas, Edith Piaf, Frederic Chopin, Jim Morrison o el turco Ahmet Kaya: la lista es virtualmente interminable.

Cementerios inusuales de Europa

Para peregrinos: Camposanto Teutónico

Este cementerio dedicado a personas de habla alemana y flamenca es como un oasis con palmeras, alcaparras y adelfas junto a la Basílica de San Pedro, en el Vaticano. Cada centímetro de suelo, así como las paredes del cementerio, está cubierto de lápidas. Entre ellas puede descubrir tumbas especialmente diseñadas con esculturas de ángeles o que representan escenas del Vía Crucis.

Cementerios inusuales de Europa

Para arquitectos: Cimitero Monumentale

Templos griegos, pirámides egipcias y obeliscos que se yerguen hasta 20 metros hacia el cielo: el Cimitero Monumentale, en Milán, hace honor a su nombre. Aquí es donde están enterrados los más ricos, algo que debe quedar claro. Es considerado como el más magnífico y espléndido de todos los cementerios en Italia. De 200.000 metros cuadrados, fue inaugurado hace siglo y medio, en 1866.

Cementerios inusuales de Europa

Para gente con humor: Kramsach, Austria

Los que visitan este museo-cementerio en el Tirol suelen buscar las crípticas inscripciones de la más abigarrada colección de antiguas cruces funerarias. Por poner un ejemplo: "Aquí yace Jakob Hosenknopf, que cayó a la eternidad desde la azotea de su casa". O "aquí Johanna Vogelsang ['canto de pájaro'], que cantó toda su vida, encontró la paz". Por cierto, nadie está en realidad enterrado aquí.

Cementerios inusuales de Europa

Para quienes disfrutaron de la vida: Melaten, Colonia

Este cementerio, utilizado como sitio de ejecuciones en la Edad Media, cuenta hoy con unas 55.000 tumbas. Además del "paseo de los millonarios", con sus ostentosas tumbas de los ricos de Colonia, como la familia Farina, inventora del perfume "Agua de Colonia", se pueden también encontrar adorables esculturas, como este payaso en la tumba de alguien apasionado por el tradicional carnaval local.

Cementerios inusuales de Europa

Para historiadores: el cementerio judío, Hamburgo

Los científicos consideran que este cementerio es único debido a la gran cantidad de lápidas bien conservadas: de las casi 9.000, todavía siguen en pie 6.000. También es el cementerio más antiguo del norte de Europa, donde fueron enterrados los judíos de Sephardi y Ashkenazi. La UNESCO va a examinar este cementerio de 400 años de antigüedad el año que viene como posible Patrimonio de la Humanidad.

Cementerios inusuales de Europa

Para un paseo: el cementerio de Ohlsdorf, Hamburgo

Con una superficie de 391 hectáreas, este es el cementerio rural más grande del mundo. Cerca de dos millones de personas descubren cada año sus impresionantes mausoleos, estanques, esculturas y museo funerario. Desde su inauguración en 1877, se han celebrado casi un millón y medio de funerales. Entre sus 235.000 tumbas se cuentan las del canciller Helmut Schmidt y del dramaturgo Wolfgang Borchert.

Cementerios inusuales de Europa

Para los amantes de la música: el Cementerio Central de Viena

Aquí se reúnen todos los famosos de Austria, entre ellos la "crème de la crème" de la música y la composición, con permiso de Mozart. Beethoven, Brahms, Strauss y Schubert, Arnold Schönberg y, más recientemente, Falco y Udo Jürgens fueron enterrados aquí. El cementerio, que fue inaugurado en 1874, tiene una red de caminos entre las 330.000 tumbas que cubren un total de 450 kilómetros.

Cementerios inusuales de Europa

Para los fanáticos de Mozart: el cementerio de San Marx, Viena

Y aquí es donde podría estar enterrado Mozart, en la tumba de un pobre. 17 años después de su muerte, el 5 de diciembre de 1791, intentó su esposa, Constanze, localizar su tumba por primera vez. Como no estaba marcada, tuvo que confiar en los vagos e imprecisos recuerdos de los trabajadores del cementerio. Por lo tanto, es imposible decir exactamente dónde fue enterrado Mozart.

Cementerios inusuales de Europa

Para clase de literatura: Cementerio Histórico de Weimar

Este cementerio, abierto en 1818, alberga la capilla de los duques de Sajonia-Weimar-Eisenach, que comparten su cámara funeraria con los dos poetas más famosos de Alemania, Johann Wolfgang von Goethe y Friedrich Schiller, aunque el ataúd de este último no contiene realmente sus restos. El cementerio forma parte del Weimar histórico, Patrimonio de la Humanidad, e incluye una capilla ortodoxa rusa.

Síganos