Mosul: mujeres, exorcismos y el Estado Islámico

A pesar de que el Estado Islámico prohíbe cualquier práctica religiosa alternativa, durante su ocupación en Mosul, en Irak, se llevaron a cabo sesiones secretas para que las mujeres exorcizaran sus "demonios".

"Las mujeres todavía vienen a pedir sesiones de exorcismo", dice Othman, el almuédano que, cinco veces al día, llama a los fieles a orar en la mezquita Haiba Khatoon en el centro de Mosul. Othman desempeñó la misma labor durante los tres años en que la segunda ciudad más importante de Irak estuvo ocupada por el Estado Islámico (EI). El almuédano recuerda cómo las mujeres acudían en masa a la mezquita para las sesiones celebradas especialmente para expulsar a los djinn, demonios o criaturas sobrenaturales, según el Corán.

Othman suele estar sentado en los jardines de la mezquita, donde los hombres realizan sus oraciones. Esta concurrida mezquita cerca de la Universidad de Mosul es muy utilizada por comerciantes, estudiantes y viajeros que se pierden una de las oraciones establecidas.

La mezquita parece un lugar demasiado ocupado para las sesiones de exorcismo que se han llevado a cabo allí. Los imanes que regresaron a sus mezquitas después de que el EI fuera expulsado negaron cualquier conocimiento sobre la práctica de ese trito durante la ocupación. "La mayoría de la gente en Mosul no tenía idea de lo que estaba pasando aquí", reveló Othman a DW. "Quizás solo aquellos que regularmente venían a esta mezquita a orar tenían conocimiento", agregó. Las sesiones se llevaron a cabo entre el mediodía y las 3 pm, y solo en la sección de mujeres. "Solo mujeres usan la entrada lateral", indicó Othman.

Se dice que se llevaron a cabo sesiones secretas en la mezquita de Haiba Khatoon

Como almuédano durante el período de ocupación del EI, y por temor a represalias, Othman se mostró reacio a proporcionar su apellido. No obstante, por tener que ingresar cinco veces al día a la mezquita para la llamada, aseguró haber visto a docenas de mujeres extranjeras y locales que asistían regularmente a las sesiones.

Uno de los casos documentados fue el de una joven holandesa que vivía con su esposo, del EI, y sus dos hijos a la vuelta de la esquina en una casa que compartían con otra pareja perteneciente al grupo terrorista. Hoy, la casa sigue en pie, y sus dueños originales han regresado.

Exorcizando a los demonios

Laura H. (cuyo apellido está protegido por la ley holandesa) habló con el escritor holandés Thomas Rueb sobre la experiencia. Rueb posteriormente escribió un libro al respecto, que fue publicado el año pasado. Ella asistió a las sesiones, conocidas como ruqya en el islam, porque dijo que su esposo había abusado de ella, y buscó la causa de su comportamiento dentro de sí misma. Los djinn estaban bloqueando su fe, por lo que estaba cometiendo errores, le dijeron.

Laura H. afirmó haber visto a mujeres quitarse los guantes y sentarse en una pequeña habitación con las palmas hacia arriba. Ella fue testigo de cómo todas cerraban los ojos y el hombre que dirigía la sesión comenzaba a cantar textos del Corán con una voz extraña y aguda, que se tornaba cada vez más fuerte. Asimismo, observó cómo el hombre golpeaba a las mujeres en las palmas de sus manos, un escándalo de acuerdo con las reglas del EI, que prohíbe todo contacto físico entre hombres y mujeres que no estén casados o relacionados.

Ella recuerda cómo una mujer joven cayó en trance y se quitó el velo, otro tabú. Luego, las mujeres comenzaban a vomitar, caían al suelo como si hubieran perdido el control de sus músculos, mientras gritaban, lloraban y reían. Cuando la sesión terminaba después de unos 20 minutos, las mujeres volvían a arreglar sus vestimentas y salían en silencio.

El hombre encargado de dirigir las sesiones era Abu Younis, un sastre de 55 años sin educación islámica, atestiguó Othman. Younis tampoco tenía vínculos con el EI, pero debido a su popularidad, el grupo terrorista le permitió conducir el ruqya en la mezquita. Esto es bastante extraordinario, ya que el grupo había calificado muchas otras prácticas religiosas de shirk, o de idolatría. Asimismo, el EI había prohibido la venta de amuletos con textos coránicos e incluso había ejecutado a aquellos que ofrecían servicios de este tipo por considerar que usaban magia negra.

¿Hizo la vista gorda el Estado Islámico?

Antes del EI, estas habían sido prácticas comunes para los sunitas en Mosul y en otras partes de Irak. Para las mujeres que deseaban desesperadamente un hijo, o para personas con enfermedades, era requerido que visitaran a un imán u hombre santo para recibir un amuleto y una oración. Otras rezaban en las tumbas de santos. Según testigos en Mosul, las sesiones de exorcismo de djinn también eran comunes, especialmente entre sufíes. Pero el sufismo, una rama del islam sunita que está más abierto al ocultismo, estaba prohibido por el EI, al igual que todas las demás creencias y costumbres que no estaban en línea con la interpretación salafista del islamismo del grupo terrorista.

Temas

No obstante, el exorcismo de los djinn era aceptado. Eso se debe a que hace parte del Corán, asegura Jamal Hussen, experto y escritor sobre el islam salafista del Kurdistán iraquí. "De acuerdo con la doctrina salafista, las mujeres son más susceptibles a un djinn diabólico, porque su supuesta debilidad y falta de inteligencia son una invitación para el diablo". Quizás es por eso que, al parecer, solo asistieron mujeres a las sesiones de exorcismo; no se menciona en ninguna parte que, durante la ocupación, se realizaran sesiones a hombres.

En el Corán, los djinn son un tercer tipo de ser, junto con los humanos y los ángeles. Los últimos son mensajeros de Dios y creados a partir de la luz. Los djinn, por su parte, son espíritus creados a partir de una llama, dice Hussen, e imperceptibles a los sentidos humanos. Pueden ser buenos y malos, y compartir algunos hábitos con los humanos, como casarse y tener hijos. "Hay una sura completa en el Corán sobre los djinn", dijo, y es por eso que son parte de la fe de los grupos salafistas como el EI. Durante la guerra en Siria, el grupo terrorista declaró repetidamente que tenían ángeles y djinn que luchaban de su lado contra los no creyentes.

Una tumba santa musulmana donde la gente va a orar por ayuda

El método djinn

La medicina probablemente diagnosticaría los síntomas de alguien de quien se dice que está poseído por djinn como una enfermedad psiquiátrica. Pero en lugar de tratamiento médico, los salafistas someten a la paciente a sesiones en las que se leen versos del Corán y se ordena al djinn a abandonar el cuerpo. "A menudo, la paciente alucina o puede sufrir ataques epilépticos que pueden llevar a la muerte. Pero luego se dice que esto se debe a que el djinn se negó a abandonar el cuerpo".

El exorcismo debe ser llevado a cabo por un hombre, preferiblemente viejo y conocido por su fe, dice Hussein, pero admite que es extraño que, en las sociedades en las que los mundos masculino y femenino están tan estrictamente separados, como bajo la ocupación del EI, un hombre haya dirigido las sesiones para mujeres en la mezquita Haiba Khatoon. "Se sabe que hombres han abusado de la situación y han acosado a las mujeres", señaló. Es por eso que algunos de los sabios de Al-Azhar, la universidad religiosa más influyente para el islam sunita en El Cairo, han dicho que "este método no es más que un engaño y es corrupto".

Después de que se fue el EI, Abu Younis fue llevado por el Ejército iraquí, dijo Othman inicialmente, solo para contradecirse después y decir que no se puede contactar al hombre porque este se había ocultado. Más de un año después de que los combatientes del EI fueron expulsados de Mosul, todavía hay solicitudes de mujeres para sesiones de exorcismo, lo que implicaría que mujeres salafíes todavía están presentes en la ciudad. No obstante, ni hoy ni en un futuro próximo la mezquita Haiba Khatoon les proporcionará tal servicio. (few/dzc)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

Al Raqa: la lucha por su liberación y la victoria de las fuerzas kurdas

Victoria de Fuerzas de Siria Democrática (FSD) sobre el Estado Islámico

La agrupación antiyihadista FSD anunció este 17 de octubre la toma del control total de la ciudad, pero todavía no la ha declarado libre de yihadistas, ante la posibilidad de que queden células durmientes en la urbe. Las FSD habían iniciado el 6 de junio pasado una ofensiva por la recuperación de Al Raqa, "capital del califato" proclamado por el EI en 2014.

Al Raqa: la lucha por su liberación y la victoria de las fuerzas kurdas

El precio de la liberación: muertos por miles y destrucción total

Unas 3.273 personas han muerto, 1.287 civiles, durante los más de cuatro meses que ha durado la ofensiva contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI) en la ciudad siria de Al Raqa (noreste), según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Al Raqa: la lucha por su liberación y la victoria de las fuerzas kurdas

Los kurdos han defendido ferozmente su territorio

El terrorista Estado Islámico, por su parte, ha sufrido 1.353 bajas en combates contra las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza armada encabezada por milicias kurdas y respaldada por la coalición. Las FSD han perdido a 633 de sus combatientes durante los enfrentamientos contra los yihadistas y los atentados con artefactos.

Al Raqa: la lucha por su liberación y la victoria de las fuerzas kurdas

Ataques aéreos

Estados Unidos apoyó a los rebeldes, lanzando ataques contra posiciones del Estado Islámico. La liberación de Al Raqa avanzó con mucho esfuerzo. Parte de la ciudad está destruida y esto no permitió avances rápidos.

Al Raqa: la lucha por su liberación y la victoria de las fuerzas kurdas

Milicianas contra el Estado Islámico

Dos milicianas de las unidades de defensa femenina kurdas (en la foto) tienen a terroristas del Estado Islámico en la mira. No llevan pañuelo islámico ni ninguna otra prenda impuesta por los fundamentalistas a las mujeres durante su dominio en Al Raqa.

Al Raqa: la lucha por su liberación y la victoria de las fuerzas kurdas

Guerreros de dios

En las cercanías de Al Raqa, una de las oficinas del Estado Islámico. Sus milicianos trataron de imponer brutalmente en la ciudad su concepción extremista del islam.

Al Raqa: la lucha por su liberación y la victoria de las fuerzas kurdas

"No hay más dios que Alá"

En las afueras de la ciudad, los terroristas del Estado Islámico marcaron su territorio con sus emblemas y leyendas. A principios de junio, la milicia terrorista se vio obligada a abandonar sus primeras posiciones, dejando atrás su propaganda.

Al Raqa: la lucha por su liberación y la victoria de las fuerzas kurdas

Huida de los radicales

Muchos habitantes consiguieron huir de Al Raqa y encontraron protección en campos de refugiados. Pero hubo parte de la población que no pudo o no quiso huir, y quedó atrapada entre los milicianos del Estado Islámico y quienes los combaten.

Al Raqa: la lucha por su liberación y la victoria de las fuerzas kurdas

Lucha casa por casa

La lucha contra los terroristas del Estado Islámico se libró, en el centro de la ciudad, a veces casa por casa. En la foto, un combatiente se abre paso por medio de un agujero excavado de una habitación a otra en una vivienda.

Al Raqa: la lucha por su liberación y la victoria de las fuerzas kurdas

Los restos de Al Raqa

Gran parte de la ciudad está destruida. Los ataques aéreos de los estadounidnses y la ira destructora de los milicianos del Estado Islámico la han dejado devastada. Cuando tenían ocasión de retirarse a tiempo, los terroristas arrasaban todo lo posible, destruyendo patrimonio histórico.

Al Raqa: la lucha por su liberación y la victoria de las fuerzas kurdas

Combate en las calles

Se pelea por cada casa y por cada barrio. En la imagen, combatientes kurdos avanzan varios metros para hacerse con el control de una calle. La posición y los gestos de estos hombres permiten hacerse una idea de lo arriesgado de esta empresa.

Al Raqa: la lucha por su liberación y la victoria de las fuerzas kurdas

El precio de la libertad

La lucha tiene un precio. En la imagen, un combatiente de las Fuerzas Democráticas de Siria, baleado por un terrorista del Estado Islámico.

Al Raqa: la lucha por su liberación y la victoria de las fuerzas kurdas

Bajo las ruinas

Las bombas causan daños aún peores que los rifles. Los ataques aéreos derribaron casas enteras. Bajo los escombros puede haber supervivientes civiles y milicianos del Estado Islámico. Eso hace la búsqueda doblemente peligrosa.

Síganos