País de desigualdad - Poder

Now live
42:36 minutos
¿Cuánto poder tienen los ricos? ¿Quién decide el futuro de Alemania? Estas preguntas son las que trata de aclarar este reportaje. Los últimos estudios muestran que una pequeña parte de la sociedad, con mucho dinero, es quien marca el rumbo de la política. Y esta tendencia funciona a nivel internacional.

Un grupo de investigadores alemanes analizó cientos de encuestas sobre temas como economía, medio ambiente, política exterior y finanzas para saber qué esperan tanto los ricos como los pobres, de los políticos. Las diferencias saltan a la vista. "Un ejemplo obvio es el impuesto sobre el patrimonio. Ahí queda claro que cuanto más elevada es la renta, mayor es el escepticismo ante la reintroducción de este impuesto. Y al revés, cuanto más bajo es el nivel de ingresos, más a favor se está de su aplicación”, dice Armin Schäfer, politólogo de la Universidad de Münster. "A día de hoy todavía no hemos reintroducido el impuesto sobre el patrimonio”. ¿Quién decide entonces el rumbo de Alemania? Para responder a esta pregunta la cámara acompaña a Christoph Gröner, millonario y constructor. Si de él dependiese, comenzaría inmediatamente a edificar en Colonia, donde faltan miles viviendas, los alquileres no dejan de subir y sobre todo los pobres no se sienten escuchados. Entre los planes de Gröner está la construcción de un nuevo barrio. La alcaldesa de Colonia, Henriette Reker dice: "A la ciudad se le pide que ponga a disposición terrenos urbanizables y que conceda licencias de construcción.” Pero Christoph Gröner se pregunta si no podría ir todo más rápido y exige a la política que deje de frenarlo. Para mostrar el poder del dinero, nuestra cámara se cuela allá donde los líderes de la política se dan cita con los de la economía, tanto en la administración municipal como en la zona VIP de un estadio de fútbol de la Bundesliga. En Cannes, en la feria inmobiliaria más grande de Europa, se muestra cómo los inversores multimillonarios ejercen su poder para diseñar las ciudades y regiones a su gusto.

Síganos