Piden abandonar Bengasi por amenazas contra occidentales

Alemania, Reino Unido y Holanda alegan razones de seguridad y manejar información sensible para tomar la medida.

Tres países europeos instaron a sus ciudadanos a abandonar a la brevedad la ciudad libia de Bengasi, asegurando tener informaciones confiables que hablan de amenazas contra objetivos occidentales. Reino Unido fue el primero en lanzar la advertencia, que fue seguida por Holanda y Alemania en el curso de este jueves (24.01.2013).

La Oficina de Relaciones Exteriores del Reino Unido entregó un comunicado donde aseguraba estar “al tanto de una amenaza específica e inminente hacia occidentales en Bengasi, e instamos a cualquier ciudadano británico que permanezca allí en contra de nuestra recomendación, que deje la ciudad inmediatamente”.

Esta advertencia aparece apenas días después de que milicias islamistas tomaran una planta de gas en Argelia, operación que dejó un total de 66 muertos, varios de ellos ciudadanos europeos. La información molestó a las autoridades libias, que buscan reconstruir la infraestructura dañada en el país tras la revolución que derrocó a Muammar Gaddafi en 2011.

Alemania y Holanda se suman

Alemania y Holanda siguieron los pasos británicos y también pidieron a sus ciudadanos dejar esa ciudad. El ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Guido Westerwelle, dijo que la situación en Bengasi es “grave y delicada” y justificó la medida diciendo que “tenemos nuestras razones, pero no me gustaría hablar de detalles. La seguridad es lo más importante".

El ministerio de Exteriores holandés, en tanto, afirma en su página web que “no se aconsejan los viajes, incluyendo por tránsito, y la permanencia en ciertas regiones, específicamente en Bengasi y la región al este de la ciudad".

En septiembre de 2012, el embajador de Estados Unidos y tres funcionarios diplomáticos de ese país murieron en un atentado en Bengasi, ciudad donde comenzó el alzamiento contra Gaddafi y donde en las últimas semanas se ha presenciado una ola de violencia. Sin ir más lejos, a comienzos de enero el cónsul italiano fue atacado, lo que forzó a ese país a suspender sus actividades en la ciudad.

"El embajador británico me habló sobre esta decisión ayer y yo le dije que me diera razones para este temor, y él dijo que tienen amenazas y temores sobre su gente allí. Le pedí algo escrito y aún no me lo ha entregado", dijo el viceministro del interior de Libia, Omar al-Khadrawi, a la agencia Reuters.

DZ (Reuters, dpa, AFP)

Síganos