Rafael Correa niega haber pedido asilo en Bélgica

Según diversas fuentes, el expresidente de Ecuador habría realizado la solicitud en junio, antes de ser llamado a juicio por la Justicia de su país por un secuestro ocurrido en 2012.

Caupolicán Ochoa, abogado del expresidente de Ecuador, Rafael Correa, negó este jueves (08.11.2018) que su defendido haya solicitado asilo político en Bélgica, como varias fuentes habían informado previamente. Ochoa aseguró que ello no se corresponde con la realidad. "Las noticias que se han divulgado no sn ciertas. No hay nada acerca de una solicitud de asilo", dijo a la agencia Reuters.

El abogado aseguró que "hace pocos instantes el presidente Correa me dijo que no había ninguna solicitud". Poco más tarde, el mismo Correa dijo a la agencia EFE que no ha solicitado asilo en Bélgica, pero "estudia" la posibilidad. "Lo sigo estudiando, utilizaré todos los derechos que tengo para defenderme (a mí) y a mi familia", aseguró.

Las agencias Belga, Reuters y AFP, además del diario Le Soir, aseguraron que el exmandatario, que vive en las cercanías de Bruselas junto a su familia desde 2017, había presentado la solicitud el pasado 25 de junio, días antes de que la Justicia de su país emitiera una orden de arresto nacional e internacional en su contra. Otra fuente aseguró que Correa ya compareció una vez, a fines del verano boreal, para defender su solicitud.

Acusado de secuestro

La Comisaría General para los Refugiados y Apátridas (CGRA) de Bélgica analiza el caso desde agosto, según estas informaciones. Sin embargo, Damien Dermaux, portavoz de la CGRA, se negó a comentar la situación y se limitó a consignar que las solicitudes de asilo se resuelven, en promedio, en un plazo de tres meses, aunque pueden tardar más.

La supuesta solicitud se conoce apenas horas después de que la Justicia ecuatorianallamara a juicio al exmandatario, por su presunta participación en el secuestro de un opositor, Fernando Balda, hecho ocurrido en 2012. Temiendo no ser sometido a un juicio justo, según las fuentes citadas por AFP, Correa se adelantó y solicitó asilo, sabiendo que la Justicia actuaría en su contra en Ecuador.

El exmandatario ha rechazado todas las acusaciones vertidas en su contra y ha asegurado ser víctima de una persecución política, de la que formaría parte su sucesor y antiguo aliado, el presidente Lenín Moreno. Correa es acusado de haber ordenado el secuestro de Balda, un abogado opositor exiliado en Bogotá (Colombia), quien fue subido a la fuerza a un vehículo para llevarlo a Ecuador. El secuestro fue frustrado por la policía colombiana.

La disputa entre Lenín Moreno y Rafael Correa

Presunta garantía de continuidad

Moreno ganó las elecciones presidenciales de Ecuador en abril con solo dos puntos porcentuales sobre su competidor, Guillermo Lasso, quien era el principal opositor de la llamada "revolución ciudadana" y del "socialismo del siglo XXI", el modelo creado por Hugo Chávez. En ese momento, Moreno era la garantía de continuidad del proyecto político de Correa, quien lo apoyó a lo largo de la campaña.

La disputa entre Lenín Moreno y Rafael Correa

Una aparente alianza

En mayo se realiza la toma de posesión. Un Correa sonriente le traspasó la banda presidencial a Moreno. Hasta entonces, la revolución ciudadana tiene un heredero. Los asistentes a la ceremonia, entre ellos diputados de la Asamblea Nacional, de mayoría oficialista, gritaron al inicio "¡Rafael, Rafael, Rafael!

La disputa entre Lenín Moreno y Rafael Correa

¿"Engaño" desde el principio?

En su discurso, Moreno celebró la gestión del gobierno de Correa: "Hoy, cuando se une la herencia del pasado con el presente y el futuro que estamos construyendo desde hace 10 años, este proceso tiene un pueblo entero y tiene un nombre: revolución ciudadana. Esta revolución tiene un líder: Rafael Correa Delgado, gracias Rafael, hasta siempre hermano querido".

La disputa entre Lenín Moreno y Rafael Correa

La paz duraría poco

Pero las relaciones entre los dos líderes políticos comenzaron a deteriorarse rápidamente, en gran contraste con esa aparentemente armónica toma de posesión de mayo. Moreno se empeñó en impulsar un diálogo con la oposición y luchar contra la corrupción, algo que no le agradó a Correa. En Twitter comenzarían las peleas públicas entre estos dos "aliados"...

La disputa entre Lenín Moreno y Rafael Correa

Lucha anticorrupción no se hace esperar

Moreno comenzó su prometida lucha contra la corrupción muy temprano. En junio, cinco personas supuestamente vinculadas con el caso de corrupción de Odebrecht fueron detenidas. Moreno lo celebró al decir que no estaba "hablando en el aire" cuando ofreció "hacer una lucha frontal, abierta y una cirugía mayor a cualquier tipo de corrupción".

La disputa entre Lenín Moreno y Rafael Correa

La disputa comienza en Twitter

Pero Correa aparentemente quería compartir los créditos y mostrar que su administración también había trabajado en contra de la corrupción. En su cuenta de Twitter escribió: "Creer que las detenciones y allanamientos de esta madrugada son fruto de una semana de trabajo es ingenuidad extrema", lo que se interpretó como un primer roce entre Moreno y Correa.

La disputa entre Lenín Moreno y Rafael Correa

Correa no quiere a la ONU en la lucha anticorrupción de Moreno

Pocos días después, Correa criticó la decisión de Moreno de firmar un convenio de cooperación con la ONU para luchar contra la corrupción. En una columna publicada en el diario estatal El Telégrafo, Correa afirmó que le sorprendía que "se pida 'ayuda' a organismos internacionales, claudicando en lo avanzado todos estos años en cuanto a institucionalidad y soberanía se refiere".

La disputa entre Lenín Moreno y Rafael Correa

Twitter, la herramienta predilecta de Correa para la crítica

Correa volvió a Twitter días después para criticar de forma más abierta al gobierno de Moreno: "Qué lástima que desde ciertos funcionarios del Ejecutivo, autoridades de control y hasta jueces, se esté siguiendo el discurso de la oposición. El frente externo no me preocupa, sí el interno, donde, por torpeza o deslealtad, se habla de marcar 'distancia' con mi gobierno".

La disputa entre Lenín Moreno y Rafael Correa

Movida temeraria

En julio, Moreno le entregó dos inmuebles en Quito en comodato por 100 años a la mayor organización de indígenas del país, la Conaie, la cual no disfrutaba de la simpatía de Correa, quien le había despojado del comodato en 2015. En su cuenta de Twitter, Correa lamentó la movida: "Otro innecesario desaire a mi Gobierno. Estrategia de 'diferenciarse' no sólo es desleal, es mediocre".

La disputa entre Lenín Moreno y Rafael Correa

Moreno acepta la batalla en las redes

Al día siguiente, Moreno se unió al desahogo digital de Correa y, aunque sin nombrarlo, atizó la disputa al publicar en su cuenta de Twitter una foto con el mensaje: "Sindrome de abstinencia: reacción provocada por la reducción o suspensión brusca de una sustancia de la que se tiene dependencia como el azúcar, el alcohol, las drogas...o el poder".

La disputa entre Lenín Moreno y Rafael Correa

"Cambios de estilo"

El 10 de julio, Correa parte a Bélgica para radicarse y aprovechó el momento para criticar a Moreno, aunque indirectamente: "Yo estoy seguro que el 2 de abril derrotamos a la oposición, no estoy muy seguro si venció la Revolución Ciudadana. Que no me digan que es cambio de estilo las claudicaciones y el entreguismo". Ese mismo día, Moreno había admitido "cambios de estilo" en su gestión.

La disputa entre Lenín Moreno y Rafael Correa

"La mesa no está servida"

Correa aseveró en enero que iba a dejar la "mesa servida" a su sucesor. Pero un día después de la partida de Correa a Bélgica, Moreno advirtió que Correa “podía haber sido más mesurado al dejar cuentas en mejores condiciones" y que “no hay tal mesa servida", porque "la condición económica de Ecuador es muy difícil”. Moreno se refería a la deuda del país de más de 40 mil millones de dólares

La disputa entre Lenín Moreno y Rafael Correa

Vicepresidente despojado y destituido

En agosto, Moreno emitió un decreto con el que despojó al vicepresidente de la República, Jorge Glas, de todas sus funciones. La decisión de Moreno vino después de que se difundieran audios que supuestamente vinculaban a Glas en la trama de corrupción de Odebrecht. En octubre, la Contraloría General del Estado ordenó la destitución de Glas como vicepresidente por cargos de peculado.

La disputa entre Lenín Moreno y Rafael Correa

La fractura más evidente

El 1 de noviembre, la dirigencia de Alianza País (AP) destituyó a Moreno de la presidencia del partido por beneficiar a "opositores a la política de la Revolución Ciudadana". En Twitter, Correa escribió. "¡Basta que oportunistas hablen en nombre de las bases! (...) nuestra militancia lo que siente es profunda indignación, al ver cómo en 5 meses nos han regresado al pasado".

La disputa entre Lenín Moreno y Rafael Correa

La reelección indefinida aprobada y desaprobada a través de la ley

Correa no participó en las elecciones de 2017 porque la Constitución le impedía gobernar por un tercer periodo. Sin embargo, la Asamblea Nacional aprobó enmiendas en diciembre de 2015 que, entre otras cosas, permiten la reelección indefinida del presidente a partir de 2021. El contrataque de Moreno: una consulta popular para revocar la reelección indefinida cuyas preguntas ya fueron presentadas.

La disputa entre Lenín Moreno y Rafael Correa

¿La vuelta de Correa?

Además de despedir a Moreno, la dirigencia de AP también invitó a Correa a "acompañar el proceso de fortalecimiento orgánico y la reestructuración del movimiento". En Twitter, Correa escribió: "Ahí estaremos, y veremos cuántos de los que han permitido tanta infamia, persecuciones, oscuros pactos con lo peor de la partidocracia, en nombre de la 'gobernabilidad', me pueden mirar a los ojos".

DZC (EFE, Reuters,  AFP, El Comercio)

Actualizado por última vez a las 19.05 (CET) del 8 de noviembre.

Contenido relacionado

Síganos