Ucrania ante un terremoto político

La posible victoria del cómico Zelenski en las elecciones presidenciales ucranianas augura incertidumbre. ¿Tiene Poroschenko aún posibilidades?

En Ucrania la sopa hierve con violencia. La atmósfera de irritación y expectación justo antes de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales que se celebrará el próximo domingo (21.04.2019) recuerda al estado de ánimo durante las protestas de 2014. En las familias, oficinas y redes sociales se riñe y las amistades se rompen. La razón: la probable victoria del cómico de televisión Wolodymyr Zelenski. Según las encuestas, Zelenski obtendría un 60% de los votos. Poroschenko solo contaría con la mitad de esos votos. Zelenski ganó la primera vuelta con una ventaja similar.

El resultado de la primera convocatoria muestra que los defensores de Zelenski están esparcidos por todo el país, ya que el querido cómico y novato en el mundo de la política logró imponerse en la mayoría de las zonas de Ucrania. Algo muy raro en el contexto ucraniano. Sin embargo, de lo último de lo que se puede hablar es de paz social. Al contrario: se respira odio en el aire. Son muchos los que detestan a Poroschenko y le desean una derrota, aunque también los hay que no creen que Zelenski sea una opción mucho mejor. Una minoría, por el contrario, rechaza frontalmente a Zelenski.

Por qué Zelenski es tan querido

Zelenski, que anunció su candidatura por sorpresa en la víspera de Año Nuevo, se ha ido convirtiendo en los últimos meses cada vez más en depositario de las esperanzas de los electores. Sus baluartes están en el este y el sur de Ucrania, donde muchos ciudadanos hablan ruso y les ha cogido por sorpresa el avance de la cultura y la lengua ucraniana. El propio Zelenski viene de esta región, habla ruso y allí es sentido como "uno de los nuestros”. Pero también en las zonas centrales y occidentales del país podría el cómico lograr buenos resultados.

Sus grandes triunfos: ser conocido y apreciado como cómico, pero también como alguien alejado de la política tradicional. Tras décadas de turbulencias políticas y escándalos de corrupción, la ciudadanía ucraniana ansía nuevas caras hasta tal punto que pareciera que está dispuesta a realizar un experimento con un novato al frente de la jefatura de Estado. No obstante, su carrera como actor también le ha resultado beneficiosa: en la serie de televisión "Servidor del Pueblo” interpreta el papel de un maestro que se convierte en presidente. Sus críticas populistas a los políticos ucranianos "corruptos y codiciosos” en la serie representan exactamente lo que muchos piensan. Y aunque sea solo un papel el que interpreta en esa serie concebida como un cuento, ha llegado al corazón de muchos.

Poroschenko, entre la espada y la pared

En las tres semanas que han discurrido entre ambas vueltas, Zelenski se ha mostrado cada vez más seguro de su victoria, ha parado su campaña electoral y no ha dado entrevistas. El famoso de 41 años, no obstante, ha apelado una y otra vez a sus seguidores, principalmente a través de vídeos en las redes sociales. En lugar de debatir sobre los grandes temas políticos, se ha dedicado a bromear sobre pruebas de alcohol y drogas a candidatos, una de sus demandas.

El controvertido póster electoral de Poroschenko

Poroshenko, de 53 años, ha ido aceptando casi todas las demandas de Selenskyj y ha intentado copiar a su adversario en algunos aspectos. Un ejemplo: en un intento de alcanzar a los jóvenes votantes, Poroschenko hizo circular stickers con su foto y sus lemas en el popular servicio de mensajería Telegram. Pero sus stickers funcionaron torpemente en comparación con los de Zelenski. La propia cifra de seguidores de ambos candidatos habla por sí sola: mientras que Poroschenko ronda los 53.000 seguidores en Telegram, Zelenski supera los 145.000.

Los sondeos apuntan a que solo un milagro podría hacer ganar a Poroschenko. Su estrategia originaria, la de presentar a sus adversarios como marionetas del presidente ruso, Vladímir Putin, no ha funcionado. Tras cinco años en el cargo, Poroschenko constata que sus éxitos en política exterior (como la exención de visados para la Unión Europea) son menos importantes para los votantes que el aumento de los precios del gas o el empobrecimiento de la población. Pero también las acusaciones de corrupción contra su entorno le han perjudicado. El presidente cada vez está más solo. Apenas tiene partidos aliados que le den su respaldo. La mayoría de los líderes políticos cuentan con una victoria de Zelenski.

Tiempos turbulentos en el horizonte.

Si Zelenski terminara ganando, Ucrania tendría por delante una etapa turbulenta, auguran los observadores en Kiev. Su victoria sacudiría el ya de por sí frágil sistema político del país. Son muchos los temas sobre la mesa: reforma constitucional, redistribución del poder, así como la posibilidad de nuevas protestas violentas. Ese podría ser el caso si Zelenski se aleja de la política proccidental y apuesta por un acercamiento con Rusia. Él mismo se ha pronunciado a favor de una Urania que avance en dirección hacia Bruselas, pero tampoco ha dudado en mostrar sus disponibilidad para alcanzar compromisos con Moscú.

(eal/ers)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

Crimea, cuatro años tras la anexión

La ocupación de Crimea

Vladimir Putin como héroe en grafitis y banderas rusas en vez de ucranianas. Así cambió el aspecto de las calles de Crimea desde la primavera de 2014. En cuestión de días, soldados uniformados ocuparon, sin insginias nacionales, el edificio gubernamental, el Parlamento de Simferópol y más tarde los cuarteles del Ejército ucraniano en la República de Crimea, Ucrania.

Crimea, cuatro años tras la anexión

Referendo sobre la anexión a Rusia

A pesar de las protestas, el 16 de marzo tuvo lugar un referendo ilegal, según la Constitución ucraniana, para votar sobre la anexión de Crimea por parte Rusia. No se reconoció que la península se otorgó a Ucrania en 1954 por parte de la Unión Soviética. Entonces se acordó la adhesión de Crimea a la Federación Rusa.

Crimea, cuatro años tras la anexión

Tártaros de Crimea sin derechos

Quien rechace la anexión es perseguido. Es lo que le ha sucedido, sobre todo, a los tártaros de Crimea: su representante, el Congreso del Pueblo Tártaro de Crimea, fue tachado en 2016 de organización extremista. Siguen teniendo lugar allanamientos y detenciones. Ya en 1944, los tártaros de Crimea fueron deportados como "enemigos del pueblo" por los soviéticos a Crimea.

Crimea, cuatro años tras la anexión

Solo televisión rusa

En 2014 se desconectaron todos los canales de televisión ucranianos y, desde entonces, solo se puede ver la televisión rusa análoga. El canal independiente de los tártaros de Crimea, ATR, sigue emitiendo desde Kiev. También se prohibieron otros medios de comunicación.

Crimea, cuatro años tras la anexión

Sanciones tras la adhesión

Tanto Estados Unidos como la Unión Europea no reconocen la anexión de Crimea por parte de Rusia. Aplicaron sanciones y prohibieron a sus ciudadanos comprar inmuebles y empresas en Crimea. Tampoco se permite la importación de productos desde Crimea.

Crimea, cuatro años tras la anexión

Esperando a que Putin cumpla sus promesas

Quien votó a favor del referendo, espera que Putin cumpla sus promesas: la construcción de un puente que conecte a Crimea con Rusia, un gasoducto y centrales energéticas. Y que solucione los problemas sociales. Pero, la realidad es otra: los sueldos no son compatibles con la subida de los precios. Solo en redes sociales y medios independientes se informa sobre las protestas locales.

Crimea, cuatro años tras la anexión

Todo queda entre amigos

La construcción del puente desde Kertsch a la península rusa va a toda marcha. La construcción por valor de alrededor de 3,7 millones de euros está siendo supervisada por el ruso oligarca y amigo de Putin, Arkadi Rotenberg. Se han planeado cuatro carriles y dos vías de ferrocarriles. A finales de 2019, el puente deberá estar terminado.

Crimea, cuatro años tras la anexión

Redistribución a favor de los empresarios rusos

Los pequeños empresarios en Crimea sufren por la redistribución de propiedades en Crimea a favor de los empresarios rusos. Radio Liberty publicó que la cifra de pequeñas empresas se redujo de 15.000 en 2014 a 1.000 en 2016. También los propietarios de inmuebles en la costa tienen problemas, porque los juzgados pueden declarar sin validez los documentos firmados antes de la anexión.

Crimea, cuatro años tras la anexión

Turismo, de capa caída

Durante la temporada de baño, las playas de Crimea están accesibles al público. Sin embargo, la afluencia de turistas se ha reducido en un 30% en los últimos tres años. Las conexiones ferroviarias se interrumpieron, los vuelos son demasiado caros y por las sanciones de la UE, los cruceros ya no visitan la costa de Crimea.

Crimea, cuatro años tras la anexión

Los ganadores: los pensionisas con pasaporte ruso

Desde la anexión, solo los ciudadanos de Crimea con pasaporte ruso pueden comprar tarjetas SIM para celulares. Pero con pasaportes expedidos en Crimea no se puede obtener visa ni para la UE ni para EE.UU. Los que han salido ganando con la anexión son los pensionistas con pasaporte ruso. Su pensión se elevó al nivel ruso. Las mujeres reciben la jubilación con 55, en vez de 65. (rmr)

Síganos