Brasil: “Senadores han abusado de su poder”

Analistas alemanes consultados por DW expresaron críticas a la forma como el juicio político ha sido instrumentalizado por los oponentes de Dilma Rousseff y coinciden en que se ha “abusado” del mecanismo de destitución.

Durante el proceso de impeachment, los críticos de Dilma Rousseff han presentado argumentos para reforzar la acusación de que cometió un delito conexo con la responsabilidad de su gestión. Dilma y sus aliados trataron de convencer a la población de que el proceso no pasaría de ser una especie de golpe parlamentario.

"La forma en la que se ha llevado a cabo el proceso evidencia un abuso del mecanismo de juicio político. Varios informes han demostrado que la presidenta no cometió ningún delito en el ejercicio de sus funciones. Ya otros presidentes habían presentado cifras de impuestos no reales. La única diferencia es que Rousseff lo hizo a mayor escala”, dice Kai Michael Kenkel, investigador del Instituto alemán de Estudios Globales y Regionales (Giga), con sede en Hamburgo.

“Usarlo de esta manera es un abuso”

Para Thomas Manz, director de la Fundación Friedrich Ebert en Brasil, vinculada al alemán Partido Socialdemócrata (SPD), el proceso, a primera vista, respeta los trámites de las instituciones democráticas. El problema, agrega, es que “los diputados y senadores no están realmente interesados ​​en la acusación, sino en deshacerse de Dilma” y concluye que “el proceso de juicio político es un mecanismo legítimo en una democracia, pero usarlo de esta manera es un abuso”.

Manz también critica la postura pública de muchos senadores. "Durante esta fase del proceso, los senadores deben comportarse como jueces, o como un jurado que debe intentar algo de neutralidad. Para ello tendrían que haber escuchado los argumentos y sacar sus propias conclusiones. Eso no fue lo que sucedió. Muchos andaban dando su opinión y afirmando que ya todo estaba decidido. Asumieron una postura contra la presidenta desde el comienzo. Como en un juego”, critica Thomas Manz.

Michael Kenkel está de acuerdo en que “a los senadores no les ha importado la acusación de delito de la responsabilidad ya que sólo buscan un pretexto”. Por supuesto, que “este no es un golpe de Estado en el sentido militar de la palabra, como ha ocurrido antes”, agrega Kenkel. Muchos analistas serios en Brasil sostienen que el proceso se ha llevado a cabo respetando las instituciones, lo que muestra que la democracia se está fortaleciendo.

Frágil base jurídica de la acusación

Pero desde el punto de vista de muchos observadores internacionales, basados ​​en democracias consolidadas, como Alemania, lo de Brasil se ve como un paso atrás. “El hecho de que el proceso se rija por las formas institucionales no significa que sea legítimo. Es difícil precisar estas cosas en un ambiente polarizado. Criticar el proceso no significa apoyar al Partido de los Trabajadores (PT)", señala Kenkel.

A pesar de la frágil base jurídica de la acusación, todo indica que la votación ya está decidida. Kenkel termina concluyendo que "se puede predecir que Dilma será derrotada. Al igual que ocurrió en la Cámara, el Senado también ha sido reticente a aceptar los hechos y fundamentos jurídicos que exculpan a Rousseff “.

Altos y bajos en la trayectoria política de Dilma Rousseff

Un agitada vida política

Un vistazo a la vida política de Dilma Rousseff, que comenzó ssiendo muy joven. A fines de los años 60 integró organizaciones que combatían la dictadura, hasta ser tomada presa, en enero de 1970, y torturada durante más de 20 días. Cuando salió de prisión, dejó la lucha armada y se mudó a Río Grande do Sul, donde estudió Economía y ayudó a fundar el Partido Democrático de los Trabajadores (PDT).

Altos y bajos en la trayectoria política de Dilma Rousseff

Junto a Lula

Dilma se afilió al Partido de los Trabajadores (PT) en 2001, cuando era secretaria de Minas y Energía de Rio Grande do Sul. Con la elección de Luiz Inacio "Lula" da Silva, en 2002, fue nombrada ministra de Minas y Energía. En 2005, asumió la jefatura de la Casa Civil. Ese cambio marcó el inicio de una reforma ministerial en medio de una crisis política.

Altos y bajos en la trayectoria política de Dilma Rousseff

Ministra "de línea dura"

Cuando era ministra y jefa de la Casa Civil, Dilma anunció la creación de un Programa de Aceleración del Crecimiento (PAC), en 2007, que no se desarrolló como se esperaba, y asumió la dirección de iniciativas como el programa “Mi casa, mi vida”. En 2009 presentó un marco regulatorio que define las reglas de la explotación de las reservas de petróleo del presal.

Altos y bajos en la trayectoria política de Dilma Rousseff

Su lucha contra el cáncer

En abril de 2009 se le diagnosticó cáncer linfático. Tras una cirugía y meses de radioterapia, Dilma anunció en septiembre de ese año que estaba curada. Ya era precandidata del PT para suceder a Lula. “Si uno se desarma ante esta dolencia, ella vence. Pero si uno no lo hace, percibe que la vida no acabó, y que incluso puede estar mejor que antes”, dijo a DW sobre su enfermedad.

Altos y bajos en la trayectoria política de Dilma Rousseff

Llegada a la presidencia

En octubre de 2010, Dilma dejó de ser una actriz secundaria en el escenario político para ser la sucesora de la política del expresidente Lula. Ganó en segunda vuelta contra José Serra y pasó a ser la primera presidenta de la historia brasilera. Asumió el cargo el 1º de enero de 2011.

Altos y bajos en la trayectoria política de Dilma Rousseff

Primer discurso en la ONU

“Por primera vez en la historia de las Naciones Unidas, una voz femenina inaugura el debate. Es la voz de la democracia y la igualdad amplificándose en esta tribuna”, dijo Dilma en la apertura de la 66ª Asamblea General de la ONU, en septiembre de 2011. Allí resaltó el papel de la mujer en la sociedad y en la política, lamentó la ausencia palestina y defendió la reforma del Consejo de Seguridad.

Altos y bajos en la trayectoria política de Dilma Rousseff

Dimisión de ministros

De los 39 ministros que integraban el equipo de la presidenta electa, ocho dejaron sus cargos en los primeros 14 meses de mandato tras escándalos. Siete de ellos venían del gobierno de Lula. De los ocho que dimitieron, solo Nelson Jobim, entonces ministro de Defensa, no estaba envuelto en denuncias de corrupción.

Altos y bajos en la trayectoria política de Dilma Rousseff

Inclusión social

Durante su primer mandato, Dilma dio continuidad a programas sociales del gobierno de Lula como la Bolsa Familia y Mi casa, Mi vida, y subastó el Campo de Libra, en el presal, destinando recursos a la educación y a la salud. También se crearon nuevos programas, como Pronatec y Más Médicos, este último, objeto de duras críticas por las entidades médicas, que realizaron protestas y huelgas.

Altos y bajos en la trayectoria política de Dilma Rousseff

Corrupción en Petrobras

En marzo de 2014, la Policía Federal de Brasil puso en marcha la Operación Lava Jato para investigar un megalavado de dinero que envuelve a Petrobras, a grandes empresas del país y a decenas de políticos. El escándalo en la petrolera estatal sirvió de combustible a la oposición durante la campaña electoral en ese año.

Altos y bajos en la trayectoria política de Dilma Rousseff

Elecciones disputadas

Dilma fue reelecta el 26 de octubre de 2014 con 54,5 millones de votos, en segunda vuelta, en una de las elecciones más disputadas de la historia de Brasil, con una diferencia de apenas 3,5 millones de votos para el segundo, Aécio Neves (PSDB). La campaña estuvo marcada por ataques verbales, escándalos y la muerte de uno de los candidatos, Eduardo Campos (PSB), sustituido por Marina Silva.

Altos y bajos en la trayectoria política de Dilma Rousseff

Crisis económica

Con una victoria apretada, Dilma enfrentó la paralización del crecimiento económico. En su primer mandato, el PIB creció menos de lo esperado, pero para los próximos dos años, la proyección fue aún peor: de retracción. La inflación, que viene creciendo desde 2012, superaría el techo prefijado en 2015, lo que no ocurría desde 2003.

Altos y bajos en la trayectoria política de Dilma Rousseff

Protestas y reprobación

Las manifestaciones de junio de 2013 apenas afectaron a Dilma. En 2015, por otro lado, centenas de miles de personas salieron a la calle en Brasil para protestar específicamente contra el gobierno de la presidenta y los escándalos de corrupción. La gestión de Dilma Rousseff, que llegó a ser aprobada por el 73% de los brasileros en 2011, vio caer esa cifra a un 8% cuatro años más tarde.

Altos y bajos en la trayectoria política de Dilma Rousseff

Déficit de presupuesto

En agosto de 2015, enfrentándose con el Congreso, el gobierno presentó una propuesta de presupuesto para 2016 con una previsión de déficit de 30,5 billones de reales, algo inédito. La decisión llevó a que la agencia de clasificación de riesgo Standard & Poor’s rebajara la nota de Brasil. Luego, el gobierno anunció un ajuste fiscal que aún trata de negociar con el Congreso.

Altos y bajos en la trayectoria política de Dilma Rousseff

"Maniobras" fiscales

A comienzos de octubre, el Tribunal de Cuentas de la Unión Brasilera recomendó rechazar las cuentas de 2014. La decisión es usada por la oposición para fundamentar un pedido de proceso de destitución para Rouseff. Dilma anunció el corte de ocho ministerios, la extinción de 30 secretarías en todas las carteras y la reducción de un 10% del salario para los ministros y para sí misma.

Altos y bajos en la trayectoria política de Dilma Rousseff

Cunha, pieza clave del juego político

El presidente de la Cámara de diputados, Eduardo Cunha, rompió con el gobierno cuando fue investigado por el escándalo de Petrobras. En vez de perder fuerza por las denuncias de corrupción, se mantiene firme en el poder y su actuación es decisiva para abrir un proceso de destitución contra Dilma, lo que desea la oposición.

Síganos