Chile: justicia dicta arresto domiciliario contra exfabricante de armas

El Departamento de Justicia de EE. UU. acusa al exfabricante de armas chileno Carlos Cardoen de haber contrabandeado material bélico al Irak de Saddam Hussein en la década del 80.

La Justicia chilena decretó este martes (16,04,2019) arresto domiciliario en contra del exfabricante de armas Carlos Cardoen, por el que Estados Unidos ha solicitado su detención con fines de extradición.

El juez especial de la Corte Suprema, Carlos Aránguiz, fue el que ordenó el arresto. Fue él también quien decidió que se levante el secreto de la investigación contra el actual empresario, mientras se resuelve la solicitud realizada por el Departamento de Justicia de EE. UU.

Además, el juez Aránguiz dio dos meses de plazo para que Estados Unidos formalice su solicitud en contra del chileno, quien tiene sobre su persona una alerta roja en Interpol desde 1993. 

Según la justicia estadounidense el acusado, quien vivía en Miami en aquella época, exportó a Chile 130 toneladas de circonio que iban a ser utilizadas supuestamente para fabricar explosivos para faenas mineras. 

Pero el verdadero destino de ese material habría sido la fabricación de bombas de racimo en el país sudamericano que Cardoen vendió a Irak entre 1984 y 1988, cuando ese país se hallaba en guerra con Irán, en una operación que violó las leyes de exportación de Estados Unidos.

Reacción de la defensa

Mediante una declaración pública, los abogados de Cardoen informaron que han tomado "conocimiento de la resolución, respecto de la solicitud de detención con miras a la extradición presentada el 21 de marzo pasado".

En opinión de los abogados defensores "este era un escenario previsible ya que el procedimiento aplicable es el antiguo sistema procesal penal", señala el comunicado, firmado por Joanna Heskia, Marcia González y Juan Pablo Olmedo.

Cardoen, de 76 años, afirmó en una última entrevista con un medio local a fines de marzo pasado que la venta de armas a Irak desde 1984 -gobernado en ese entonces por Sadam Husein- se produjo bajo conocimiento y autorización de las autoridades estadounidenses, a quienes acusó de utilizarlo como "chivo expiatorio".

"Tengo la más absoluta confianza en el sistema judicial chileno, por eso estoy tranquilo; soy inocente", afirmó en la entrevista al canal de televisión Mega.

Por su parte, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile confirmó el pasado 26 de marzo que el Departamento de Justicia de Estados Unidos solicitó la detención con fines de extradición de Cardoen por presunta exportación ilegal de mineral estratégico.

Saddam Hussein

El empresario chileno, que ha desarrollado inversiones en los sectores metalúrgico, químico, agroindustrial y turístico, fue acusado por Washington de haber vendido 29.000 bombas de racimo a Irak por 200 millones de dólares.

En ese entonces, Industrias Cardoen se convirtió en uno de los principales proveedores de bombas de racimo del régimen de Saddam Hussein en Irak.

El giro ocurrió cuando Hussein invadió Kuwait (1990), y el entonces líder iraquí pasó a ser un indeseable para el Gobierno estadounidense. Entonces acusó a Cardoen de contrabando.

El chileno fue además uno de los principales abastecedores de armas del mercado interno durante el período en que Estados Unidos impuso la enmienda Kennedy, que impidió la venta de armas a Chile durante casi 20 años a raíz de las violaciones a los derechos humanos de la dictadura (1973-1990).

En 1986, y tras una explosión en la fábrica de bombas de racimo que el empresario tenía en la ciudad norteña de Iquique, donde murieron 29 trabajadores, cerró esta planta y la trasladó a Irak, donde la abandonó durante la Guerra del Golfo.

Cardoen desarrolló su industria de armamentos gracias a contratos con las fuerzas armadas chilenas durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) cuando parecían inminentes guerras con Argentina y Perú, gobernadas entonces también por militares.

El circonio para sus bombas de racimo se lo vendía la empresa estadounidense Teledyne. La justicia estadounidense inició un proceso judicial por esta transacción en 1995, y dos funcionarios de la firma fueron enjuiciados; uno resultó absuelto y el otro encarcelado. En tanto, Teledyne pagó alrededor de 13 millones de dólares para evitar el juicio.

Dg (efe, afp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

Bolivia y Chile, una historia de desencuentros

El largo camino a la Corte

En lo que sin duda es un duro traspié para las aspiraciones del presidente Evo Morales, este lunes 1 de octubre la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya desestimó por 12 votos contra 3 la demanda de Bolivia para que Chile se siente a negociar una salida soberana al Océano Pacífico. Esta historia, sin embargo, no es reciente. Comenzó en 1879, con la Guerra del Pacífico.

Bolivia y Chile, una historia de desencuentros

La Guerra del Pacífico

14 de febrero de 1879. Bolivia decide aumentar los impuestos a la empresa chileno-británica Compañía de Salitres y Ferrocarril de Antofagasta, violando un tratado de 1874. Chile pide un arbitraje que Bolivia rechaza. En consecuencia, Chile invade Antofagasta, dando comienzo a la Guerra del Pacífico. Debido a un tratado secreto, Perú se vio forzado a entrar al conflicto del lado boliviano.

Bolivia y Chile, una historia de desencuentros

Retiro de las fuerzas bolivianas

26 de mayo de 1880. Tras la derrota peruano-boliviana en la Batalla de Tacna, las fuerzas militares de Bolivia se retiran del conflicto. Recién en abril de1884, Santiago y La Paz firman un Pacto de Tregua donde Bolivia acepta la ocupación de Antofagasta, aunque para otra zona solo reconoció la ocupación militar de hecho.

Bolivia y Chile, una historia de desencuentros

Fin al estado de guerra

20 de octubre de 1904. Bolivia y Chile firman el Tratado de Paz y Amistad, que pone fin al estado de guerra que seguía existiendo entre ambos países. En él Bolivia reconoce la soberanía chilena entre el paralelo 23 y el río Loa. A cambio, Chile se compromete a construir un ferrocarril que una La Paz con el puerto de Arica. En el grabado, cañones llegando al puerto de Valparaíso.

Bolivia y Chile, una historia de desencuentros

Encuentro de dictadores

8 de febrero de 1975. Los dictadores Hugo Banzer y Augusto Pinochet se reúnen en un vagón de tren en Charaña, localidad boliviana fronteriza con Chile, para dar solución a la mediterraneidad de Bolivia. Pinochet ofrece una franja a lo largo de la frontera norte de Chile, propuesta que Perú rechaza. Según el Tratado de 1929 entre Chile y Perú, Perú debe ser consultado en este tipo de situaciones.

Bolivia y Chile, una historia de desencuentros

Bolivia se retira

17 de marzo de 1978. Ante el fracaso de las negociaciones, que incluían intercambio territorial, Hugo Banzer decide romper relaciones diplomáticas con Chile. Desde entonces, ambos países mantienen un vínculo solo a nivel de consulados.

Bolivia y Chile, una historia de desencuentros

Relaciones "aquí y ahora"

13 de enero de 2004. En el marco de la Cumbre Extraordinaria de las Américas de Monterrey, en México, el presidente de Bolivia, Carlos Mesa (2003-2005), pidió discutir una “solución definitiva” a la demanda boliviana. El presidente de Chile, Ricardo Lagos (2000-2006), dijo que no era el foro pertinente para ello y ofreció relaciones diplomáticas “aquí y ahora”. Bolivia rechazó la invitación.

Bolivia y Chile, una historia de desencuentros

Bolivia recurre a La Haya

24 de abril de 2013. Bolivia interpone una demanda contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya que busca obligar a Chile a negociar un acceso soberano al mar. El 15 de abril Bolivia de 2014 entrega la memoria a la CIJ. Comienza el largo camino con que Morales pretende forzar a Chile a negociar.

Bolivia y Chile, una historia de desencuentros

Doce contra tres

1 de octubre de 2018. Tras cuatro años de alegatos, memorias, contramemorias y discusiones, finalmente la Corte Internacional de Justicia entrega su veredicto: por 12 votos contra 3, los jueces determinan que Chile no tiene obligación alguna de sentarse a negociar con Bolivia. Evo Morales, tras la decisión, advirtió que “Bolivia no renunciará al mar”.

Síganos