Entra en vigor nueva definición mundial del kilogramo

Desde este 20 de mayo de 2019 la nueva definición del kilogramo no depende de ningún objeto físico como el "Gran K", sino de la constante de Planck (h), un valor fundamental de la física cuántica.

Este nuevo sistema de medidas fue decidido en noviembre en Versalles, cerca de París, por la Conferencia general de pesos y medidas (CGPM), un organismo creado a finales del siglo XIX y que se reúne cada cuatro o seis años.

Los representantes de 60 países tomaron entonces "una decisión histórica" a favor de una nueva definición del Sistema internacional de Unidades (SI), lo que comporta modificar la definición mundial del kilogramo así como del amperio, el kelvin y el mol.

La definición del kilo había dependido hasta ahora del cilindro metálico denominado "Gran K", cuyo original se conserva desde 1889 en la Oficina Internacional de Pesos y Medidas (BIPM) en Sevres, a pocos kilómetros al oeste de París. No obstante, los científicos constataron que la masa de este prototipo internacional había variado, de forma muy ligera, en comparación con otras seis copias realizadas a finales del siglo XIX de este mismo cilindro, compuesto a través de platino e iridio.

La constante de Planck

La variación del peso de la "Gran K" resultaría anecdótica para la mayoría de las personas, pero suponía un problema para la ciencia y la industria inmersas en la era de lo increíblemente minúsculo, sobre todo gracias al desarrollo de la tecnología cuántica. El kilogramo se derivará desde este 20 de mayo a partir de la constante de Planck (h), una constante fundamental de la física cuántica.

El kelvin, medido hasta ahora a través del agua, será definido a través de la constante de Boltzmann (k), una unidad relacionada con la agitación térmica de las partículas de un cuerpo. El amperio se medirá a partir de la carga elemental (e), la carga eléctrica de un protón, y el mol, una unidad utilizada sobre todo en la química, dependerá directamente de la constante de Avogadro (NA).     

jov (afp, thestandard)

GeniusLab, la ciencia viaja en autobús

Aprendiendo en el GeniusLab

Lorna Peraza renunció un día a su trabajo y decidió montar su propia empresa. Una startup de robótica, que incluye un autobus que ella misma maneja. GeniusLab combina la tecnología con el aprendizaje constructivo y lúdico para niños y niñas. Ha incursionado con éxito en el ambiente de la robótica educativa con un modelo de negocios disruptivo, atendiendo una necesidad de los niños.

GeniusLab, la ciencia viaja en autobús

Con la ministra de Economía, Victoria Hernández

Fundar una startup en Costa Rica es un proceso muy burocrático. Hay pocas pequeñas y medianas empresas inscriptas en el Ministerio de Economía y esto a pesar que pueden ser exoneradas de los impuestos. La ministra de Economía de Costa Rica, Victoria Hernández, y su equipo conocen el problema. Ellos quieren apoyar a las startup y agilizar los tramites que frenan el proyecto.

GeniusLab, la ciencia viaja en autobús

Una entrevista con el ministro de Educación Édgar Mora

En el distrito de Tirrases en Curridabat, una comunidad en riesgo social, se encuentra el proyecto educativo “La Cometa”. Este centro fue impulsado por el exalcade de Curridabat y actual ministro de Educación de Costa Rica, Édgar Mora. Su idea es que estos cursos, en barrios marginales, ayuden a democratizar el acceso al conocimiento tecnológico.

GeniusLab, la ciencia viaja en autobús

El equipo

El camarografo Pablo Cambronero y la reportera Carolina Quesada viajaron a Costa Rica para entrevistar a Lorna Peraza la fundadora del startup GeniusLab.

GeniusLab, la ciencia viaja en autobús

Luego de una jornada laboral

Equipo de Economía Creativa en la casa de la familia Ramírez.

Contenido relacionado

Síganos