Gran Coalición: Alemania tiene en vilo a Europa

La Gran Coalición de gobierno en Alemania depende del apoyo de las bases del partido socialdemócrata SPD. Una decisión de enormes consecuencias no solo en Alemania, sino también en Europa.

El próximo 4 de marzo de 2018 se producirán en Europa varios hechos importantes para el futuro. Por un lado, se elegirá un nuevo Parlamento en Italia. Por el otro, Alemania conocerá por fin si puede seguir gobernando la llamada Gran Coalición o GroKo, el acrónimo que los alemanes utilizan para denominar la alianza de Gobierno entre socialdemócratas del SPD y democristianos de la CDU y la CSU. Según aseguró la pasada semana Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, esta institución se prepara para el peor de los escenarios posibles. Su preocupación se centra sobre todo en el resultado de la elección del Parlamento italiano y la posibilidad de que de esos comicios no surja "un Gobierno con capacidad operativa”. Pero Juncker también mencionó la otra cuestión que le inquieta: si las bases del partido socialdemócrata alemán SPD no apoyan la Gran Coalición con los democristianos de la CDU y la CSU, en principio no habrá Gobierno para el país que lidera Europa.

Lea también: 

Opinión: La CDU de Merkel, la CDU post Merkel

Opinión: Merkel entendió, al menos un poco

La propia canciller, Angela Merkel, es consciente de ello. En su más reciente declaración de Gobierno sobre política europea, dijo: "Necesitamos un nuevo impulso para Europa”. Es un tema que incluso quedó reflejado en el documento con los acuerdos de coalición logrados por el SPD y los conservadores, publicado a principios del mes de febrero. "En 2018 tenemos que poner los pilares del futuro”, dijo Merkel, quien todavía habla en calidad de canciller provisional. ¿Significa eso que el pánico estallará en Bruselas si finalmente no se materializa en Berlín la Gran Coalición? "No”, asegura Janis Emmanouilidis, del think tank Policy Centre, con sede en Bruselas. "Pero produciría cierta inseguridad el hecho de que uno de los más potentes actores de Europa no tuviera un Gobierno capaz de tomar decisiones de peso. Por ese motivo, Bruselas tiene grandes esperanzas depositadas en la Gran Coalición".

Merkel ya no es "Frau Europa"

Pero incluso aunque la Gran Coalición se materializara, Angela Merkel ya no podría aparecer en Bruselas como la gran líder indiscutible que era antes de las elecciones alemanas del pasado 24 de septiembre de 2017. Hace pocos años, la revista estadounidense Time la llamó "Frau Europa”. Cuando Trump llegó a la presidencia de Estados Unidos, varios medios de comunicación anglosajones proclamaron a Merkel líder de todo el mundo occidental. Pero esos tiempos ya pasaron.

A finales de 2017, la revista Time señaló al presidente francés, Emmanuel Macron, como el "próximo líder de Europa". Mientras en las últimas elecciones alemanas el apoyo al partido de Merkel se desplomó en siete puntos porcentuales, Macron fue el flamante vencedor de las presidenciales francesas de 2017. Macron recibe con aplomo en París a Trump, Putin y Erdogan mientras Merkel lleva meses tratando de formar Gobierno. 

Now live
12:03 minutos
El reportero | 24.02.2018

De campaña contra la gran coalición (26.02.2018)

"No es que Macron le haya robado el trono a Merkel”, opina Stefan Seidendorf, director adjunto del Instituto Franco-Alemán de Ludwigsburg, "pero el presidente francés utiliza muy bien los instrumentos de poder de la Quinta República y concretamente la diplomacia, aunque también lo militar, para hacer valer la influencia de Francia en Europa y en el resto del mundo. Macron se apresuró a presentar propuestas de reforma para Europa y pide que haya un único ministro de Finanzas y un presupuesto para la eurozona, algo que los partidos conservadores alemanes CDU y CSU ven con escepticismo”. Así pues, una vez más, Berlín se ve a la defensiva. El líder del partido liberal alemán FDP, Christian Lindner, critica que Francia sea la "que dicta el paso”.

Poco tiempo de margen contra el populismo de derechas

Sin embargo, Janis Emmanouilidis opina que, en caso de que Merkel siga al frente de una nueva Gran Coalición, la canciller "seguirá asumiendo un papel líder en el futuro”.  "La influencia alemana permanece”, dice el politólogo. "Al mismo tiempo, existe un mayor equilibrio entre los Estados miembros, sobre todo entre Alemania y Francia. Berlín ya no tiene la misma fuerza de antes, sobre todo porque la crisis económica ya no es tan acuciante y hay otros retos que abordar”. 

Por otro lado, la división en Europa es hoy más profunda que nunca. Los países que conforman el llamado grupo de Visegrado (Polonia, República Checa, Eslovaquia y Hungría) no están dispuestos a hacer concesión alguna en la cuestión de los refugiados, que es lo que Merkel siempre pedía. Y la próxima gran batalla puede tener lugar en el terreno del presupuesto de la UE.

En el Parlamento europeo en Estrasburgo y Bruselas ya hay un 20 por ciento de representación de populistas de derechas de todos los países. Los países moderados temen que en las elecciones europeas de mayo de 2019 la representación pueda aumentar. Hasta ese momento, la Comisión Europea y los distintos Gobiernos quieren ofrecer a los ciudadanos soluciones que no los conduzcan a votar a la derecha. Pero no hay tiempo que perder. Si las bases del SPD dicen "no” a la Gran Coalición y se celebran nuevas elecciones en Alemania, pasarían seis meses más en los que no se podría contar con el país más importante de Europa, ya que todos los partidos estarían ocupados en la campaña electoral. Así pues, un Gobierno de coalición fuerte en Alemania sería una señal importante contra la inquietante tendencia hacia el populismo de derechas.

Christoph Hasselbach (MS/ERS)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

Breve historia de las coaliciones de gobierno alemanas

CDU/CSU - FDP - DP (1949-1957)

El primer gobierno demócratico que hubo en Alemania Federal tras la Segunda Guerra Mundial fue liderado por el dirigente de la Unión Cristianodemócrata Konrad Adenauer, quien formó alianza con los liberales (FDP) y el desaparecido Partido Alemán (DP, conservador). Cuando la CDU/CSU volvió a ganar las elecciones 4 años más tarde, Adenauer mantuvo los mismos socios de coalición.

Breve historia de las coaliciones de gobierno alemanas

CDU/CSU - FDP (1961-1966)

Luego de gobernar Alemania Federal sin necesidad de forjar alianzas entre 1957 y 1961, la Unión (CDU/CSU) perdió su mayoría en el Bundestag y se vio forzado a formar una alianza nuevamente con los liberales. Adenauer renunció en 1963 en medio del llamado "escándalo Spiegel" y su ministro de Asuntos Económicos, Ludwig Erhard (izq.), fue elegido por el Parlamento para tomar el cargo vacante.

Breve historia de las coaliciones de gobierno alemanas

CDU/CSU - SPD (1966-1969)

La primera "Gran Coalición" no fue producto de una elección. Ludwig Erhard fue reelegido en 1965 y continuó gobernando junto a los liberales. Sin embargo, al año siguiente estos dejaron el gobierno en medio de disputas sobre el presupuesto. Erhard renunció y Kurt Kiesinger (der.) lo reemplazó. Sin los liberales, eligió como socios a los socialdemócratas, liderados por Willy Brandt (izq.).

Breve historia de las coaliciones de gobierno alemanas

SPD - FDP (1969-1982)

Willy Brandt se convirtió en el primer canciller socialdemócrata de la Alemania de posguerra. Pese a obtener menos votos que la Unión, Brandt forjó una alianza con los liberales que le dio una ligera mayoría en el Bundestag. No sería la primera vez que los liberales recibirían acusaciones de falta de lealtad. En 1974, Brandt fue reemplazado por Helmut Schimdt, quien ganó dos elecciones más.

Breve historia de las coaliciones de gobierno alemanas

CDU/CSU - FDP (1982-1998)

La amistad de 13 años entre socialdemócratas y liberales terminó en 1980 cuando las diferencias entre ambos partidos se tornaron irreconciliables. Los liberales cambiaron de bando ese año, dejando la coalición y buscando un acuerdo con los conservadores. Esto provocó el colapso del Gobierno del SPD y abrió las puertas al renacimiento del pacto Unión/Liberales, liderado esta vez por Helmut Kohl.

Breve historia de las coaliciones de gobierno alemanas

CDU - DSU - Despertar Democrático (1990)

Tras la caída del Muro de Berlín, Alemania Oriental celebró sus primeras elecciones. Los cristianodemócratas liderados por Lothar de Maiziere obtuvieron más del 40 por ciento de los votos y formaron alianza con dos pequeños partidos: la Unión Social Alemana (DSU) y Despertar Democrático, entre cuyas filas estaba Angela Merkel. En octubre, el Gobierno firmó la reunificación con Alemania Federal.

Breve historia de las coaliciones de gobierno alemanas

SPD - Verdes (1998-2005)

En 2002, la era de Helmut Kohl llegó a su fin y los socialdemócratas, liderados por Gerhard Schröder, volvieron a la cancillería. El SPD formó alianza con los Verdes, que se convirtieron en partido de Gobierno menos de 20 años después de su fundación. A diferencia del período de Brandt, esta vez el SPD lideró un gobierno de izquierda más que de centroizquierda. La coalición gobernó hasta 2005.

Breve historia de las coaliciones de gobierno alemanas

CDU/CSU - SPD (2005-2009)

Cuando los primeros sondeos se dieron a conocer tras las elecciones, tanto Schröder (der.) como Angela Merkel (izq.) se declararon vencedores. Al final, los conservadores derrotaron al SPD por apenas un 1 por ciento. Tras fallidas negociaciones para formar la "coalición Jamaica" (CDU/CSU, Verdes y liberales), finalmente los dos partidos más grandes acordaron otra vez una "Gran Coalición."

Breve historia de las coaliciones de gobierno alemanas

CDU/CSU - FDP (2009-2013)

La "Gran Coalición" llegó a su fin en 2009, luego de que el SPD alcanzara un decepcionante 23 por ciento en las elecciones federales. Los liberales, en cambio, ganaron 5 puntos y llegaron hasta el 14 por ciento de los votos. Merkel y el liberal Guido Westerwelle (izq.) formaron alianza con relativa facilidad. Fue, después de todo, la undécima vez en que liberales y conservadores formaron Gobierno.

Breve historia de las coaliciones de gobierno alemanas

CDU/CSU - SPD (2013-?)

Tras obtener más del 40 por ciento de los votos, los conservadores seguramente no esperaban tener que negociar con el SPD. Pero cuando sus aliados liberales obtuvieron menos del 5 por ciento, sus opciones se vieron reducidas. Merkel entonces llamó a los socialdemócratas a unirse a ella y "tomar la responsabilidad de constituir un gobierno estable". Cuatro años más tarde, repite el mismo discurso.

Síganos