La grieta en el electorado alemán

Un estudio de la Fundación Bertelsmann sobre las pasadas elecciones generales revela que los votantes alemanes ya no están divididos entre izquierda y derecha, sino entre defensores y adversarios a la modernización.

El científico Robert Vehrkamp, uno de los autores del estudio de la Fundación Bertelsmann sobre las elecciones alemanas, habla de una "nueva línea de conflicto entre defensores de la modernidad y sus adversarios". Esta línea muestra la división del electorado germano.

Más información:

-Día de la Unidad Alemana: "Han surgido nuevos muros"

-Fiscalía alemana acusa de perjurio a exlíder de la AfD

Con ayuda de dos institutos demoscópicos, expertos analizaron 621 distritos electorales representativos y encuestaron a unos 10.000 alemanes acerca de su voto.

La Alternativa para Alemania

Una de las conclusiones a las que llega el estudio, que se publicó este viernes (06.10.2017), es que los partidos conservadores CDU y CSU perdieron votantes sobre todo en la clase media acomodada. Gran parte de estos votos se los llevó el partido populista de derecha Alternativa para Alemania (AfD), que se ha convertido en la mayor competencia para los cristianodemócratas y cristianosocialistas.    

Vehrkamp teme que los conservadores puedan correr la misma suerte que el Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) en los últimos 20 años. Después de las elecciones generales de 1998 los socialdemócratas perdieron su tradicional base de votantes: la clase obrera y la clase media baja. Si los grandes partidos no quieren perder a su electorado tradicional deben interesarse más por él, insiste el científico.   

Autoren Robert Vehrkamp (Mitte) und Christina Tillmanm

Robert Vehrkamp (centro) y Christina Tillmann (derecha), autores del estudio de la Fundación Bertelsmann.

La división

Asimismo, los autores señalan que "la división social de los votantes se ha reducido visiblemente", como consecuencia del aumento de la participación electoral en los comicios del 24 de septiembre. El estudio se refiere a la brecha que resulta de una alta participación en barrios económica y socialmente fuertes y un nivel de participación bajo en barrios problemáticos. En 2013, la brecha entre ambos grupos sociales fue de un 29,5 por ciento. Esta vez disminuyó a un 26,7 por ciento.

Christina Tillmann, coautora del estudio de la Fundación Bertelsmann, saluda esta reducción de la brecha, algo que califica de importante para la democracia. Sin embargo, también explica que el partido populista de derecha AfD motivó a muchos abstencionistas a ir a votar. Y más de un 65 por ciento de las personas que apoyaron la Alternativa para Alemania son escépticos de la modernización.

La democracia siempre ha tenido "un alto potencial integracionista", sostiene Robert Vehrkamp. Ese será su gran reto en los próximos años.

Autor: Christoph Strack (VT/ELM)

Temas

Política

Coloridas alternativas para coaliciones alemanas

Alemania votó y la atención se centra ahora en las posibles coaliciones, teniendo en cuenta que ningún partido podrá gobernar solo. Las coaliciones son comunes bajo el sistema de representación proporcional de Alemania. Para describir los complejos resultados electorales, se hace alusión a las banderas de otras naciones, como Jamaica, Kenia y hasta a los colores de un semáforo.

Política

¿Adiós a la coalición negri-roja?

El color de los conservadores alemanes es el negro, así que, combinado con el rojo de los socialdemócratas, estos han sido los colores de los 12 años que Angela Merkel ha sido canciller. También los liberales han cogobernado, aportando su color amarillo. Esto dio luz a la coalición tricolor con los colores de la bandera alemana: negro, rojo y “amarillo dorado”

Política

Negro + amarillo + verde = Jamaica

Los Verdes fueron socios de las coaliciones con los socialdemócratas entre 1998 y 2005. Como ya los demás partidos han asegurado que no gobernarán con el populista de derecha AfD, Merkel podría gobernar con Los Verdes y Liberales (FDP). Ya hay un ejemplo exitoso de “Jamaica” en Alemania a nivel regional: Schleswig-Holstein.

Política

La “Conexión Pizza”

Cuando Bonn todavía era la capital de Alemania, algunos cristianodemócratas y verdes solían reunirse en “Sassella”, un restaurante de los suburbios de Bonn. Desde entonces, la “Conexión Pizza” es usada como clave para acercamientos entre el partido de Merkel y Los Verdes. Hay varios ejemplos exitosos de este modelo en Hesse y Baden-Württemberg.

Política

Negro + rojo + verde = Kenia

Hasta el momento, la coalición “Kenia” sólo se ha dado una vez a nivel regional, el año pasado en Sajonia-Anhalt, cuando el SPD no obtuvo los votos suficientes y el populista AfD recibió una cuarta parte de los votos.

Política

Coalición “semáforo”

El liberal (FDP), orientado al mercado libre (amarillo), se ha intercalado entre socialdemócratas (rojo) y Los Verdes. Un ejemplo actual es la coalición regional tripartita del estado de Renania-Palatinado, con sede en Mainz y encabezada por la socialdemócrata Malu Dreyer.

Política

Rojo + rojo + verde = Berlín y Turingia

En Alemania ya gobiernan dos coaliciones de centro-izquierda en sendos estados regionales de Alemania: desde septiembre de 2016 en Berlín y desde 2014 en Turingia. Además, Brandeburgo tiene una coalición de dos vías, los socialdemócratas y el partido La Izquierda. Ian P. Johnson (jov/vt)

Contenido relacionado