La industria alemana hace un llamamiento de Año Nuevo contra la xenofobia

La Confederación Alemana de Cámaras de Industria y Comercio (DIHK) instó este Año Nuevo a rechazar xenofobia y en defender fronteras abiertas. Su presidente destacó que éxito de Alemania se debe también a inmigrantes.

"La economía alemana está relacionada con el extranjero como casi ninguna otra. En nuestra industria uno de cada dos puestos de trabajo depende de las exportaciones. Nuestro bienestar no hubiera sido posible sin la integración europea y sin la desaparición de fronteras nacionales", declaró el presidente de la DIHK.

"Eso es algo que tenemos que defender, y tenemos que explicar mejor el funcionamiento de la economía. Para ello, queremos entablar un diálogo. Porque es importante tomar en serio los temores imprecisos ante las transformaciones y ofrecer a la gente una imagen positiva del futuro", agregó.

Schweitzer recordó asimismo que actualmente en Alemania un 40 por ciento de las nuevas empresas son creadas por personas con trasfondo migratorio.

La resolución recuerda, además, la necesidad que tiene la industria alemana de mano de obra extranjera cualificada y subraya las buenas experiencias que tienen muchos trabajadores con migrantes.

jov (efe, dihk)

Alemania, país de inmigración

Segundo mayor país de inmigrantes

Solo en 2013, la inmigración neta a Alemania fue de 437.000 personas. A partir de los años 50, La RFA y la RDA atrajeron a trabajadores extranjeros. Hoy los inmigrantes provienen principalmente de los nuevos países miembros de la Unión Europea, quienes enriquecen la cultura y las tradiciones alemanas. En el museo Casa de la Historia, en Bonn, se puede ver una retrospectiva de los últimos 60 años.

Alemania, país de inmigración

Los "trabajadores del extranjero"

En los años 50, la República Federal de Alemania vive un boom económico, y para abastecer el mercado laboral, el gobierno se esfuerza en atraer trabajadores extranjeros. La mayoría de ellos llegan con muy poco, dejando atrás una vida en su país de origen.

Alemania, país de inmigración

Búsqueda de empleo

Entre 1955 y 1968, Alemania firma nueve acuerdos de inmigración con otros países: España, Grecia, Turquía, Marruecos, Corea del Sur, Portugal, Túnez y Yugoslavia. Quienes buscaban empleo podían postularse desde su país de origen en las “Oficinas de enlace”.

Alemania, país de inmigración

Controles de salud

Antes de que un inmigrante pudiera trabajar en Alemania se le realizaban estudios médicos. Los análisis se llevaban a cabo en el país de origen. Solo quien estaba sano y era capaz de desempeñarse en sus tareas obtenía un puesto en Alemania Occidental.

Alemania, país de inmigración

El inmigrante número 1 millón

En 1974 llegó a Alemania el inmigrante 1.000.000. era Armando Rodrigues de Sá, de Portugal, un carpintero de 38 años, quien recibió como premio un ciclomotor. Cuando fue nombrado por altoparlante en una estación de tranvía de Colonia con motivo de su llegada, creyó que querían deportarlo.

Alemania, país de inmigración

Recorriendo Europa con un Ford Transit

El turco Sabri Güler recorrió Europa con este Ford Transit. El comerciante compró ese automóvil para viajar de Alemania a Turquía. Era un modelo muy cómodo y popular entre los trabajadores provenientes de Turquía.

Alemania, país de inmigración

Trabajadores para Alemania Oriental

También en la RDA se atrajo a inmigrantes a mitades de los años 60. Se los llamó “contratados” y trabajaban, sobre todo, en la industria textil. Llegaban de países comunistas como Vietnam, Cuba y Argelia. En la RDA había, sin embargo, menos inmigrantes que en la RFA. En 1989 sólo eran 190.000, mientras en el oeste alcanzaban los cinco millones.

Alemania, país de inmigración

Comida multicultural

Muchos inmigrantes trabajaban para luego recoger a sus familias y llevar una vida juntos en Alemania. Trajeron con ellos gran número de tradiciones, entre ellas, sus hábitos culinarios, que hoy forman parte de la cocina alemana, como, por ejemplo, el Döner, hecho de láminas de carne de cordero o pollo.

Alemania, país de inmigración

Aumento de delitos xenófobos

Durante los años 80 y 90, se comenzó a generar una atmósfera de crítica a la inmigración en la opinión pública alemana, y en los medios se debatía el temor a la criminalidad de jóvenes, hijos de extranjeros. El resultado fue una ola de actos violentos xenófobos y racistas contra inmigrantes.

Alemania, país de inmigración

Tradición vs. multiculturalidad

También dentro de muchas familias de inmigrantes se produjeron conflictos culturales. En su film “Contra la pared”, el cineasta alemán Fatih Akin, de origen turco, trata el choque de la educación tradicional musulmana con la vida occidental. En la Berlinale de 2004, la película fue la primera cinta alemana en recibir un Oso de Oro después de 17 años.

Alemania, país de inmigración

Príncipe Balam I.

La asociación de carnaval “Koe Jonge e.V.” nombró príncipe de su desfile a Balam Byarubanga en 2011. Balam I es el primer príncipe afroalemán de carnaval. Los responsables de la asociación enviaron una clara señal contra el racismo y a favor de la integración. Su traje puede verse en la exposición en la Casa de la Historia, en Bonn.

Contenido relacionado

Síganos