Nuevo choque entre Rusia y Ucrania por ley de idioma

El Parlamento aprobó una nueva legislación que refuerza el uso del ucraniano, una decisión que molestó profundamente en Moscú.

La Rada Suprema de Ucrania aprobó este jueves (25.04.2019) una ley que refuerza el uso del ucraniano en desmedro del ruso, al imponer como obligatorio el uso de la primera lengua en los órganos de poder y en todos los ámbitos de la vida pública. Si bien el ucraniano ha ido ganando espacio desde la caída de la Unión Soviética, en Ucrania sigue habiendo muchos rusoparlantes, especialmente en el este y el sur.

La ley puede suponer un dolor de cabeza para el recién elegido presidente Volodimir Zelenski, cuyo idioma principal es el ruso, y quien adelantó que verificará que la ley no viola los derechos de las minorías. "El ucraniano es la única lengua de Estado en Ucrania y eso no cambiará, pero el Estado debe contribuir a su desarrollo animando más que mediante prohibiciones y castigos”, ponderó en político.

De forma bastante más radical reaccionó Rusia, que por medio de la portavoz de su Ministerio de Exteriores, Maria Zajarova, dijo que la ley era "escandalosa”. "Es una ley escandalosa, no se la puede calificar de otra manera", declaró ante la prensa. "Estamos ante una decisión que solo agrava la división de la sociedad ucraniana y aleja la perspectiva de una solución de la crisis”, añadió, en referencia a las disputas que mantienen Moscú y Kiev.

Ucraniano o multa

Para Zajarova, la ley es contraria a los Acuerdos de Minsk de febrero de 2015 para el arreglo pacífico del conflicto armado en las autoproclamadas repúblicas de Lugansk y Donetsk, en el Donbás, controladas por los separatistas prorrusos, ya que estos pactos consagran el derecho a elegir el idioma. Recordemos que Kiev acusa a Moscú de apoyar militarmente a los rebeldes. Además, Rusia anexó el territorio ucraniano de Crimea en 2014.

La ley en cuestión incrementa el porcentaje de programas de radio y televisión en lengua ucraniana. Funcionarios públicos de todos los niveles, al igual que doctores, maestros, abogados y otros profesionales tendrán que hablar ucraniano o serán multados. La ley no se aplica a las comunicaciones privadas o a los ritos religiosos, indicó la prensa, que aclaró que el cambio entrará en vigor en tres años, mientras se instalan centros en todo el país para apoyar el aprendizaje de la lengua y la cultura ucranianas.

DZC (EFE, AFP)

Crimea, cuatro años tras la anexión

La ocupación de Crimea

Vladimir Putin como héroe en grafitis y banderas rusas en vez de ucranianas. Así cambió el aspecto de las calles de Crimea desde la primavera de 2014. En cuestión de días, soldados uniformados ocuparon, sin insginias nacionales, el edificio gubernamental, el Parlamento de Simferópol y más tarde los cuarteles del Ejército ucraniano en la República de Crimea, Ucrania.

Crimea, cuatro años tras la anexión

Referendo sobre la anexión a Rusia

A pesar de las protestas, el 16 de marzo tuvo lugar un referendo ilegal, según la Constitución ucraniana, para votar sobre la anexión de Crimea por parte Rusia. No se reconoció que la península se otorgó a Ucrania en 1954 por parte de la Unión Soviética. Entonces se acordó la adhesión de Crimea a la Federación Rusa.

Crimea, cuatro años tras la anexión

Tártaros de Crimea sin derechos

Quien rechace la anexión es perseguido. Es lo que le ha sucedido, sobre todo, a los tártaros de Crimea: su representante, el Congreso del Pueblo Tártaro de Crimea, fue tachado en 2016 de organización extremista. Siguen teniendo lugar allanamientos y detenciones. Ya en 1944, los tártaros de Crimea fueron deportados como "enemigos del pueblo" por los soviéticos a Crimea.

Crimea, cuatro años tras la anexión

Solo televisión rusa

En 2014 se desconectaron todos los canales de televisión ucranianos y, desde entonces, solo se puede ver la televisión rusa análoga. El canal independiente de los tártaros de Crimea, ATR, sigue emitiendo desde Kiev. También se prohibieron otros medios de comunicación.

Crimea, cuatro años tras la anexión

Sanciones tras la adhesión

Tanto Estados Unidos como la Unión Europea no reconocen la anexión de Crimea por parte de Rusia. Aplicaron sanciones y prohibieron a sus ciudadanos comprar inmuebles y empresas en Crimea. Tampoco se permite la importación de productos desde Crimea.

Crimea, cuatro años tras la anexión

Esperando a que Putin cumpla sus promesas

Quien votó a favor del referendo, espera que Putin cumpla sus promesas: la construcción de un puente que conecte a Crimea con Rusia, un gasoducto y centrales energéticas. Y que solucione los problemas sociales. Pero, la realidad es otra: los sueldos no son compatibles con la subida de los precios. Solo en redes sociales y medios independientes se informa sobre las protestas locales.

Crimea, cuatro años tras la anexión

Todo queda entre amigos

La construcción del puente desde Kertsch a la península rusa va a toda marcha. La construcción por valor de alrededor de 3,7 millones de euros está siendo supervisada por el ruso oligarca y amigo de Putin, Arkadi Rotenberg. Se han planeado cuatro carriles y dos vías de ferrocarriles. A finales de 2019, el puente deberá estar terminado.

Crimea, cuatro años tras la anexión

Redistribución a favor de los empresarios rusos

Los pequeños empresarios en Crimea sufren por la redistribución de propiedades en Crimea a favor de los empresarios rusos. Radio Liberty publicó que la cifra de pequeñas empresas se redujo de 15.000 en 2014 a 1.000 en 2016. También los propietarios de inmuebles en la costa tienen problemas, porque los juzgados pueden declarar sin validez los documentos firmados antes de la anexión.

Crimea, cuatro años tras la anexión

Turismo, de capa caída

Durante la temporada de baño, las playas de Crimea están accesibles al público. Sin embargo, la afluencia de turistas se ha reducido en un 30% en los últimos tres años. Las conexiones ferroviarias se interrumpieron, los vuelos son demasiado caros y por las sanciones de la UE, los cruceros ya no visitan la costa de Crimea.

Crimea, cuatro años tras la anexión

Los ganadores: los pensionisas con pasaporte ruso

Desde la anexión, solo los ciudadanos de Crimea con pasaporte ruso pueden comprar tarjetas SIM para celulares. Pero con pasaportes expedidos en Crimea no se puede obtener visa ni para la UE ni para EE.UU. Los que han salido ganando con la anexión son los pensionistas con pasaporte ruso. Su pensión se elevó al nivel ruso. Las mujeres reciben la jubilación con 55, en vez de 65. (rmr)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

Síganos