Spotify sale a Bolsa y aspira a convertirse en el próximo Netflix

La empresa número uno del mundo en streaming musical, Spotify, sale hoy a Bolsa con un pronóstico aún incierto, ya que podría obtener tanto grandes ganancias como pérdidas.

La firma sueca se presenta a sí misma como la próxima Netflix, pero habrá que esperar a ver si consigue emular su éxito.

El CEO de Spotify, Daniel Ek, de 35 años, define su misión como la oportunidad de dar a millones de artistas la posibilidad de vivir de su arte y a los fans de disfrutar de él, pero su principal problema es que hasta el momento no ha hecho dinero con ello.

Por eso se desconoce cuál será la reacción de los posibles inversores hoy en el Nasdaq 100 de la Bolsa de Nueva York.

Spotify es el líder claro en el streaming musical pero está muy lejos de constituir un negocio rentable. A finales de 2017 la empresa sueca contaba con 71 millones de abonados y 159 millones de usuarios en total.

Pero pese a su enorme crecimiento -la facturación aumentó el año pasado casi un 39 por ciento-, las pérdidas operativas se incrementaron de 349 millones a 378 millones de dólares.

En 2018 la compañía quiere superar la marca de los 200 millones de usuarios, pero estima que sus pérdidas operativas seguirán siendo de entre 230 y 330 millones de dólares.

Para atraer a los inversores Spotify se compara a menudo con Netflix y Ek contrató hace poco a Barry McCarthy como jefe de finanzas, el mismo que sacó a Bolsa en 2002 al actual número uno en el negocio del streaming de video.

Los paralelismos son muchos, ya que antes de convertirse en un servicio casi imprescindible en los hogares, Netflix también tuvo mucho tiempo números rojos. Hoy en cambio es rentable y vale 130.000 millones de dólares en Bolsa.

Ver el video 03:09
Now live
03:09 minutos
Hecho en Alemania | 21.02.2018

Competir contra los gigantes en línea

Los analistas estiman que el valor de Spotify podría alcanzar los 20.000 millones de dólares. La diferencias entre ambas son, sin embargo, también importantes. El boom de Spotify alimenta sobre todo a los dueños de los derechos de la música, a los que van 75 centavos de cada dólar que ingresa. 

Mientras que Netflix se convirtió en competidor con contenidos propios de los grandes del entretenimiento como Disney o Time Warner, Spotify depende de las grandes discográficas como Sony Music, Warner y Universal Music. Ek ha conseguido al parecer ya rebajas en las licencias, pero su posición de negociación es débil ante el poderío de la contraparte.

Temas

Por otro lado, Spotify eligió una forma distinta en su salida a Bolsa del método habitual: la compañía venderá directamente los títulos. Grandes bancos como Goldman Sachs y Morgan Stanley la asesoran, pero no se encargan de la venta como es habitual, por lo que según la plataforma será el mercado quien ponga el precio de las acciones.

El método ahorra dinero a Spotify pero aumenta el riesgo de que haya cierto caos y siga la incógnita sobre la cotización.

CP (dpa, rtr)

Música

Lana Del Rey vs. Radiohead vs. The Hollies

No puede negarse que la canción de Lana del Rey "Get Free" es parecida al mayor éxito de Radiohead, "Creep". Por eso, la banda quiere aparecer en los créditos como compositores del tema. Resulta irónico que algunas partes de "Creep" también fueron copiadas, esta vez del éxito de The Hollies "The Air That I Breathe", de 1974. En ese caso, ambos grupos musicales llegaron a un acuerdo extrajudicial.

Música

Sam Smith vs. Tom Petty

La industria musical está plagada de acusaciones de plagio. En 2014, la canción de Sam Smith "Stay With Me" estuvo en el centro de la controversia por su parecido con con "I Won't Back Down", de Tom Petty. Por ello, el legendario Petty obtuvo parte de las regalías. Más allá de molestarse, Petty aseguró que a veces puede haber similitudes entre las canciones sin que por ello haya mala intención.

Música

Robin Thicke y Pharrell Williams vs. Marvin Gaye

Robin Thicke y Pharrell Williams tuvieron menos suerte. Después de que se confirmara que su exitoso hit "Blurred Lines" era una copia de la canción "Got to Give Up" de Marvin Gaye, tuvieron que desembolsar una fuerte suma de dinero. En 2013 pagaron 7 millones de dólares a los herederos de Gaye, pese a que ambos insisten en que jamás cometieron plagio.

Música

Moses Pelham y Sabrina Setlur vs. Kraftwerk

Dos segundos bastaron para extender una disputa legal por 20 años, poniendo sobre la mesa la pregunta de dónde comienza el plagio, especialmente en la era digital. El productor Moses Pelham sampleó 2 segundos de "Metall auf Metall", uno de los éxitos de la banda alemana Kraftwerk, para usarlos en la canción "Nur mir", de la rapera Sabrina Setlur. El caso llegó hasta la Corte Europea de Justicia.

Música

Led Zeppelin vs. Spirit

"Stairway To Heaven" es una de las canciones más populares de la historia del rock. ¿Pero fue realmente escrita por Jimmy Page (derecha) y Robert Plant (al medio)? Los herederos de Randy Wolfe, cantante y guitarrista de Spirit, tienen sus dudas, y las hicieron públicas en 2016. Una corte de Los Angeles, sin embargo, sentenció que "Stairway to Heaven" no es una copia de ninguna canción de Wolfe.

Música

Shakira vs. Ramón Arias Vásquez

Otra cantante pop acusada de plagio es la colombiana Shakira. En 2014, una corte federal estadounidense determinó que su hit "Loca" era una copia ilegal de la canción "Loca con su Tiguere", del dominicano Ramón Arias Vásquez. "Loca", la versión de Shakira, ha vendido millones de copias en todo el mundo.

Música

El discurso del Nobel de Bob Dylan

La periodista estadounidense Andrea Pitzer fue quien se dio cuenta de que unas 20 frases del discurso que preparó Bob Dylan tras haber recibido el Premio Nobel de Literatura no eran originales. Dylan usó un texto que estaba en internet como ayuda para estudiantes que analizaban la novela "Moby Dick" sin siquiera mencionar la fuente.

Música

Jeff Koons vs. Jean-François Bauret

Los plagios también abundan en el mundo del arte. El artista estadounidense Jeff Koons, uno de los nombres fuertes del pop art, tuvo que pagar 20.000 euros en daños luego de que una corte de París encontrara que su estatua de porcelana "Desnuda" era una imitación de un trabajo del fotógrafo francés Jean-François Bauret.