Trump y la penitencia de Venezuela

EE. UU. emitió sanciones financieras contra Venezuela. La pregunta de rigor es si éstas pueden persuadir a Maduro de abrirle paso a un Gobierno de transición hacia la democracia sin elevar el nivel de miseria del país.

La anunciada este lunes (21.5.2018) fue la tercera ronda de sanciones emitidas por el presidente de Estados Unidos contra el hombre fuerte de Caracas, Nicolás Maduro, y su entorno. Donald Trump ya había castigado individualmente a más de cincuenta funcionarios chavistas por su presunto involucramiento en casos de corrupción administrativa a gran escala, narcotráfico, lavado de dinero y violaciones de derechos humanos; pero las penitencias más recientes limitan la capacidad del propio Estado venezolano para refinanciarse mediante la venta de activos, como los bonos de la deuda soberana y de la empresa petrolera PDVSA.

“He tomado medidas para evitar que el régimen de Maduro liquide los activos (…) que el país necesitará para reconstruir su economía. Ese dinero le pertenece al pueblo venezolano”, dijo Trump en un comunicado, un día después de que su homólogo sudamericano fuera reelecto presidente en el marco de comicios tachados de fraudulentos por la Unión Europea, Australia y dieciséis países americanos. Washington instó a Maduro a celebrar elecciones libres y justas, liberar inmediata e incondicionalmente a los presos políticos, y poner fin tanto a la represión como a la continuada precarización económica de sus compatriotas.

Now live
01:44 minutos
DW noticias | 23.05.2018

Maduro expulsa a funcionarios estadounidenses

Acordonamiento parcial

“La acción emprendida por Trump contra Maduro este 21 de mayo es más ruda que las previas. A la cúpula del chavismo se le va a hacer la vida más difícil”, augura el politólogo Daniel León, de la Universidad de Leipzig. “La moción de la Casa Blanca es oportuna y potencialmente eficaz: intuyendo que el establishment chavista ya empezó a desbandarse e intenta vender activos estatales –desde las instalaciones de CITGO Petroleum en Estados Unidos hasta el oro del Arco Minero– para apropiarse del dinero resultante, Trump prohibió ese tipo de transacciones”, señala Ivo Hernández, profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad de Münster.

“Además, todo apunta a que Washington está montando un caso mucho más complejo de cara a las relaciones exteriores financieras de Venezuela: el Secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, dijo que alrededor de Maduro podía haber personas cercanas a la organización terrorista libanesa Hezbolá. Y fue el mismo Pompeo quien señaló, literalmente, que Estados Unidos ‘destrozaría’ todas las ramificaciones de Hezbolá”, añade Hernández. Pero la pregunta de rigor es si las últimas sanciones pueden persuadir a Maduro –o a quienes apuntalan su Ejecutivo– de cederle el timón a un Gobierno de transición hacia la democracia.

Otra incógnita relevante es si el acordonamiento financiero parcial de la nación caribeña terminará incrementando los niveles de miseria que ya padece su población. “Ni las sanciones contra personeros específicos del Gobierno de Maduro ni las prohibiciones impuestas este lunes (21.5.2018) por la Casa Blanca perjudican directamente al venezolano de a pie. Las medidas de Trump impiden la venta de bienes estatales que de por sí no deberían ser rematados con miras a financiar el gasto público”, asegura Hernández. “A mis ojos, los habitantes de Venezuela no pueden estar peor de lo que ya están”, opina León.

Now live
02:44 minutos
DW noticias | 22.05.2018

Relaciones bilaterales entre EE. UU. y Venezuela en deteri...

Justos por pecadores

Wolfgang Muno disiente: “En el debate sobre la relación costo-efectividad de las sanciones económicas no se ha alcanzado un consenso definitivo. Desde la perspectiva del Derecho Internacional se discute sobre las circunstancias que blindan la legalidad de su implementación. Aunque Rusia y China seguramente habrían vetado una resolución punitiva contra Venezuela en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el talante unilateral con que Trump impuso sus sanciones no deja de ser problemático”, arguye el profesor de Política Comparada de la Universidad de Rostock. “Luego está la dimensión ética-política del problema”, acota.

“Las sanciones económicas perjudican primero a los ciudadanos comunes y corrientes, y sólo después a las élites”, explica Muno. A estos dilemas teóricos se suman las contradicciones que exhiben las políticas de Trump en la práctica. “Washington dice querer propiciar un cambio de régimen en Venezuela sin que sus habitantes paguen el precio de la transición, pero no tiene un plan claro para conseguirlo. Las últimas sanciones buscan hacer imposible que el Estado venezolano se refinancie, a sabiendas de que eso inhibirá a Maduro de importar los alimentos, medicamentos e insumos sanitarios que escasean en el país”, sigue el experto de Rostock.

“Al mismo tiempo, Estados Unidos parece tener la esperanza de que la crisis humanitaria se agudice para poder darle luz verde al derrocamiento del régimen… Por otro lado, Venezuela no sólo sigue contando con el respaldo de Rusia y China, sino que podrá continuar exportando su petróleo porque las sanciones más recientes de Trump no lo prohíben. Si el precio del crudo aumenta, puede que Maduro se mantenga en el poder”, estima Muno, obviando que la producción de “oro negro” venezolano cae en picada; según la agencia de noticias Reuters, Venezuela ha empezado a comprar crudo ajeno para poder continuar abasteciendo a su gran aliado en el Caribe, Cuba.

“El método Trump”

También Günther Maihold, subdirector de la Fundación Ciencia y Política (SWP), de Berlín, critica las políticas de Trump: “La presión más grande que se puede ejercer sobre el régimen chavista es dejar de comprarle petróleo; eso le cortaría en seco el suministro de dólares en efectivo. Pero eso haría lucir a Estados Unidos como el autor del derrocamiento de Maduro y causante de las desventuras sufridas por los venezolanos. Washington quiere evitar dar esa impresión y por eso aumenta la intensidad de sus sanciones progresivamente. Esta tendencia también pone de manifiesto el método de Trump de no hacer política”, esgrime el politólogo.

“Administrar castigos sin esforzarse en coordinar soluciones a las crisis; esa es la lógica tras las decisiones de Trump. Su estrategia es firmar órdenes ejecutivas y rehusarse a hacer política”, resume Maihold. Leslie Wehner, profesor asociado en la Universidad de Bath, Inglaterra, coincide con el especialista de la SWP: “Las sanciones de Trump se dejarán sentir de inmediato, pero no generarán un cambio de régimen a corto plazo en Venezuela; y aún está por verse si serán tomadas como ejemplo por otros Estados”, alerta Wehner. De momento, Argentina, Australia, Canadá, Chile, México y la UE amenazan con seguir los pasos de Washington.

El politólogo de Bath destaca, eso sí, que el trauma colectivo que podrían ocasionar las sanciones económicas estadounidenses ya había sido provocado por el propio Gobierno en los últimos años. “Las calamidades que hoy afligen a la población venezolana anteceden a todas las sanciones emitidas por el Ejecutivo de Trump. Eso no quiere decir, sin embargo, que la población más desprotegida no pueda conocer niveles más altos de precariedad. La élite que gobierna es, en todo caso, la menos vulnerable”, sostiene Wehner.

Evan Romero-Castillo (FEW)
 

Venezuela: ¿quién es quién en el oficialismo?

Nicolás Maduro

Ungido por Hugo Chávez poco antes de su muerte, Nicolás Maduro (en primer plano, flanqueado por la élite militar del país) llegó a la presidencia de Venezuela tras vencer al líder opositor Henrique Capriles Radonski en unos comicios controvertidos. Su control sobre la mayoría de los poderes públicos y sus esfuerzos para neutralizar a un Parlamento insumiso han llevado a que se le tilde de tirano.

Venezuela: ¿quién es quién en el oficialismo?

Diosdado Cabello

Militar retirado, es descrito con frecuencia como el segundo “hombre fuerte” del PSUV y, más precisamente, como el líder del ala castrense del partido de Gobierno. Ha ocupado varios cargos importantes, desde diputado y gobernador hasta presidente interino durante el vacío de poder que quedó tras el golpe de Estado contra Hugo Chávez en 2002, que duró algunas horas.

Venezuela: ¿quién es quién en el oficialismo?

Cilia Flores

Nicolás Maduro conoció a Cilia Flores –con quien se terminaría casando– cuando la abogada formaba parte del equipo de defensa legal de Hugo Chávez, quien había sido encarcelado tras encabezar un fallido golpe de Estado en 1992. Desde 1999, Flores ha recalado en la jerarquía estatal como diputada, presidenta del Parlamento, procuradora y primera dama …o “primera combatiente”, como dice Maduro.

Venezuela: ¿quién es quién en el oficialismo?

Tareck el Aissami

Criminólogo formado en la Universidad de Los Andes, entró a formar parte de la jerarquía chavista como diputado (2006). Luego ocupó los cargos de viceministro del Interior (2007), ministro del Interior (2008-2012), gobernador de Aragua (2012-2017) y vicepresidente de la república, apoyándose en la reputación que se ganó de radical defensor del proyecto socialista bolivariano.

Venezuela: ¿quién es quién en el oficialismo?

Delcy Rodríguez

La abogada se desempeñó como ministra de Comunicación e Información en 2013 y 2014, pero ganó prominencia internacional como canciller de Venezuela por su talante irreverente; fue durante su gestión que se oficializó la ruptura de Venezuela con la Organización de Estados Americanos (OEA). Rodríguez fue elegida presidenta de la controvertida Asamblea Nacional Constituyente el 4 de agosto de 2017.

Venezuela: ¿quién es quién en el oficialismo?

Vladimir Padrino López

General en jefe del Ejército, jefe del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional y ministro para la Defensa, cargo que ocupa desde el 24 de octubre de 2014 pasó a ocupar el Ministerio de la Defensa en sustitución de Carmen Meléndez. Durante una entrevista declaró que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana estaba blindada contra los llamados de la oposición (29.1.2017).

Venezuela: ¿quién es quién en el oficialismo?

Néstor Reverol

Ministro del Interior, designado en cadena nacional por el presidente Nicolás Maduro el 3 de agosto de 2016, un día después de que fiscales estadounidenses lo acusaran formalmente de recibir pagos provenientes del narcotráfico a cambio de colaborar con la exportación de cocaína hacia Estados Unidos cuando se desempeñaba como director de la Oficina Nacional Antidrogas (ONA).

Venezuela: ¿quién es quién en el oficialismo?

Antonio Benavides Torres

Comandante general de la Guardia Nacional, designado el 8 de julio de 2016 en sustitución de Néstor Reverol. Su carrera acumula polémicas vinculadas al tema de la violencia y la represión: fue uno de los defensores de la actuación militar contra las protestas antigubernamentales de 2014, considerada excesiva y desproporcionada por parte de voceros de varias organizaciones no gubernamentales.

Venezuela: ¿quién es quién en el oficialismo?

Maikel Moreno

Designado presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) el 24 de febrero de 2017. Bajo su gestión, esa institución despojó al Parlamento de sus facultades a finales de marzo de 2017, incurriendo en lo que la oposición y organizaciones multilaterales como la OEA perciben como un golpe de Estado. Esa moción dio pie a la ola de protestas antigubernamentales que comenzó el 1 de abril.

Venezuela: ¿quién es quién en el oficialismo?

Tarek William Saab

Su carrera parlamentaria comenzó en 1999 y terminó en 2004, cuando fue elegido gobernador del estado oriental de Anzoátegui. Entre 2014 y 2017 fue Defensor del Pueblo. El 4 de agosto de 2017 fue juramentado como Fiscal General por la Asamblea Nacional Constituyente, elegida el 30 de julio de 2017 en circunstancias reñidas con la Carta Magna. Preside la Comisión por la Verdad y la Vida.

Venezuela: ¿quién es quién en el oficialismo?

Tibisay Lucena

Preside la máxima autoridad electoral de Venezuela desde el año 2006. El Consejo Nacional Electoral (CNE) es criticado severamente por su falta de independencia, por la oposición y por organismos multilaterales como la Organización de Estados Americanos (OEA). Lucena es acusada de retrasar comicios e incurrir en otro tipo de arbitrariedades para beneficiar al régimen de Maduro.

Venezuela: ¿quién es quién en el oficialismo?

Elías Jaua

Ministro de Educación y vicepresidente de las Misiones Socialistas. Diputado al Parlamento venezolano por el estado de Miranda para el periodo 2016-2021. Al ser designado para encabezar la comisión presidencial sobre la Asamblea Nacional Constituyente, convocada el 1 de mayo de 2017 por Nicolás Maduro, Jaua allanó el camino para la elección de quienes redactarían una nueva Carta Magna.

Venezuela: ¿quién es quién en el oficialismo?

Aristóbulo Istúriz

Docente de profesión, ha militado en varios partidos políticos, empezando por el socialdemócrata Acción Democrática y culminando con el PSUV. Fue alcalde de Caracas y desde 1999 ha ocupado varios despachos, entre ellos la vicepresidencia Ejecutiva y los ministerios de Comunas y Educación. El 4 de agosto de 2017 fue nombrado primer vicepresidente de la Asamblea Nacional Constituyente.

Venezuela: ¿quién es quién en el oficialismo?

Iris Varela

Conocida como “Fosforito” por la facilidad con que se exalta, su carácter agresivo la ha convertido en una figura emblemática del oficialismo. Actualmente es ministra de Asuntos Penitenciarios y, como tal, ha amenazado a la fiscal general, la chavista disidente Luisa Ortega Díaz, con encerrarla en una cárcel de mujeres.

Venezuela: ¿quién es quién en el oficialismo?

Héctor Rodríguez

El joven abogado es una de las figuras más visibles de la nueva generación de dirigentes del PSUV. Fue ministro de la Juventud en 2013 y 2014, y ministro de Educación en 2015. Ganó un cargo en el Parlamento en las elecciones legislativas de diciembre de 2015 y asumió el liderazgo de la bancada oficialista que quedó en minoría.

Síganos