UE-Venezuela: entre frustración y avances

El Grupo de Contacto Internacional para la crisis en Venezuela se prepara para la reunión ministerial en Quito. Este, la única instancia política multilateral que aboga por una salida pacífica, tiene los días contados.

Esta semana, mientras los ministros de Exteriores y los jefes de Estado de los 28 países de la Unión Europea se encuentran en Bruselas, una segunda misión técnica está en Caracas.

Se trata de preparar el camino para la primera reunión ministerial del Grupo de Contacto Internacional (GCI) creado a instancias de la UE para buscar una salida pacífica a la crisis venezolana a través de nuevas elecciones. 

En el mandato de este grupo –al que pertenecen España, Francia, Alemania, Italia, Portugal, Suecia, Países Bajos y Reino Unido, por parte de la UE, así como Ecuador, Costa Rica y Uruguay- se encuentra también el crear los mecanismos para que la ayuda humanitaria pueda entrar al país y ser distribuida a la población por organismos internacionales independientes.

El GCI es "el único espacio político" para el diálogo

A pesar de que la situación en el país es frustrante y preocupante, informan fuentes europeas, el trabajo del grupo de contacto es valorado por los líderes europeos.  El tiempo apremia: los noventa días de mandato terminarían en abril. De no haber avances claros, el grupo se disolvería.

Juan Guaidó, ante sus seguidores en Caracas. (16.03.2019).

En espera de los avances que pueda lograr la misión técnica –compuesta, según fuentes diplomáticas, por especialistas de las instituciones europeas y enviados de Uruguay-, las esperanzas se ponen en la reunión de Quito, fechada para el 28 de marzo.

Aparte de los miembros, otros países de la región están interesados en participar en el GCI, informó en rueda de prensa Federica Mogherini, la Alta Representante de la Política Exterior de la UE. El GCI, quien subraya la importancia de este grupo pues es   el "único espacio político que existe” para dialogar con todos.

Mejores cartas

"La UE sí que tiene mejores cartas para intentar buscar una salida, porque es más independiente”, dijo a DW Frank van Den Craen, directivo del IRELAC (Instituto para las Relaciones UE-América Latina y el Caribe).

"El grupo de Montevideo está más del lado del gobierno de Nicolás Maduro, y el Grupo de Lima está más del lado de Guiadó”, señaló van Den Craen, quien fue embajador de Bélgica en Venezuela.

"Si bien en el interior de la UE tampoco existe unanimidad en cuento al reconocimiento de Juan Guaidó, que la UE no lo haya reconocido en conjunto le da a Mogherini margen de acción, y un poco más de neutralidad”, agregó.

Difícil mandato

Aunque en cuanto a la necesidad de ayuda humanitaria, al parecer, la posición de Caracas se ha abierto hacia las posibilidades que propone el GCI, en cuanto a la convocación a elecciones no parece haber aún avances.

Aunque hay diferencias, China también quiere una salida pacífica, informó Federica Mogherini, Alta Representante de la Política Exterior Europea

China, así informó Mogherini, apoya la apuesta de la UE por una salida pacífica sin intervención militar, pero difiere en cuanto a que ésta deba darse a través de una nueva convocatoria a las urnas.

"En caso de que el gobierno de Maduro accediera a nuevas elecciones, el gran problema es quién las organizaría. Si bien existe el Consejo Nacional Electoral, éste está totalmente en manos del chavismo. Y la UE no lo va a aceptar”, prevé van Den Craen.

En cualquier caso, hasta el 22 de marzo, los especialistas en ayuda humanitaria y en convocatorias electorales del GCI se encuentran en el terreno.

Los días pasan y se hace urgente hallar una salida. Por un lado, porque "el embargo impuesto al petróleo venezolano va a golpear mucho más. También a la población que va a sufrir aún más”, dijo van Den Craen. Por otro lado, también porque en Bruselas crecen las voces escépticas que no ven más que en un aumento las sanciones –aparte de las personalizadas y el embargo de armas- la única manera aportar a  lograr un cambio en Caracas.

(cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube

El fin de semana de los extremos en Venezuela

Ánimos al límite... fronterizo

El millonario británico Richard Branson organizó un concierto el viernes (22.02.2019) en la ciudad fronteriza colombiana de Cúcuta en apoyo a la oposición venezolana, liderada por el autoproclamado presidente interino Juan Guaidó. El objetivo del "Venezuela Aid Live" era recaudar fondos para la ayuda humanitaria. Decenas de miles vieron a artistas como el puertorriqueño Luis Fonsi y su "Despacito"

El fin de semana de los extremos en Venezuela

"Selfie" presidencial

Guaidó se hace una "selfie" con el presidente de Chile, Sebastián Piñera, el de Colombia, Iván Duque y el de Paraguay, Mario Abdo Benítez. Guaidó llegó a Colombia a pesar de que el Tribunal Supremo de Venezuela le había prohibido salir del país.

El fin de semana de los extremos en Venezuela

Manos unidas

No son solo los presidentes de Colombia, Chile y Paraguay los que apoyan a Juan Guaidó: más de 50 países lo han reconocido como el legítimo presidente interino de Venezuela. Guaidó se autoproclamó hace un mes antes, el 23 de enero de 2019. La lucha por el poder en Venezuela se ha enconado desde entonces.

El fin de semana de los extremos en Venezuela

"Manos fuera"

A escasos 300 metros del concierto ''Venezuela Aid Live' en Colombia, en el lado venezolano de la frontera, el gobernante Nicolás Maduro organizó un contraconcierto. El lema: "manos fuera de Venezuela". Alrededor de 2.500 espectadores acudieron.

El fin de semana de los extremos en Venezuela

Un dueto desigual

Allí, en Ureña, el público escuchó, entre otros, al cantante venezolano Kasino. Y a Diosdado Cabello, segundo del chavismo, hombre de confianza de Maduro y presidente de la Asamblea Nacional Constituyente.

El fin de semana de los extremos en Venezuela

Un puente, que separa

Los conciertos tuvieron lugar en los extremos opuestos del puente fronterizo de Tienditas. Guaidó pretendía llevar suministros de ayuda humanitaria para la población venezolana. Pero Maduro tenía el puente bloqueado y vigilado por las fuerzas de seguridad.

El fin de semana de los extremos en Venezuela

Transporte de ayuda

Maduro decía que la ayuda humanitaria era solo un pretexto para preparar una invasión militar estadounidense de Venezuela. Por eso no permitió que pasara ninguno de los cargamentos. Aquí un camión con Guaidó a bordo.

El fin de semana de los extremos en Venezuela

Rabia contra Maduro

Un venezolano habla sin éxito con las fuerzas de seguridad para dejar que pasen unos medicamentos y alimentos que el país necesita con urgencia. Aunque Venezuela es el país más rico en petróleo del mundo, la población sufre de pobreza, hambre y malnutrición médica. Decenas de soldados desertaron.

El fin de semana de los extremos en Venezuela

Escalación de la violencia

Los camiones que lograron cruzar la frontera desde Colombia fueron incendiados por las fuerzas de seguridad leales a Maduro. Aquí en Ureña, un oficial de la Guardia Nacional lanza una granada de gas lacrimógeno a los manifestantes. En los disturbios en la fronteras con Colombia y con Brasil, al menos tres personas murieron y unas trescientas resultaron heridas.

El fin de semana de los extremos en Venezuela

Aún no hay nada decidido

El violento bloqueo de la ayuda fue tildado por Guaidó de "sadismo". Maduro, por otro lado, se declaró a sí mismo ganador y anunció que "el golpe de Estado" había "fracasado". El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, amenazó al "tirano enfermo" de Maduro. "Ha llegado el momento de tomar medidas" para ayudar al "desesperado pueblo venezolano", djo. Pero, ¿qué "medidas"?

Síganos